Proceso Kraft

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El proceso Kraft, también conocido como pulpeo Kraft o pulpeo al sulfato, es usado en la producción de pulpa o pasta de celulosa. Su nombre deriva del alemán y sueco Kraft, que significa "fuerza". En la literatura aparece tanto en mayúsculas como en minúsculas, por la particularidad de la lengua germana de capitalizar todos los sustantivos. Fue desarrollado por el alemán Carl Dahl en 1887[1] y actualmente se usa para el 80% del papel producido a nivel mundial.

Diagrama Proceso Kraft.jpg

Descripción[editar]

El proceso implica la utilización de hidróxido de sodio(NaOH) y sulfuro de sodio(Na2S) para extraer la lignina de las fibras de la madera, usando grandes recipientes a presión llamados digestores. El líquido que se separa, llamado licor negro, es concentrado por evaporación y quemado en una caldera de recuperación para generar vapor de alta presión, que puede utilizar para las necesidades de vapor de la planta o para la producción de energía eléctrica. Las plantas modernas son más que autosuficientes en la producción de energía.

La porción inorgánica del licor es usada para regenerar el hidróxido de sodio y el sulfito de sodio necesario para el pulpeo. En el caso de las maderas de coníferas, una sustancia jabonosa se obtiene como subproducto de la evaporación; ese jabón es acidificado para producir aceite de pino, una fuente de resinas, ácidos grasos y otros químicos. También se obtiene aguarrás.

Subproductos[editar]

Subproductos derivados del sulfuro de hidrógeno y otros compuestos volátiles sulfurados son los causantes de las emisiones con olor desagradable características de estas plantas. Sin embargo, en las plantas modernas estos olores sólo son perceptibles durante los cortes de mantenimiento o en otros eventos poco frecuentes. Así mismo, las emisiones de dióxido de azufre, causantes de lluvia ácida, son mucho menores que en plantas de pulpeo que utilizan otros procesos. Sin embargo, la pulpa producida es más oscura, por lo que los procesos de blanqueo deben ser más eficientes.

Los efluentes generados son tratados biológicamente en plantas para tal fin, lo que garantiza que los mismos no son contaminantes para el curso de agua receptor de los mismos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Carl F. Dahl (German inventor)» (en inglés). Encyclopædia Britannica, Inc.. Consultado el 19 de abril de 2014.