Ratas a la carrera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Rat Race»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Rat Race
Venetian Las Vegas, NV.jpg
Hotel Casino The Venetian, usado en el rodaje de la película
Título Ratas a la carrera
Ficha técnica
Dirección
Producción Jerry Zucker
Guion Andy Breckman
Música John Powell
Fotografía Thomas E. Ackerman
Protagonistas John Cleese
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 2001
Estreno 17 de agosto de 2001
Género Comedia
Road movie
Duración 112 min
Clasificación +7
Idioma(s) Inglés
Compañías
Productora Paramount
Distribución Paramount
Fireworks Entertainment
Jay Firestone
Presupuesto 48.000.000 $
Recaudación 86.607.223 $
Ficha en IMDb

Ratas a la carrera (Rat Race en V.O y El Mundo esta Loco, Loco, Loco para Latinoamérica) es una comedia estadounidense dirigida por Jerry Zucker y como protagonistas, un reparto coral formado por Rowan Atkinson, Whoopi Goldberg, Cuba Gooding, Jr., Jon Lovitz, Lanai Chapman, Seth Green, Kathy Najimy, Vince Vieluf, John Cleese, Breckin Meyer y Amy Smart.

La trama de la película se concentra en seis grupos de personas que emprenden una carrera de 918 km (563 mi)[1] desde un casino de Las Vegas hasta la estación de Silver City donde se encuentra en consigna un saco de 2 millones de dólares. El primero en llegar a la estación se lleva el dinero. Sin saberlo, los participantes forman parte también de una apuesta por parte de unos magnates ricos.

Ratas a la carrera fue inspirada en la comedia de 1963 El mundo está loco, loco, loco.

Reparto[editar]

Protagonistas[editar]

Secundarios[editar]

Argumento[editar]

Donald Sinclair (John Cleese), el excéntrico dueño de un hotel en un casino de Las Vegas, introduce varias monedas de oro en máquinas tragamonedas. Quien consiga una moneda de oro deberá ir a una sala de reuniones donde Sinclair le propondrá una oportunidad única en la vida: Hay 2 millones de dólares en un saco dentro de un casillero en la estación en Silver City, Nuevo México. El primero que llegue a la taquilla se los queda. Solo hay una regla: Es una carrera sin reglas. Sinclair hace esta carrera con el propósito de que muchos de sus socios extranjeros que pasan las vacaciones en su hotel apuesten por uno de los participantes, para ganar dinero. Para ello, coloca radares transmisores en las llaves que abren el casillero que deberán llevar, para así poder seguirles la pista a cada uno.

A la reunión acuden las siguientes defraudadores o "ratas": Nick Schaffer (Breckin Meyer), abogado que fue a la despedida de soltero de un amigo, y que no demuestra ningún interés por la susodicha carrera; Vera Baker (Whoopi Goldberg) y Merril Jennings (Lanai Chapman), madre e hija que llevan sin conocerse desde que Merril era un bebé, y se conocen minutos antes de acudir a la reunión; Duane y Blaine Cody (Seth Green y Vince Vieluf), dos hermanos tramposos y egocentristas que intentan sacar dinero de donde sea; Owen Templeton (Cuba Gooding, Jr.), árbitro que hizo trampas al lanzar una moneda en un partido de fútbol americano en Dallas, desatando la ira de los aficionados; Randy Pear (Jon Lovitz), un judío padre de familia que baja a jugar a las tragamonedas en secreto, ya que su mujer, Bev (Kathy Najimy) se lo tiene prohibido. Y por último Enrico Pollini (Rowan Atkinson) un turista italiano narcoléptico y sin familia. Todos pretenden ir en avión, pero Duane y Blaine ocasionan un desastre en el radar del aeropuerto y todos los vuelos quedan suspendidos, por lo que todas las "ratas" van por separado, cada uno por diferentes caminos, excepto Pollini, que se queda dormido de pie en el casino, enrabiando a los que apostaron por él.

Al viaje se unen Bev (Kathy Najimy), Jason (Brody Smith) y Kimberly (Jillian Marie Hubert) la familia de Randy, ya que ellos van con la intención de acompañarlo a un nuevo trabajo de "tinta para estilográficas" que se acaba de inventar con la excusa de ir para quedarse con el dinero él solo.

También se une Tracy Faucet (Amy Smart), una piloto que conoce a Nick Schaffer en un bar y le propone llevarlo a Nuevo México en su helicóptero. Nick aprovecha la ocasión, ya que todos los vuelos están cerrados, por culpa de Duane y Balde Cody, quienes averían el radar del aeropuerto.

