Quinto poder

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Quinto poder es una denominación para la continuación de la serie de los tres poderes clásicos de Montesquieu (ejecutivo, legislativo y judicial); ocuparía el quinto lugar tras el cuarto poder que se atribuye a los medios de comunicación.

Como concepto es de muy reciente aparición (comienzos del siglo XXI -primeras referencias en 2003-), y se ha aplicado a dos fenómenos muy distintos entre sí: la intervención económica del Estado (específicamente del gobierno) sobre el mercado, por un lado; y, por otro, los nuevos fenómenos sociales surgidos en torno a la red Internet.

La intervención económica del gobierno como quinto poder[editar]

Según algunos, sería el poder que, añadido a su capacidad de equilibrio, control o influencia sobre los tres clásicos de naturaleza política y el cuarto de naturaleza informativa, ejercen los gobiernos (que deberían teóricamente ser titulares únicamente del poder ejecutivo según la división de poderes de la teoría política liberal) en la esfera económica a través de las empresas públicas y los mecanismos de intervencionismo económico (fundamentalmente financiero).[1] Históricamente la relación del poder con la economía ha sido muy estrecha, sobre todo con el mercantilismo de la Edad Moderna, pero desde la Edad Contemporánea pueden definirse cuatro posturas, explicitadas sobre todo a partir del enfrentamiento a la crisis de 1929:

La reciente crisis financiera de 2008 ha supuesto un debate sobre el papel del Estado en la economía de mercado, que para los críticos del mercado cuestiona la relación entre capitalismo y democracia que en el periodo anterior habían llegado a considerarse términos identificables (Véase capitalismo democrático). Sin embargo desde los defensores del mercado la crítica va dirigida a las políticas regulatorias financieras que dirigen los Estados (ver, TACE).

Internet como quinto poder[editar]

Según otra posible visión, la Internet como superación de los medios de comuniciación tradicionales, y las posibilidades de organización social en red, serían el quinto poder -en especial la Blogosfera, las Wikis y todo lo denominado Web 2.0-, que en este caso escaparía a su ejercicio por parte del Estado y de los medios de comunicación masivos privados tradicionales y sería ejercido por la sociedad por sí misma:

Periodistas, universitarios, militantes de asociaciones, lectores de diarios, oyentes de radios, telespectadores, usuarios de Internet, todos se unen para forjar un arma colectiva de debate y de acción democrática. Los globalizadores habían declarado que el siglo XXI sería el de las empresas globales; la asociación Media Watch Global afirma que será el siglo en el que la comunicación y la información pertenecerán finalmente a todos los ciudadanos.[2]

Es desde ese punto de vista que la revista Time ha dedicado la famosa portada anual que dedica al "hombre del año" de 2006 a un ordenador cuya pantalla está ocupada por un espejo que refleja el rostro del lector y la palabra YOU (TÚ).[3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Pablo Sebastián El sexto poder y la semilla del Diablo, ABC, 23 de octubre de 2006.

    [Los] gobernantes (...) no resistieron la tentación de acumular estos poderes, ejecutivo, legislativo y judicial (...) más los medios públicos y los privados afines. Como guinda del pastel, el control del quinto poder del Estado: la capacidad de regular las grandes empresas y el sector financiero.

  2. Ignacio Ramonet: El quinto poder, Le Monde Diplomatique, octubre de 2003.
  3. Artículo en El País, 17 de diciembre de 2006. La portada en cuestión en la revista Time.