Pueblo yekuana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los Yekuana son un pueblo indígena de la familia Caribe. Son también conocidos como Maquiritare (también transliterado como Makiritare).

Territorialidad[editar]

Es un pueblo de navegantes fluviales que se ha establecido en diferentes margenes de los ríos tributarios del Orinoco. Ocupan actualmente un territorio de cerca de 30.000 km² en los estados Bolívar y Amazonas de Venezuela y el norte de Brasil; principalmente el alto Caura, ríos Erebato y Nichare; el alto Ventuari y ríos Parú y Cuminá. Este territorio incluye el Parque Nacional Jaua-Sarisariñama. Actualmente se estima su población entre 5.000 y 10.000 habitantes, 6.523 personas en el censo de comunidades indígenas del 2001.[1]

El patrón de asentamiento característico yekuana es ribereño y disperso. Prefieren la selva a la sabana para establecer sus comunidades y conucos. La palabra yekuana simboliza el origen común del grupo: sus ancestros de acuerdo a la tradición emergieron del Yekuana Joao, cerro ubicado en las llanuras adyacentes al alto río Cuntinamo.[2]

Organización[editar]

Tradicionalmente, los yekuana presentaban una forma de organización política descentralizada, sumamente autónoma, en la cual cada comunidad contaba con la máxima autoridad, el kajishama o akushana, autoridad que no trascendía los límites de la misma. Con igual ascendente en lo político, la autoridad mágico-religiosa estaba a cargo del jowai o kadeju y del ña tamuru. Actualmente la heterogeneidad social, política y religiosa ha creado tanto nuevas relaciones entre comunidades como nuevas comunidades. La influencia de religiones, tanto evangélicas como la católica, ha creado divisiones entre los yekuana y ha dado lugar a nuevos valores, perspectivas y formas de vida.[2]

Economía[editar]

Poseen una economía mixta basada en la horticultura, la caza, la recolección y la pesca. Las mujeres se dedican mayormente a las labores del agrícolas en el conuco, contando sólo la presencia masculina para la quema y el limpiado del mismo. Es conocida su experiencia como navegantes y comerciantes a través de la red fluvial de los estados que habitan. Sus curiaras y canaletes tienen mucha demanda por esas regiones. También se destacan en el campo artesanal, teniendo sus productos alta demanda tanto en el mercado nacional como internacional.[2]

Tradiciones[editar]

La creación:

«El hombre y la mujer soñaban que Dios estaba soñando con ellos. Dios estaba soñando con ellos mientras cantaba y tocaba maracas, escondido tras el humo del tabaco y sintiéndose feliz, pero al mismo tiempo sintiendo algunas dudas. Los maquiritare sabían que cuando Dios sueña con comida, produce y da comida. Si Dios sueña con la vida, produce fertilidad. El hombre y la mujer soñaban que en el sueño de Dios un huevo enorme y brillante aparecía. Dentro del huevo danzaban, cantaban y festejaban porque deseaban nacer prontamente. Soñaban que en el sueño de Dios la felicidad era más fuerte que las dudas que Dios podría sentir y mientras soñaba, los creaba y cantando decía:
"Al romper este huevo nacerá un hombre y nacerá una mujer. Y juntos vivirán y morirán. Pero nuevamente nacerán y nuevamente volverán a nacer y nuevamente lo harán. Y nunca dejaran de nacer, porque la muerte no existe".
"Y juntos vivirán y morirán. Pero nuevamente nacerán y nuevamente volverán a nacer y nuevamente lo harán".»

El diluvio:

«Los del pueblo de la estrella, siguiendo la idea del jaguar, mataron y se comieron a una mujer. Kuamachi quería castigarlos, pero eran demasiados y muy poderosos de manera que los invitó a recoger dewaka (una fruta). Ellos aceptaron, pero cuando la estaban comiendo, Kuamachi lanzó una de estas frutas de donde surgió el agua que causó la gran inundación. Kuamachi pensó en una cano y esta apareció, El y su abuelo, Mahanama, se quedaron en la canoa, Mahanama lanzó las cestas que traía en el río y éstas se convirtieron en anacondas, cocodrilos, caimanes y otro animales mortíferos. Kuamachi prendió fuego a un nido de termitas y la selva se llenó de humo. Buscaron en una cueva arcos y flechas y acabaron con aquellos que habían sobrevivido montándose en los árboles. Al caer de los árboles a la gente del pueblo de la estrella le esperaban los animales peligrosos. Pero Kuamachi y su abuelo se quedaron sin flechas y no pudieron matar a Udlaha jefe del pueblo de la estrella. Con siete flechas que logró recuperar, Udlaha se hizo una escalera por la cual él y el resto de los sobrevivientes de su pueblo subieron hasta el cielo. Finalmente Kuamachi subió también, junto con otros dioses buenos. Le pidió a Kahshe, la piraña, que cortara la escalera para que los malos espíritus no pudieran subir. Udlaha y su gente se convirtieron en las Pléyades y Kuamachi es ahora Venus y Ahishama es Marte»

En la película animada Dream Tales, publicada por Acorn Media Publishing se presenta entre otros, el mito de la creación según las tradiciones Yekuanas.

Referencias[editar]

  1. Amodio, Emanuele (2007) "http://red.pucp.edu.pe/ridei/libros/la-republica-indigena-pueblos-indigenas-y-perspectivas-politicas-en-venezuela/ La república indígena. Pueblos indígenas y perspectivas políticas en Venezuela]"; Revista Venezolana de Economía y Ciencias Sociales 13(3): 175-188.
  2. a b c
    El contenido de este artículo incorpora material de una entrada de la Venciclopedia, publicada en español bajo la licencia GFDL.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • Watunna. Mitología makiritare. Marc de Civrieux. Monte Ávila Editores, Caracas, 1970