Ricardo Barreda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Ricardo Alberto Barreda»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Ricardo Barreda
Nombre Ricardo Alberto Barreda
Apodo Conchita
Nacimiento 16 de junio de 1936 (78 años)
Bandera de Argentina La Plata, Argentina
Nacionalidad argentino
Ocupación odontólogo
Cónyuge Gladys McDonald (1935-1992)
Hijos Cecilia Barreda (1966-1992)
Adriana Barreda (1968-1992)
Notas
Sentenciado (1995-2011)

Ricardo Alberto Barreda (16 de junio de 1936), es un odontólogo argentino de la ciudad de La Plata, quien se hizo conocido en 1992 por asesinar a su esposa, Gladys McDonald, a su suegra, Elena Arreche, y a sus dos hijas, Cecilia y Adriana Barreda.

En 1995 fue condenado a prisión perpetua. A principios de 2008 le concedieron el beneficio del arresto domiciliario, por su buena conducta y por ser mayor de 70 años, revocada luego por violarla con la excusa de necesitar ir a una farmacia. El 11 de febrero de 2011, el beneficio de prisión domiciliaria le fue devuelto. Luego de violar el arresto domiciliario en marzo de 2011, volvió a la prisión, al final de ese mismo mes le fue otorgada la libertad condicional.

Biografía[editar]

Crimen[editar]

La escopeta marca Víctor Sarasqueta con la que Ricardo Barreda mata a su esposa, a su suegra y a sus dos hijas, el día 15 de noviembre de 1992.

El 15 de noviembre de 1992, en la casa de Calle 48 entre 11 y 12 en La Plata, con una escopeta marca Víctor Sarasqueta mató a su esposa, Gladys McDonald (de 57 años), a su suegra Elena Arreche (de 86 años) y a sus dos hijas Cecilia (de 26) y Adriana (de 24), quienes eran odontóloga y abogada respectivamente.

El Ford Falcon era el auto de Ricardo Barreda que en el baúl tenían las balas de la escopeta y fueron tiradas en el centro de La Plata.

Según contó Barreda, esa mañana se despertó y le dijo a su mujer que iba a limpiar las telarañas del techo. Ella le respondió, despectivamente, "Andá a limpiar, que los trabajos de conchita son los que mejor hacés".[1] La mala relación ya llevaba un tiempo y Barreda recuerda siempre "los oprobios y humillaciones" que habría sufrido por parte de su esposa, hijas y suegra.[2] Decidió podar la parra, al ir a buscar un casco encontró la escopeta Víctor Sarasqueta que su suegra le había traído de Europa. Tomó la escopeta, la cargó y se llevó cartuchos adicionales en los bolsillos. En la cocina de la casa se encontraban su mujer y su hija menor, Adriana. Primero mató a Gladys, y luego a Adriana. Por las escaleras bajaba su suegra, a la que le disparó, y por último mató a su hija Cecilia, quien bajaba detrás de su abuela.[1]

Luego de esto recogió los cartuchos y los guardó en el baúl del auto. Con la intención de hacer pasar esto como un robo, Barreda desacomodó los muebles y tiró papeles. Al mediodía tomó su auto y se deshizo de los cartuchos (arrojándolos en una boca de tormenta) y de la escopeta (que tiró en un canal en un lugar cercano a Punta Lara). Se sintió tranquilo y se fue al zoológico, luego al cementerio y más tarde a un hotel alojamiento con su amante, Hilda Bono.[1]

Al regresar a medianoche a su casa, llamó a un servicio de ambulancias. Al llegar la policía se mostró tranquilo y contó la historia del robo. Al ser trasladado al destacamento policial, el comisario Ángel Petti le dio un ejemplar del Código Penal abierto en la página que contenía el artículo 34, que establece la inimputabilidad de aquellos que no entienden lo que hacen, por locura u otra causa. Barreda al parecer se sintió seguro con este dato, y poco tiempo después le confesó todo al comisario.[1]

Juicio en 1995 y prisión[editar]

Declaró los días 7 y 14 de agosto de 1995, donde con mucha serenidad contó cada detalle del crimen a los jueces que integraban la Sala I de la Cámara Penal (Carlos Hortel, Pedro Soria y María Clelia Rosentock).[1]

Bartolomé Capurro, perito, declaró que Barreda padecía de "psicosis delirante". Esta teoría solo fue aceptada por uno de los tres jueces (Rosentock), y Barreda fue condenado a reclusión perpetua, por triple homicidio calificado y homicidio simple.[1]

Estando en la cárcel comenzó a estudiar Derecho, y formó pareja con una mujer que conoció por carta.[3]

Barreda manifestó estar "tremendamente arrepentido" por lo sucedido y que siente "una angustia y un dolor muy hondo".[2]

Prisión domiciliaria[editar]

