Época isabelina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La época isabelina es un nombre que se da normalmente al periodo de la historia inglesa que abarca el reinado de Isabel I, desde 1558 hasta 1603, y hasta la muerte de Jacobo I en 1625. En este periodo Inglaterra vivió una fase intensa de desarrollo económico y cultural.

Política religiosa[editar]

La política religiosa de la reina Isabel I fue vista como la consolidación del anglicanismo y la subordinación de la iglesia al poder monárquico. En este ámbito cobró vigor el Book of Common prayer, texto de oración oficial, e hizo traducir la Biblia de modo acorde con la iglesia anglicana.

Con el Acta de supremacía anuló el regreso del catolicismo querido por María Tudor y consolidó la iglesia anglicana. Buscó un compromiso religioso que tendiera sobre todo a reforzar la autoridad del estado y al tiempo frenase la insubordinación social y política de los puritanos. En 1570 Isabel fue excomulgada por el papa Pío V.

Isabel instauró un sistema definido como episcopalismo, que preveía la formación de diócesis en el territorio estatal, con un obispo a la cabeza con funciones de control político y religioso. Tal sistema provocó diversas reacciones: los episcopalianos, que lo apoyaban abiertamente, los presbiterianos, que lo toleraban y los congregacionalistas que eran hostiles.

Entre los personajes que constituyeron una amenaza para Isabel I estaba María Estuardo, reina de Escocia, católica, que se vio obligada a huir a Inglaterra por la revuelta de los calvinistas dirigidos por John Knox. Se hizo famosa por conspirar contra la reina de Inglaterra, por lo que fue juzgada, sentenciada a muerte y ejecutada en la Torre de Londres.

Impulso a la actividad económica y potencia naval[editar]

Bajo Isabel I recibieron un impulso las actividades artesanales y manufacturas, a los que hicieron un importante aporte a los prófugos políticos y religiosos venidos de los Países Bajos y Francia. De este modo pudieron crearse las bases para una industria nacional del vidrio, la cerámica, la seda y pudieron

Derrota de la armada invencible

potenciarse las exportaciones de las manufacturas de lana, que iba a sustituir a la de lana como materia prima. Esto llevó a un alto desarrollo del comercio de valores.

La potencia de la flota militar y mercantil del país se reforzó enormemente. Gracias a la colaboración de corsarios como Sir Francis Drake, se cartografiaron las colonias españolas, y se acumularon grandes riquezas minando la hegemonía española. La derrota de la conocida como Armada Invencible en 1588 marcó el inicio de la supremacía naval inglesa.

A su vez, la creación de la Compañía Británica de las Indias Orientales en 1600 y de la Compañía de Virginia, que en 1607 propiciaría la creación de la colonia de Jamestown, marcarían la entrada de Inglaterra en el colonialismo.

Desarrollo cultural[editar]

El reinado de Isabel no solo selló la aparición de Inglaterra como gran potencia en la escena europea, sino que estuvo caracterizado por un gran desarrollo cultural y civil, que ha pasado a la historia como "época isabelina". Tal florecimiento se dio en la literatura y principalmente en el teatro, sobre todo con William Shakespeare, Christopher Marlowe, Ben Jonson, John Webster, John Ford y otros. Gran desarrollo tuvo también la música (William Byrd, John Bull) y la arquitectura, influida por la cultura renacentista italiana y de la flamenca.

Véase también[editar]