Santísima Trinidad (navío)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Santísima Trinidad
Santisima Trinidad.jpg
El navío Santísima Trinidad con sus cuatro puentes y 136 cañones. Grabado del siglo XIX. Museo Naval de Madrid.
Banderas
Bandera de España 1760-1785.svg - Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
Historial
Astillero La Habana
Tipo Navío de Línea
Botado Octubre de 1769
Destino Hundido en 1805 tras la batalla de Trafalgar
Características generales
Desplazamiento 4 902 t
Eslora 63,36 m
Manga 16,67 m
Puntal 8,26 m
Calado 8,50 m
Cubiertas A su entrega: 3 cubiertas
Reformado: 4 cubiertas
Armamento 120/140 cañones:
* A su entrega:
• 30 Cañones de a 36 lb(16,3 kg)
• 32 Cañones de a 24 lb (11 kg)
• 32 cañones de a 12 lb (5,4 kg)
• 22 cañones de a 8 lb (3,6 kg)
• 16 obuses de a 24 lb (11 kg)
En la Batalla de Trafalgar:
• 32 Cañones de a 36 lb(16,3 kg)
• 34 Cañones de a 24 lb (11 kg)
• 36 cañones de a 12 lb (5,4 kg)
• 18 cañones de 8 lb (3,6 kg)
• 16 obuses de 34 lb (15,4 kg)
• 4 obuses de 4 lb (2 kg)
Propulsión Vela
Tripulación • A su entrega: 980 hombres
• En la batalla de San Vicente: 1 105 hombres
• En la batalla de Trafalgar: 1 160 hombres

El Santísima Trinidad, oficialmente Nuestra Señora de la Santísima Trinidad, fue un navío español de 120 cañones en un principio, ampliados hasta 140 con posterioridad, el más grande de su época, recibía el apodo de "El Escorial de los mares" y era uno de los pocos navíos de línea de cuatro puentes que existieron.

Diseño y construcción[editar]

La artillería de la que disponían sus baterías tras la última reforma de 1803 era de 136 piezas, incrementadas a 140 poco antes de la batalla de Trafalgar con el embarque de 4 obuses de a 4 libras (32 de a 36 libras, 34 de a 24, 36 de a 12, 12 de a 8, 16 obuses de a 24, 4 de a 4 y 6 esmeriles), llegando, pues, a convertirse en el barco más grande y artillado de su tiempo; la armada de los Estados Unidos, construyó un cuatro puentes de 136 cañones Pennsylvania en 1837, la Marina francesa construyó un navío de 120 cañones, inicialmente de tres puentes, ampliado posteriormente a cuatro puentes denominado Valmy, y la Marina Británica planificó la construcción de un cuatro puentes armado con 170 cañones, destinado a recibir el nombre de Duke of Kent, aunque no llegó a construirlo.

La Armada Española dispuso de 237 navíos de línea botados entre 1687 y 1853. Sólo trece de ellos disponían de tres puentes con artillería de 100 a 120 cañones -como el Santa Ana o el mismo Santísima Trinidad-, el resto de ellos era de dos puentes que tenían entre 50 y 80 cañones.

Planos del Santísima Trinidad antes de ser convertido a cuatro puentes (Museo Naval de Madrid).
Vista lateral con 4 puentes por Rafael Berenguer.

En octubre de 1769 fue botado en los astilleros de La Habana el navío que por Real Orden recibiría el nombre de Santísima Trinidad, cuyas dimensiones eran las siguientes:

  • Eslora: 213 pies de Burgos y 8 pulgadas (61,40 m)
  • Quilla: 182 pies y 5 pulgadas (52,72 m)
  • Manga: 57 pies y 9 pulgadas (16,59 m)
  • Puntal: 28 pies y 11 pulgadas (8,31 m)
  • Arqueo: 4902 toneladas (7 443,69 m³)
  • Lastre de 1546 quintales (71,12 tn).

Costo de fábrica: 40 000 ducados españoles.

Además la madera fue transportada hacia La Habana desde el poblado de San Jerónimo por el estero Vertientes en la provincia de Camagüey, hoy municipio Florida. Se utilizaron maderas preciosas, como caoba, júcaro y caguairán.