El 23 de mayo de 2008, Ricardo Barreda salió de la Cárcel de Gorina bajo el beneficio de prisión domiciliaria, para vivir con su novia Berta Pochi André en el barrio de Belgrano de Buenos Aires.[4] El día 21 de enero de 2011, Barreda salió sin autorización de su domicilio ubicado en el barrio de Belgrano, acompañado de su pareja, Berta André. Más tarde Barreda declaró qué salió por una "urgencia" ya que se había "descompuesto" y salió a la farmacia para tomarse la presión. El 10 de febrero de 2011 Barreda regresó a la prisión domiciliaria por disposición de la Sala I de la Cámara Penal platense, que conforman los jueces Pedro Soria y María Oyhamburu, al hacer lugar a una presentación efectuada por Eduardo Gutiérrez.[5]

Libertad condicional[editar]

El 29 de marzo de 2011, la Sala I de la Cámara Penal de La Plata le otorgó ese beneficio al triple homicida por considerar que el cómputo de tiempo transcurrido en prisión “excedía” el de la condena impuesta. “Ahora voy a poder salir a la calle para caminar, ya que el arresto domiciliario me limitaba mucho”, dijo Barreda tras conocer la noticia en los tribunales platenses junto a su abogado defensor Eduardo Gutiérrez.[6]

Barreda hoy[editar]

En el libro Conchita. Ricardo Barreda, el hombre que no amaba a las mujeres (Libros de Cerca), el periodista y escritor Rodolfo Palacios cuenta la vida del odontólogo después de los crímenes: la cárcel, el enamoramiento de su actual novia Berta y la extraña idolatría que el asesino sigue despertando entre hombres y mujeres. También cuenta cómo, por primera vez, Barreda se muestra arrepentido. –¡Cómo pude haberlas matado! ¡Por qué lo hice! ¡Yo era un buen tipo! ¡Soy un desgraciado! ¡No puedo vivir así!", confiesa.[7]

Barreda en la cultura popular[editar]

En televisión[editar]

En literatura[editar]

  • Ricardo Canaletti y Rolando Barbano escribieron El caso Barreda (2006).[8]
  • En No somos ángeles, de Liliana Caruso, Florencia Etcheves y Mauro Szeta, tratan el caso Barreda.[9]
  • Guillermo Barrantes y Víctor Coviello citan al caso de Barreda en el capítulo "La Sonrisa Perfecta" de su tercer libro sobre mitos urbanos de Buenos Aires, 'Buenos Aires es Leyenda 3' (2008). El mito trata de un dentista psicótico y asesino, y Barreda es citado como ejemplo de agente disparador del mito, o de parte de éste.[10]
  • Rodolfo Palacios escribió Conchita. Ricardo Barreda, el hombre que no amaba a las mujeres (2012). Editado por Libros de Cerca.

En música[editar]

  • El grupo argentino de punk-rock Attaque 77 le dedicó la canción Barreda's Way del álbum Antihumano (2003). Fue el primer corte de difusión del disco y se trataba de un homenaje al odontólogo Barreda.[11]
  • Se lo menciona en la canción La Argentinidad Al Palo de Bersuit Vergarabat, (2004).[12]
  • Horacio Fontova, músico argentino, compuso un tema que llamó "Milonga Para Barreda".[13]
  • El grupo Sometidos Por Morgan, de Argentina, con Pablo Marchetti en voz, compuso el tema La Cumbia Del Odontólogo.[14] El tema fue publicado en su disco Ludomático (1995).

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Lar, Rodolfo (13 de agosto de 2000). «Asesinadas a sangre fría» (en español). Diario Clarín (edición digital). Consultado el 20 de febrero de 2009.
  2. a b «Ricardo Barreda dijo que se arrepiente de sus crímenes y se comparó con el Dr. Jekyll» (en español). Infobae (edición digital) (20 de mayo de 2008). Consultado el 20 de febrero de 2009.
  3. Diana, Eduardo (12 de octubre de 2003). «Masacre en la casa de un dentista» (en español). Diario Clarín (edición digital). Consultado el 20 de febrero de 2010.
  4. «Barreda ya cumple el arresto domiciliario» (en español). Diario La Nación (edición digital) (23 de mayo de 2008). Consultado el 20 de febrero de 2010.
  5. http://www.lanacion.com.ar/1348933-barreda-volveria-hoy-a-su-casa
  6. http://www.lanacion.com.ar/1361218-concedieron-la-libertad-condicional-a-ricardo-barreda
  7. http://www.librosdecerca.com
  8. Ficha en Google books
  9. escribirte.com.ar
  10. Barrantes, Guillermo y Coviello, Víctor: 'La Sonrisa Perfecta', in "Buenos Aires es Leyenda 3 - Mitos Urbanos de Una Ciudad Misteriosa". Ed. Booket, Buenos Aires, 2008.
  11. Letra en rock.com.ar
  12. Letra en rock.com.ar
  13. fontova.com.ar
  14. Letra en rock.com.ar