Río Guadalfeo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Río Guadalfeo
Guadalfeo1.JPG
Garganta del Guadalfeo, Tajo de los Vados (de agua), Garganta del Dragón o Garganta de Escalate (Sierra de Escalate) (curso bajo, junto a la carretera N-323)
Ubicación geográfica y administrativa
Cuenca hidrográfica Guadalfeo
Desembocadura Mar Mediterráneo (municipio de Salobreña)

País(es) Flag of Spain.svg España
División(es) Bandera de la provincia de Granada (España).svg Granada
Dimensiones
Longitud 71 km
Superficie de la cuenca 1.150 km²
Caudal medio 6,65 /s
Altitud Nacimiento: n/d m
Desembocadura: n/d m
Mapa(s) de localización
Red pog.svg
Localización del Guadalfeo (mapa de ríos de Andalucia)
Localización del Guadalfeo (mapa de ríos de Andalucia)
Red pog.svg
Localización del río Guadalfeo (provincia de Granada)
Localización del río Guadalfeo (provincia de Granada)
[editar datos en Wikidata ]

El río Guadalfeo es un río de la provincia de Granada, en Andalucía, España. Nace en Sierra Nevada, en el término municipal de Bérchules y desemboca en el mar Mediterráneo, en Salobreña. Se trata de un río de marcado carácter nivopluvial y torrencial, de una longitud de 71 km.

Etimología[editar]

En los textos árabes disponibles, el Guadalfeo se denomina Wādī Šalawbāniya ‘río de Salobreña’ o Wādī Mutrīl 'río de Motril' y hasta el momento no se ha encontrado ningún texto del que poder deducir una etimología segura para el hidrónimo actual, cuando, además, hacia 1540 era llamado río de la Sierpe.[1]

El arabista español Joaquín Vallvé Bermejo ha propuesto el origen del topónimo Guadalfeo en el árabe Wādī-l-Fatḥ ‘Río de la Victoria’, porque, según la tradición, por la zona de la desembocadura desembarcó ʿAbd ar-Raḥmān I en su campaña para rescatar el poder de los omeyas en al-Ándalus.[2]

Con anterioridad, Elías Terés había formulado la hipótesis de que Guadalfeo procedería, a través del hispano-árabe *Wád al Féw, del árabe Wādī-l-Fa’w con el significado de ‘río de la Quebrada’, aludiendo a la topografía del terreno por donde discurre, sobre todo en sus cursos medio y bajo.[3] Esta acepción es la más aceptada y difundida por otros autores, que añaden a Wādī-l-Fa’w los significados de «el que discurre por un desfiladero» o «espacio entre dos montes»[4] [5] . La hipótesis más acertada parece ser la de Wādī-l-Fadic ‘Río del Puerto’, derivada del nacimiento del Guadalfeo en el Peñon del Puerto, a 2.758 m.s.n.m.

Geografía[editar]

El río Guadalfeo en su tramo medio.

El río Guadalfeo nace en los más modestos río Chico y río Grande, que a 2.500 m. de altitud se forman en las vertientes meridionales de Tajo Colorado (2.900 m.), el primero en el Ventisquero de las Cabras y el segundo en los Prados del Puerto o Peñones del Puerto (Fadic), de donde procede el nombre del Rio (río del Puerto o Wādī-l-Fadic), separados ambos por la Loma de Enmedio, en el Parque Nacional de Sierra Nevada. Al unirse estos dos ríos, constituyen el que los lugareños conocen como río Bérchules, cambiando el nombre al llegar al término de Cádiar, a partir de donde se conoce como Guadalfeo, aunque al llegar al término de Órgiva se le denomina frecuentemente río Grande o de Órgiva, hasta pasar la población y recibir al río Ízbor tomando nuevamente, ya de forma definitiva, el nombre de Guadalfeo. Sus principales afluentes son: río Ízbor, río Sucio, río Chico y río Trevélez (El río Poqueira afluye a éste un poco antes de su unión con el Guadalfeo). Su desembocadura riega la fértil vega de Motril y Salobreña, y mediante trasvases, la vega de Río Verde (Almuñécar) y los llanos de Carchuna (Motril).

La Vega de Motril-Salobreña se asienta sobre un abanico deltaico o delta tipo Braided (Braided Fan-Delta), caracterizado por un río anastomosado o trenzado, donde el cauce se transforma en una red de canales separados por islas temporales. Hasta principios-mediados del Siglo XX, el principal canal de la Desembocadura del Guadalfeo servía de límite entre los municipios de Motril y Salobreña, pero tras la canalización del tramo final entre el mar de Alborán y el Tajo de los Vados (de agua) o Garganta del Dragón o de Escalate (Sierra de Escalate), al norte de Lobres, el río discurre íntegramente por Salobreña, coincidiendo el límite entre los dos municipios con el llamado río Seco (canal que quedó seco tras la canalización), junto a campo de golf de Motril.

