Peter Sutcliffe

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Peter William Sutcliffe
Nombre Peter William Sutcliffe
Nacimiento 2 de junio de 1946
Bandera del Reino Unido Bingley, Yorkshire del Oeste, Inglaterra
Nacionalidad británico

Peter William Sutcliffe (Bingley,[1] Yorkshire del Oeste, Inglaterra, 2 de junio de 1946) fue un asesino en serie británico, que operó entre finales de los años setenta y principios de los ochenta del siglo XX, esencialmente en el condado de Yorkshire. Su modus operandi incluía mutilaciones abdominales y genitales, y extracción de órganos, lo que le valió el apodo de El destripador de Yorkshire.[2]

Asesinó a trece mujeres y agredió gravemente a otras siete; no todas sus víctimas eran prostitutas, pero sí la mayoría.

Su camino hacia el crimen[editar]

Peter Sutcliffe creía estar oyendo voces mientras llevaba a cabo su trabajo de enterrador en el cementerio de su natal pueblo de Bingley –población rural a doscientas millas al norte de Londres-.

Una tarde, cuando ejercía su fúnebre labor, oyó o creyó oír la voz por primera vez. Se inquietó y dejó caer de súbito la pala con la cual venía cavando un hoyo para introducir el ataúd que yacía a sus pies.

Nerviosamente, se puso a buscar a su alrededor intentando identificar la procedencia del sonido. El ser que lo llamaba le hablaba en tono suave, gentil, y persuasivo. No le impartía mandatos ni amenazas, sino tan sólo le formulaba sugerencias.

Siguió el eco, y se dirigió hacia la antigua tumba cubierta de maleza de un hombre polaco, fallecido muchos años atrás, y contempló el crucifijo grabado en la lápida.

Pensó que el rumor surgía de esa tumba. Al comienzo sólo era un murmullo, frases sin conexión ni sentido, pero luego, la resonancia se tornó más nítida, y el joven comprendió que la voz ahora le daba órdenes.

El sepulturero regresó a su casa embelesado por aquella experiencia casi religiosa, y definió a esos sonidos como “La voz de Dios”, según contó posteriormente.

Lo extraño fue que la voz, que al principio era amable y reconfortante, al transcurrir los meses, le sugirió que debía volverse violento.

Una prostituta le escamoteó unos dólares sin proporcionarle el correspondiente servicio, y se burló de él en la taberna del pueblo frente a sus amigos. Y el ahora mesiánico Peter no podía perdonar semejante afrenta.

Animado por “La Voz”, concluyó que su misión terrenal consistía en liquidar a todas las prostitutas posibles, porque las consideraba las responsables de la mayoría de las lacras sociales.

Ya antes de su contacto místico, Sutcliffe había lesionado a una vieja meretriz, a la cual atropelló propinándole furiosos embistes en la cabeza con un calcetín dentro del cual había introducido una piedra.

A su vez, había protagonizado reyertas absurdas. Le asestó un puñetazo a un amigo por una broma sin trascendencia que aquél le hiciera –el impacto fue tan violento que se fracturó la muñeca-, y también le pegó con un mazo en el cráneo a un compañero de trabajo, dejándolo inconsciente.[3]

Cronología de sus asesinatos[editar]

Sus víctimas mortales fueron las siguientes:

  • Wilma Mc Cann, 28 años (30-10-1975).
  • Emily Jackson, 42 años (20-1-1976).
  • Irene Richardson, 28 años (5-2-1977).
  • Patricia Atkinson, 32 años (23-4-1977).
  • Jayne Mac Donald, 16 años (26-6-1977).
  • Jean Jordan, 20 años (1-10-1977).
  • Ivonne Pearson, 21 años (21-1-1978).
  • Helen Rytka, 18 años (31-1-1978).
  • Vera Milward, 40 años (10-5-1978).
  • Josephine Whitaker, 19 años (4-4-1979).
  • Barbara Leach, 20 años (2-9-1979).
  • Margarita Paredes, 37 años (20-8-1980).
  • Jacqueline Hill, 20 años (17-11-1980).

