Sedición

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Sedición es un término para referirse a conductas que puedan ser estimadas por la autoridad legal como motivo de insurrección en contra del orden constitucional establecido, ya sea la exposición de discursos, el desarrollo de organizaciones, la escritura y distribución de textos u otras acciones. La sedición con frecuencia incluye la subversión de la Constitución y la incitación al descontento o resistencia a la autoridad legal. La sedición comprende cualquier conmoción y generalmente se presenta asistida por violencia directa en contra de la ley.

Debido a que la sedición es típicamente considerada como un acto subversivo, la posibilidad de que pueda ser perseguible como un delito, varía de acuerdo al código legal de cada país. Donde los mencionados códigos legales tienen una historia fácil de examinar, es posible encontrar diferentes significados para el término "sedición", cuyo significado varía en ciertos periodos de la historia.

La diferencia entre sedición y traición consiste primariamente en un acto final y subjetivo de violación de la paz pública. La sedición no consiste enteramente en actos que apoyen la guerra en contra del gobierno ni por la adhesión a la oposición, brindando a los enemigos ayuda y confort. Tampoco consiste, ni en las democracias más representativas, en protestas pacíficas en contra del gobierno, ni en asistir al cambio de gobierno por medios democráticos tal como la democracia directa o por convención constitucional.

Historia[editar]

La sedición como termino moderno apareció en la época isabelina (1590) pero, se le encontró por vez primera en la biblia (Esdras 4:19) referida al hecho de "incitar el desafecto hacia el Estado o la autoridad constituida por medio de las palabras o escritos". La "sedición complementa la traición y la ley marcial: mientras la traición controla principalmente a los estamentos privilegiados, oponentes eclesiásticos, curas, jesuitas así como comuneros, y la ley marcial combate los comuneros y la sedición causa miedo entre los intelectuales".

En los Estados Unidos se tienen ejemplos como la ley de sedición y de los extranjeros. En Australia, la ley de sedición fue agregada a la legislación antiterrorista, la cual se aprobó en diciembre de 2005, actualizando sus definiciones e incrementando sus sanciones.

En 1981, Oscar López Rivera, un nacionalista de Puerto Rico y veterano de la guerra de Vietnam, fue declarado culpable y condenado a 70 años de prisión por conspiración sediciosa y otros delitos. Fue uno de los 16 nacionalistas puertorriqueños a quien se le ofreció un indulto condicional por el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, en 1999, pero él rechazó la oferta. Su hermana, Zenaida López, dijo que su hermano rechazó la oferta debido a que la libertad condicional ofrecida sería como estar en "prisión fuera de la cárcel. " López Rivera es el preso político que más tiempo ha estado encarcelado en la historia de Puerto Rico, los Estados Unidos y en el mundo." Ha estado encarcelado durante 32 años.

En el estado de Nuevo México (EEUU) una mujer fue investigada en septiembre de 2005 por sedición después de escribir una carta a un editor local de un periódico criticando el gobierno. El incidente fue investigado por el Sindicato para las Libertades Civiles en América ACLU, y luego de apoyar la defensa del caso, la imputada fue exonerada de los cargos.

En Colombia, donde la guerra subversiva ha tenido lugar durante más de 40 años, el delito de sedición se define como la obstrucción temporal al régimen constitucional o legal vigente mediante el empleo de las armas; teniendo lugar dichos actos durante un combate, siempre que no constituya ferocidad, barbarie o terrorismo, la pena puede ser excluida.

España[editar]

El Código Penal de España, establece que:

Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.

Artículo 544

1. Los que hubieren inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores, serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo.
2. Fuera de estos casos, se impondrá la pena de cuatro a ocho años de prisión, y la de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de cuatro a ocho años.

Artículo 545

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]