Las acequias que desembocan en las playas de Salobreña y Motril se corresponden en realidad con el trazado de los canales del Delta, que a lo largo de la historia han ido cambiando de posición. Durante buena parte de la Edad Media, el canal principal del Guadalfeo discurría por la propia Villa de Salobreña, y su parte baja, conocida como la Pontanilla, se corresponde con ese trazado. En esta zona se colocaban "pontanas" (grandes lajas de pizarra) que hacían la función de puente.

Tras el encauzamiento del Río, quedó aislada una playa entre la desembocadura actual y la de Río Seco, conocida como Playa de la Cagadilla, cuyo nombre procede casi con total seguridad de Cabo Guilla (o Cabo Guillana), donde se ubicaba una torre defensiva construida por los nazaríes y reformada por los cristianos (Torre de Cabo Guilla). Esta playa ha visto reducido por completo el aporte de áridos, al ir el río seco en su desembocadura, lo que ha originado su completa desaparición y la entrada del mar en la Vega. El proyecto de construcción de la Presa de Rules preveía medidas para evitar esto, pero la inactividad de la administración pública ha llevado a la situación actual.

Por último cabe destacar que el caudal medio del Guadalfeo es de 6,65 m³/s, pero tras la construcción de la Presa de Rules, el desvío de agua a las acequias y los trasvases a otras cuencas limítrofes, ha dejado el tramo final completamente seco durante más de diez meses al año. La Ley exige que haya caudales ambientales que permitan como mínimo la vida piscícola.Hay especies protegidas que sufren esta negligencia por parte de la administración, como el galápago leproso, protegido por varios convenios internacionales y directivas europeas (Convenio de Berna Anexo III, Directiva de Hábitats Anexo II y Anexo IV) y la anguila, a la cual ampara, el Decreto 396/2010, de 2 de noviembre, por el que se establecen medidas para la recuperación de la anguila europea (Anguilla anguilla).

Lo más sangrante es que existe un Plan de Gestión de la Anguila en Andalucía, que está costando un dinero para quedar en los despachos, y que pretende facilitar en los ríos andaluces la vida de esta especie en peligro crítico. La situación en el Guadalfeo es fácil de resolver, sólo hay que dejar que llegue agua al mar, que no es un desperdicio, y no se puede alegar la falta de agua con el esplendoroso embalse de Rules aguas arriba.

El secar un río es un delito ecológico contemplado en el código penal, aunque nuestros fiscales todavía no se han enterado, y los responsables de mantener el buen estado de nuestros ríos son funcionarios de la administración que cobran por hacer bien su trabajo.

Grupos ecologistas han denunciado ante la Consejería de Medio Ambiente esta situación y le exigen que ponga remedio inmediatamente en aplicación de la normativa vigente.

Según investigaciones recientes, bajo la desembocadura del Guadalfeo, existen dos acuíferos. El superior (acuífero libre) sufre contaminación de tipo intrusión marina debido a la drástica reducción del caudal final del río, y en inferior (acuífero confinado), presenta características termales aptas para la explotación. El Ayuntamiento de Salobreña realizó en el año 2004 estudios al respecto, tras la inexplicable renuncia a tramitar el expediente de declaración de las aguas termales de Lobres iniciado en una legislatura anterior, que fueron financiados con fondos municipales, pero los derechos de explotación estarían "presuntamente" en poder de manos privadas, ya que el expediente se habría tramitado ante el Servicio de Minas de la Consejería de Industria, Energía y Minas de la Junta de Andalucía por una persona particular vinculada políticamente con el anterior Alcalde de la localidad (algo totalmente legal, aunque inmoral, en aplicación de la pre-constitucional Ley 22/1973, de 21 de julio, de Minas - vigente hasta el 31/01/2015, que regula las aguas termales y minero-medicinales de utilidad pública).

Por último, la composición química del Guadalfeo se corresponde con un agua bicarbonatada sulfatada cálcico magnésica, de dureza alta.

Referencias[editar]

  1. Madoz, Pascual (1847). Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar IX. Madrid: La Ilustración. p. 14. 
  2. Vallvé, Joaquín (1989). Nuevas ideas sobre la conquista árabe de España: toponímia y onomástica. Madrid: Real Academia de la Historia. pp. 71–72. 
  3. Terés, Elías (1986). Materiales para el estudio de la toponimia hispanoárabe: nómina fluvial. Madrid: Instituto de Filología, Departamento de Estudios Árabes (CESIC). pp. 364–366. 
  4. Calvo Baeza, José María (1990). Nombres de lugar españoles de origen árabe. Madrid: Darek-Nyumba. p. 37. ISBN 84-404-6775-3. 
  5. Fernández, Victoria (13-11-2001). «Topónimos y gentilicios de Granada: El agua, el hombre y la tierra». IDEAL:  p. 10. 

Véase también[editar]

La presa de Rules, en el río Guadalfeo.

Enlaces externos[editar]