Y por último Lloyd (Silas Weir Mitchell), un hombre que hace copia de llaves. Se entera del asunto de las taquillas cuando Duane y Blaine van a hacer la copia de las llaves para ir por separado y sin querer cuentan los detalles de la carrera cuando hablan entre ellos.

Por otro lado, Owen fue en taxi al aeropuerto (lo llevó un fanático del equipo de Dallas (Paul Rodriguez) sin conocerle, diciendo que tenía que hacer dos turnos por su culpa) pero en el momento en el que cancelaron los vuelos decidió volver al mismo taxi para ir directamente a Silver City. El taxista aprovecha la oportunidad de tenerlo otra vez en sus manos para abandonarlo en medio del desierto. Entonces Owen, llegando agotado al servicio de un bar, le roba la ropa a un conductor de autobús que había allí, y se dispone a ejercer de conductor él mismo. Sin embargo, cuando ya es demasiado tarde, se da cuenta de que el autobús está lleno de mujeres que visten y se comportan como Lucille Ball de I Love Lucy que le incomodan el trayecto.

Duane y Blaine sufren el ya mencionado cambio de llaves, por lo que se salen de la carrera y comienzan a perseguir a Lloyd para recuperarlas. Lloyd escapa en un globo y los hermanos le persiguen con su coche. Desafortunadamente, una soga con un lazo se queda colgando del globo y Duane se agarra a ella. El globo pasa por un campo donde hay vacas pastando, y la soga atrapa a una vaca de la pata, llevándola colgando del globo también. Al final, el coche con Blaine va a parar a un lago y Duane se tira al lago también con una de las llaves en la mano, pero Lloyd se va volando con el globo y la vaca.

Dicha vaca se estrella contra el autobús de las Lucys que conduce Owen, provocando el accidente de éste. Owen le confiesa a las Lucys que no es el verdadero conductor, y ellas enfurecidas le persiguen. Cuando escapa, Owen sigue su camino hasta Silver City montado en un caballo.

Cuando todos van llegando a su destino a duras penas, Pollini aún sigue durmiendo de pie en el hotel, para atención de todos, pero un niño le despierta preguntando si está muerto, y sigue con su ilusión de llegar primero, pero lo atropella una ambulancia conducida por Zack (Wayne Knight), que le propone llevarlo a Silver City para compensarlo. En el camino pierden un corazón humano para trasplante porque a Pollini se le resbala y se le cae por la ventanilla. Luego lo muerde un perro, dejando el corazón destrozado y llevando por consiguiente la lamentación de Zack.

Como no debe ir sin el corazón al paso, Zack decide matar a Pollini aprovechando que no tiene familia, porque nadie se acordará de él, pero Pollini huye en tren, llegando paradójicamente a la taquilla en primer lugar. No obstante, cuando se disponía a meter la llave, se vuelve a quedar dormido de pie.

Cuando llegan el resto de "ratas", todas a la vez, intentan meter la llave y cuando abren el casillerose dan cuenta de que el saco con el dinero ha desaparecido. Lo había agarrado una prostituta deudora del abogado de Sinclair, Harry Grisham (Dave Thomas), quien estaba de testigo allá en Silver City para avisar a los magnates el ganador de la susodicha carrera.

La prostituta y Grisham ven venir corriendo a todo el grupo de "ratas" hacia ellos para conseguir el dinero, y deciden ir juntos en un descapotable, pero accidentalmente la vaca colgando del globo que va perdiendo altitud, junto con Lloyd, les aterriza encima. Lloyd, para conseguir la bolsa del dinero, la ata a la soga del globo, pero se le va de las manos, y al final tienen un accidente.

El resto, Nick, Tracy, Owen, Vera, Merril, Randy, Bev, Jason, Kimberly, Duane, Blaine y Pollini roban un autobús para perseguir el globo con la bolsa, y allí llegan al acuerdo de que se repartirán todo el dinero, pero el globo aterriza en un concierto benéfico de los Smash Mouth para salvar el hambre en el mundo. Las "ratas" sienten tanta pena que deciden donar todo el dinero a los niños hambientos, que les agradecen con entusiasmo su aportación diciendo que son como "los 12 apóstoles". Al final se sienten mejor y muy aplaudidos por el público del concierto se ponen a bailar la canción de All Star del dicho grupo.

Recepción[editar]

La película recaudó 55,8 millones de dólares en las taquillas estadounidenses.[2] La película recibió críticas de los críticos dándole un 43% de rating en RottenTomatoes.com.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]