Agricultura de subsistencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Conuco»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Al igual que la mayoría de los campesinos en África subsahariana, este camerunés cultiva a nivel de subsistencia.

La agricultura de subsistencia es un modo de agricultura en la cual una parte de la tierra produce sólo lo suficiente para alimentar a la familia que trabaja en ella. Comúnmente, a las extensiones de tierra con dicho fin se les llama Conuco. Dependiendo del clima, condiciones de suelo, prácticas agrícolas, cultivares, crecimiento del cultivo, estatus de tenencia de la tierra y facilidades para mercadeo, se requiere generalmente entre 1.000 y 40.000 m2 (de 0,1 a 4 ha) por persona. En algunas áreas del trópico húmedo en Sudamérica, una explotación de ganadería extensiva de subsistencia puede requerir entre 15 y 20 ha/cápita o más. Los cultivos de ciclo corto (anuales o semianuales), estacionales, con períodos de fructificación sincrónicos en el área del cultivo. Los incrementos cíclicos de oferta durante las cosechas deprimen los precios y el agricultor que no puede consumir todo, pierde su producción. Esta situación es más crítica cuanto más perecedero sea el producto y más costoso su transporte a las áreas de consumo.

Esta constelación de limitantes fuerza a los agricultores de subsistencia a optar por los cultivos ilícitos (coca, marihuana y amapola), para los cuales hay una demanda estable y aún creciente y excelentes precios al por mayor y al detal, determinados por la ilegalidad, situación que hace de ellos casi que la única salida sostenible. Estas características, igualmente dificultan su reemplazo y erradicación y son causa complementaria de los grandes conflictos sociales del campesinado en la América Latina, particularmente en Colombia, Perú, México y Bolivia[1] [2]

La agricultura de subsistencia, por definición, produce únicamente suficiente alimento para sostener a sus agricultores a través de su actividad diaria normal. El buen clima puede ocasionalmente permitirles producir un excedente para venta o trueque, pero los excedentes son raros. Por ello, la agricultura de subsistencia no permite crecimiento, acumulación de capital o aún de mucha labor especializada. La familia agricultora dispone prácticamente sólo de las herramientas o bienes que puede producir por sí misma.

Factores favorables[editar]

En ausencia de obra externa, el área de la tierra que el agricultor puede cultivar en cada estación esta limitada a factores como disponibilidad de herramientas y la calidad del suelo. Si esta tierra no produce un excedente a causa de fertilidad del suelo, condiciones climáticas, herramientas y técnicas o disponibilidad de ola

En ausencia de un sector de comercialización agrícola bien desarrollado, sin demandas monetarias sobre el productor, tales como, impuestos No todos los agricultores tienen acceso a tanta tierra como pudieran cultivar. Las condiciones socioeconómicas pueden evitar la expansión de las parcelas agrícolas. Si las tradiciones hereditarias requieren que un lote se divida entre los hijos del propietario a su muerte, los tamaños de los lotes pueden decrecer constantemente.

La ayuda alimenticia puede aliviar una hambruna corta, pero no es nada para resolver el problema inherente de producción de subsistencia. No se considera que sea una solución a largo plazo.

La educación sobre técnicas agrícolas modernas ha tenido cierto éxito limitado, pero no tanto como originalmente se esperaba. Muchos instructores descubrieron que sus técnicas dependían de infraestructura, clima y recursos los cuales no estaban disponibles en la comunidad de subsistencia.

Otra alternativa a la educación ha sido el proveer a los agricultores con habilidades de mercadeo no-agrícola. Esto supone que el agricultor de subsistencia pudiera llegar a dejar la comunidad para buscar empleo en un lugar donde existan mayores recursos disponibles. Esta técnica ha encontrado cierto éxito marginal, porque a menudo ignora el deseo humano de permanecer en la comunidad.

