Robin y Marian

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Robin y Marian es una película dirigida por Richard Lester en 1976 y protagonizada por Sean Connery y Audrey Hepburn.

Argumento[editar]

Robin vuelve de las cruzadas (de luchar junto a Ricardo Corazón de León) para ver que el mundo que ha dejado atrás está completamente corrompido. Mientras tanto Marian ha ingresado en un convento. El reencuentro es inevitable, pero nada es como antes.

Trivia[editar]

  • La localización y los exteriores de los primeros minutos de la película, en los cuales aparece el asedio de un castillo, se rodaron en la localidad de Villalonso, pequeño pueblo situado a 11 km de Toro, en la provincia de Zamora (España). En la actualidad se puede visitar el castillo que aparece en la película y se encuentra en buen estado de conservación.
  • Esta película contiene una de aquellas frases que pasan a la historia: "Te amo más que a los niños, más que a los campos que planté con mis manos, más que a la plegaria de la mañana, más que a la paz, más que a la alegría, más que al amor, más que a la vida entera. Te amo más que a Dios".
  • Cuando se reencuentran y están en el bosque:

- Marian: ¿Qué vas a hacer ahora? ¿Combatir al Sheriff? ¿Más muertes? ¿No estás cansado de muertes?

- Robin: El 12 de julio de 1191 la poderosa fortaleza de Acre cayó ante Ricardo. Su única gran victoria en Tierra Santa. Él estaba enfermo y no disparó una flecha. El 20 de agosto John y yo estábamos en la pradera, fuera de la ciudad, mirando. Y los musulmanes que quedaron con vida salieron encadenados. Ricardo perdonó a los más ricos por el rescate, se quedó con los más fuertes como esclavos y cogió a los niños, a todos los niños, y los hizo despedazar. Una vez hecho eso hizo matar a las madres. Cuando acabó con todos, 3.000 cuerpos en la pradera, ordenó que los abrieran por si en sus entrañas escondían oro y piedras preciosas. Los clérigos que había allí, y había muchos, lo consideraron un triunfo. Un obispo se puso la mitra y pronunció una plegaria. Y me preguntas si estoy cansado.

- Marian: ¿Por qué no te volviste entonces?

- Robin: Él... era mi rey.

  • Además, en el lecho de muerte de Robin, éste le pide a John que le pase su arco. Robin dispara una flecha por la ventana y le pide a John que ambos (Robin y Marian) sean enterrados donde haya caído la flecha.