Síndrome de Alström

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Síndrome de Alström
Alström syndrome.jpg
Imagen transaxial del torax a nivel del corazón, ilustrando la típica capa de tejido adiposo subcutáneo y epicárdico (en blanco) en un paciente con este síndrome.
Clasificación y recursos externos
OMIM 203800
DiseasesDB 465
MedlinePlus 001665
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El síndrome de Alström es una enfermedad hereditaria muy rara que se transmite según un patrón autosómico recesivo, lo que significa que para que un niño la presente debe heredar una copia del gen defectuoso de cada uno de sus padres. Fue descrita en 1959 por Carl Henry Alström y Bertil Hallgren. Los pacientes afectados presentan ceguera, sordera, cardiopatía, diabetes e insuficiencia renal.[cita requerida]


Origen[editar]

La causa es una mutación en el gen ALMS1 situado en el cromosoma 2 humano.

Síntomas[editar]

Los síntomas principales son déficit de la función cardiaca, pérdida progresiva de visión, diabetes mellitus de comienzo juvenil, obesidad, sordera, retraso del crecimiento e insuficiencia renal.

Los síntomas suelen aparecen en un orden determinado, primero las alteraciones visuales que están presentes en el primer mes de vida y se deben a una distrofia de la retina; evolucionan progresivamente y pueden conducir a la ceguera alrededor de los 7 años. Más adelante surgen las alteraciones cardiacas que consisten en una miocardiopatía por afectación del músculo cardiaco.

La sordera que también es progresiva se inicia entre los 4 y 8 años. En la adolescencia aparece por lo general la obesidad, más adelante la diabetes y por último entre los 20 y los 40 la insuficiencia renal.[1]

Diagnóstico[editar]

No existe una prueba específica para precisar el diagnóstico, por lo que este se basa en la descripción de los síntomas característicos. Es preciso realizar el diagnóstico diferencial con el Síndrome de Bardet-Biedl.

Tratamiento[editar]

No existe tratamiento curativo, por lo cual el objetivo terapéutico se basa en mejorar los síntomas. Al tratarse de un proceso que afecta a muchos órganos, están implicados diferentes especialistas que deben trabajar de forma coordinada, entre los que se incluye el pediatra, médico de familia, oftalmólogo, endocrinólogo, otorrinolaringologo y cardiólogo.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]