Santiago Martín "El Viti"

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Viti
El Viti.jpg
Nombre Santiago Martín Sánchez
Alias «El Viti» y «Su Majestad el Viti»
Nacimiento 18 de julio de 1938 (76 años)
Vitigudino (Salamanca, España)
Residencia Salamanca (España)
Nacionalidad Española
Carrera
Ocupación Matador de toros
Debut becerrista 1957
Ciudad Rodrigo (Salamanca)
Debut novillero 31 de mayo de 1957
Ledesma
Alternativa 13 de mayo de 1961
Las Ventas (Madrid)
Padrino: Gregorio Sánchez
Testigo: Diego Puerta
Confirmación alternativa 13 de mayo de 1961
Las Ventas (Madrid)
Retiro definitivo 16 de septiembre de 1979
Plaza de toros (Valladolid)
Escalafón general Máxima figura en las décadas de 1960 y 1970
Premios
Estatua de El Viti, frente a la Puerta del Toro de La Glorieta (plaza de toros de Salamanca), erigida en septiembre de 2000 en honor del torero más importante nacido en tierras salmantinas.

Santiago Martín Sánchez (Vitigudino, España, 18 de julio de 1938), conocido como El Viti en los carteles, es un célebre matador de toros español ya retirado.

Pasó su infancia a caballo entre las localidades salmantinas de Vitigudino, su localidad natal, y Vilvestre, localidad natal de su madre. Junto a Paco Camino, fue máxima figura del toreo durante las décadas de 1960 y 1970. Muy influido por la estética de Belmonte, representó durante años la seriedad y la tradición neoclásica en la tauromaquia, estando considerado por la crítica como uno de los mejores muletillas de la historia.

Trayectoria[editar]

Cartel de la corrida de El Viti en Vilvestre.

El Viti ha sido el primer gran torero surgido en Salamanca, en pleno florecimiento ganadero de la provincia charra. Caracterizado por la sobriedad y el buen oficio de la llamada «escuela salmantina», se vistió por primera vez de luces en agosto de 1956, en la plaza de su localidad natal. Se dio a conocer como novillero en la vieja plaza de Vistalegre, en Carabanchel (Madrid), en 1959. Siendo novillero, le voltéo una res en Francia provocándole una fractura en su brazo izquierdo. Esta lesión le dejó una pequeña secuela que le impedía estirar el brazo completamente y que, en lugar de dificultarle su arte, le confirió un estilo singular e inimitable en su toreo al natural (es decir, cuando se da salida al toro por el mismo lado de la mano que sostiene la muleta):

Este pequeño defecto hizo sensacional el toreo al natural de "El Viti", porque tenía que suplir con el juego de la muñeca el defecto de extensión del codo. Así, el toro siempre iba para adentro y nunca se desplazaba demasiado. El Viti fue un valiente, porque para torear así de despacio sin abusar de los toques y los muñecazos teniendo un brazo a la virulé hay que ser un héroe.

Domingo Delgado de la Cámara, Revisión del toreo (2002)

Tomó la alternativa en Madrid el 13 de mayo de 1961, durante la Feria de San Isidro, de manos del toledano Gregorio Sánchez y con Diego Puerta como testigo. Esa tarde salió por la puerta grande junto a ambos diestros. El 30 de diciembre de 1962 se presentó en la Plaza México.

El 18 de marzo de 1962 fue una fecha especial para los habitantes de Vilvestre, ya que en esa fecha, "El Viti", regresa a Vilvestre de manera triunfal para protagonizar una corrida histórica que todos sus habitantes recuerdan.

Se recuerda en particular una faena en la plaza de Vistalegre, en 1968, tras la que cortó el rabo y la afición le sacó a hombros durante varios kilómetros hasta el Puente de Toledo. También fue uno de los toreros favoritos del exigente público de La Maestranza de Sevilla, pese a no ser andaluz.

Placa conmemorativa del 40 aniversario del debut de El Viti en Las Ventas.

Pero "El Viti" fue sobre todo el rey de Las Ventas, la plaza más importante del mundo, y quien más veces ha abierto su Puerta Grande: 16 veces salió a hombros, 14 como matador y dos como novillero; hizo doblete, con dos puertas grandes en los años 1960 (novillero), 1965, 1966, 1969 y 1970. En total cortó 40 orejas como matador en el coso madrileño.

Ha toreado más de 800 corridas. Santiago Martín se retiró de los ruedos en Valladolid, al finalizar la temporada taurina el 16 de septiembre de 1979. Durante unos años ejerció de ganadero.

Se le concedió en 1997 la Medalla de Oro de las Bellas Artes que otorga el Ministerio de Cultura de España. En 2009 recibió el Premio de las Artes de Castilla y León por su trayectoria profesional como matador de toros, «cuya dilatada carrera le llevó a alcanzar las cimas de la tauromaquia».[1]

Estilo[editar]

De carácter serio, retraído y solemne, "El Viti" fue un maestro consumado con la muleta, tanto con la mano derecha como con la izquierda: con una perfecta colocación, toreaba en redondo con una cadencia y temple no vistos desde tiempos de Manolete, aunque siempre muy cruzado y nunca de perfil. Finalmente, remataba su serie de naturales con algunos de los pases de pecho más artísticos que se han visto nunca. Si con la muleta fue insuperable, su dominio del capote y del estoque también fueron muy buenos, lo que hace que las grandes faenas de El Viti todavía se recuerden como ejemplo de perfección.

Curiosidades[editar]

El apodo de "El Viti" le vino por su localidad de origen, Vitigudino. En sus buenos tiempos era llamado a veces Su Majestad el Viti,[2] haciendo un juego de palabras con las iniciales de su nombre (Santiago Martín). Así, el cantaor flamenco Rafael Farina, paisano suyo, le dedicó una canción titulada «El Viti y Su Majestad». Durante la dictadura franquista, durante una corrida de toros en Las Ventas, reprendió al entonces Presidente de esta Plaza de Toros, Román Dusil Muñoz, diciéndole que "dedicaba su oreja a los que no supieran de toros". Este hecho hizo que fuera detenido al terminar su faena y encarcelado durante una noche

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]