Las adecuadas técnicas de riego pueden mejorar la producción de la tierra agrícola. Los métodos de irrigación tradicional pueden ser, intensivos de labor, gasto de agua, y pueden requerir una amplia infraestructura comunitaria, la cual es difícil de implementar. Existen nuevos tipos de equipos de irrigación disponibles que son a la vez económicos y eficientes con el agua. Sin embargo, muchos agricultores de subsistencia permanecen ajenos a las nuevas tecnologías, y son incapaces de adquirirlas, o tienen dificultad en mercadear sus productos después de invertir en equipos de riego.

Tecnologías apropiadas[editar]

Dentro de éstas se consideran un conjunto de prácticas tendente a mitigar las consecuencias del laboreo continuo, falta de rotación de cultivos y consecuente degradación de los suelos, procesos que son muy comunes en este tipo de agricultores casi siempre ubicados en tierras marginales, de menor valor agrícola.

Estas prácticas deben tener como premisa el no generar dependencia de recursos extraprediales (semillas híbridas, pesticidas, fertilizantes) así como de ser apropiables por este tipo de productores, de idiosincrasia tan particular. Se pueden mencionar entre otras: la rotación de cultivos, el uso de abonos verdes y la siembra directa adecuada a la escala y posibilidades de estos agricultores.

Los microcréditos, o créditos de muy pequeño monto (a menudo menor a 25 dólares americanos), pueden ayudar a los agricultores a comprar equipo o animales de cría. Alternativamente, los microcréditos pueden ayudar a los agricultores a encontrar gradualmente ocupaciones no agrícolas en sus comunidades.

La agricultura de subsistencia existe en nuestros días en Botsuana, Benín, Congo, Guinea, Kenia, Ruanda, Sierra Leona, Zambia, México, Panamá, Polinesia, Kiribati, Nueva Guinea, Tuvalu, Vanuatu y en extensas áreas de casi todos los países de Centro y Sudamérica, con la posible excepción de Uruguay y Chile.

Tipos[editar]

  • Intinerante por cremación
Se obtiene a partir de la quema del bosque o la sabana; Primero se cortan los matorrales y los árboles, y a continuación se les prende fuego (la ceniza es un buen fertilizante) y más tarde se planta, los campos son productivos unos cuatro años hasta que se agotan, entonces van a otro sitio y se realiza exactamente lo mismo y así abandonando campos, después de unos cuantos años vuelven al punto de partida. Se practica en las zonas ecuatoriales más pobres (golfo de Guinea, cuenca amazónica). Queman una parte de la selva o sabana que se disponen a cultivar, luego aprovechan la borralla como abono para plantas. Plantan en ese suelo durante 3 o 4 años seguidos, el suelo se agota y levantan campamento, trasladándose a otras zonas para rozar, quemar y volver a quemar.
  • Extensiva de secano (Artículo en construcción)

Se da en la sabana. Para evitar que se agote el terreno recurren al barbecho.

  • Irrigada del arroz (Artículo en construcción)

Es propia de Asia monzónica. Llueve mucho durante la mitad del año, lo que le permite coger 2 cosechas de arroz. El arroz es el que permite alimentar la enorme población de Asia monzónica. Es una agricultura intensiva en la que se aprovecha cada palmo de terreno para obtener cuanta mas producción mejor.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Carrizosa Umaña, Julio. 2000. Cultivos ilícitos, injusticia social y guerra: un sistema integral. pp. 15 - 17 en: Memorias del taller Medio ambiente, cultivos ilícitos y desarrollo alternativo. 247 p. Paipa, Boyacá, Colombia, septiembre 21. - 23. de 2000. Ministerio del Medio Ambiente, SINA, GTZ. [ ISBN 958-9487-13-0 ]
  2. En el banco de casos Trade and Environnment Database del Prof. Dr. James R. Lee, American University, School of International Service, (Washington D. C., Estados Unidos), se encuentran no menos de 30 casos relacionados con la economía, ecología y política de los cultivos ilícitos en Sudamérica.