Después de ser probado en alta mar, se dieron cuenta de que sufría de varios inconvenientes, que fueron corregidos en los astilleros de Ferrol y Cádiz. Tales fueron las modificaciones ejecutadas, que se convirtió en el único navío del mundo que contaba cuatro puentes. Pasó a tener las siguientes dimensiones:

  • Eslora: 220 pies y 6 pulgadas (63,36 m)
  • Quilla limpia: 188 pies (54,02 m)
  • Manga: 58 pies (16,67 m)
  • Puntal: 28 pies y 9 pulgadas (8,26 m)
  • Plan: 29 pies y 10 pulgadas (8,57 m)
  • Calado a popa: 29 pies y 7 pulgadas (8,50 m)
  • Calado a proa: 27 pies (7,76 m)
  • Arqueo: 4902 toneladas (7 443,69 m³)
  • Lastre: 20 000 quintales (920 tn)
  • La tripulación y guarnición era de 1071 plazas y 25 criados.

Historial[editar]

El Infante don Pelayo acude al rescate del Santísima Trinidad en la Batalla del Cabo de San Vicente del 14 de febrero de 1797

En julio de 1779, España declaró la guerra a Gran Bretaña junto a Francia en apoyo a las colonias norteamericanas en su Guerra de la Independencia. El Santísima Trinidad fue el buque insignia de la flota española y tomó parte en las operaciones en el canal de la Mancha a finales del verano de ese año. En 1780, participó en la captura de un convoy inglés de 55 buques. En 1782 fue incorporado a la escuadra del Mediterráneo y participó en la batalla del cabo de Espartel.

En la batalla del cabo de San Vicente, fue desarbolado, y pudo salvarse de ser capturado cuando ya se había rendido gracias a la intervención del navío Infante don Pelayo bajo el mando del capitán de navío Cayetano Valdés,[1] que acudió en auxilio del Santisima Trinidad y consiguió salvarlo de un apresamiento por parte de las fuerzas británicas,[1] llegando incluso a amenazar con dispararle si no volvía a izar el pabellón.[1]

El Pelayo se interpuso en la línea de fuego enemiga, con lo cual, consiguió dar tiempo para que se fueran incorporando otros navíos españoles que acudieron al mismo lugar y provocando la retirada de las fuerzas británica.

Se lo recuerda sobre todo por su trágico final en la batalla de Trafalgar (21 de octubre de 1805). Estuvo en aquella ocasión bajo las órdenes del jefe de escuadra Baltasar Hidalgo de Cisneros, y con Francisco Javier de Uriarte y Borja como Capitán de Bandera. Tras una dura lucha fue capturado por los ingleses en muy malas condiciones, con más de 200 muertos y 100 heridos. Los ingleses pusieron todo su empeño en salvarlo y llevarlo al puerto inglés de Gibraltar, siendo remolcado por las fragatas HMS Naiad y HMS Phoebe. Sin embargo, finalmente se hundiría el 24 de octubre a unas 25 ó 28 millas al sur de Cádiz.

Símbolo del final del poderío español en los mares, la mayor arma de guerra de su época permanece ahora en el fondo del mar. Sus piezas de artillería fueron extraídas e instaladas en la entrada del Panteón de Marinos Ilustres situado en la Escuela de Suboficiales de la Armada, en San Fernando (Cádiz).

Cultura popular[editar]

Portada de Trafalgar (Ed. 1882).

Benito Pérez Galdós en su colección de novelas históricas de los Episodios nacionales, embarca a Gabriel de Araceli en el Trinidad, en la primera novela de la primera serie titulada Trafalgar. Se narran las vivencias de Gabriel en los preparativos de la batalla, durante la misma y después del combate, dando su visión de la contienda y de cómo tuvieron que ser rescatados más tarde ante el inminente hundimiento del navío.

En 2006 un barco mercante fue acondicionado para imitar el aspecto externo del Santísima Trinidad, no tratándose por tanto de una verdadera réplica. La conversión fue comenzada en Galicia, donde el casco original de acero recibió un primer revestimiento de falsas tracas de madera así como las implantaciones de los mástiles. Las galerías de popa, el beque y la arboladura fueron realizados en Algeciras. Finalmente el barco fue remolcado para ser amarrado en el puerto de Málaga, donde se utilizaba como restaurante flotante, discoteca y sala de exposiciones. En el verano de 2011, el barco fue trasladado al puerto de Alicante donde se quedará aproximadamente 2 años para ser trasladado finalmente a Ibiza.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c (Marliani, 1850, p. 325)

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]