Modus operandi[editar]

Para perpetrar sus homicidios se valía de un arsenal de instrumentos improvisados muy dispar. Acometía tanto con martillos y cuchillos como con sierras metálicas. Su arma letal preferida eran los destornilladores, cuyas puntas aguzaba para blandirlas a manera de puñales. Su encarnizamiento era tan tremendo que en una autopsia los forenses llegaron a contar cincuenta y dos puñaladas infligidas sobre el cadáver de turno.

Aunque de baja estatura era sumamente fornido, y el frenesí que lo imbuía al emprender sus asaltos lo tornaba en extremo peligroso. Merodeaba alrededor de sus presas, y en el momento propicio las golpeaba con un martillo hasta partirles el cráneo.

Cuando le era posible, derribaba a la mujer agredida pateándola tan fuertemente con sus negras botas de cuero, que las marcas de las suelas quedaban impresas en la piel. Una vez que tenía a la víctima indefensa en el piso, la remataba asestándole golpes en la cabeza y, acto seguido, le infería hondos cortes en el vientre con un cuchillo o mediante un agudo destornillador.

En ciertas ocasiones sustrajo órganos a los cadáveres, crueldad que le valió el nombre de “Destripador”.

Captura y prisión[editar]

Resulta discutible que Sutcliffe fuera un enajenado inimputable, pues es demasiado patente el grado de organización exhibido en sus crímenes, según opinan muchos analistas que estudiaron este asunto. Mostró suma astucia antes y después de consumar los asesinatos.

Sus violentos ataques iban precedidos de un minucioso estudio del terreno, y sabía cómo escapar luego de haber ejecutado cada acometida. Siempre portaba consigo las armas letales, detalle muy significativo que da cuenta de planificada organización a la hora de llevar a término las fechorías.

Tan cauto demostró ser Sutcliffe, que su aprehensión fue debida tal sólo a la buena suerte que tuvieron las fuerzas del orden.

El 2 de enero de 1981, dos policías del sur de Yorkshire detectaron por casualidad un vehículo sospechosamente mal aparcado a la entrada de una carretera privada. Dentro del rodado estaba el asesino, quien se aprestaba para quitar otra vida en la persona de la meretriz sentada a su lado.

El sargento Bob Ring y el agente Robert Hides se apersonaron al conductor entablando una charla de rutina. Al chequear las placas del automóvil descubrieron que las visibles estaban mal adosadas encima de otras legítimas, señal de que podría tratarse de un automóvil robado.

Antes de ser arrestado, Sutcliffe logró deshacerse de las herramientas con las que pensaba ultimar a la mujer, arrojándolas sobre una pila de hojas.

Una vez que fue conducido a la comisaría, otras pruebas lo incriminarían. Allí podía apreciarse el retrato robot del destripador de Yorkshire. Sus asombrados captores no pudieron dejar de advertir el gran parecido entre esa imagen y el rostro del hombre al cual minutos atrás habían detenido por el muy menor delito de hurto.

No versarían sobre el robo de un coche las preguntas que le formularon los investigadores, sino acerca de su responsabilidad en la autoría de alevosos homicidios.

Sutcliffe cayó en gruesas contradicciones y, tras un maratónico interrogatorio que duró dieciséis horas, terminó confesando plenamente su culpa.

Aunque alegó locura, el primer tribunal que lo juzgó lo halló cuerdo y lo sentenció a cadena perpetua, siendo confinado en el presidio de alta seguridad de Parkhurst desde mayo de 1981.

Sólo permaneció encarcelado allí durante un año y cuatro meses. Los psiquiatras que lo examinaron en la cárcel concluyeron en que se lo debía recluir en un hospital para enfermos mentales.

Fue entonces derivado al asilo de Broadmoor, cercano a Londres, donde sigue recluido hasta el presente. El Tribunal Supremo británico rechazó su apelación de solicitud de libertad en el año 2010, confirmando la cadena perpetua impuesta.

Para la integridad física de Sutcliffe, su traslado al hospicio fue muy adecuado, pues en la prisión común su vida corría grave peligro. La más seria de las agresiones –donde estuvo al borde de perder un ojo- la sufrió a manos de dos indignados compañeros de celda, quienes lo apalearon con saña provocándole heridas en su cabeza y su rostro. [4]

Pese a que la opinión generalizada a nivel popular y de prensa apoyó el dictamen pericial de los forenses que declararon a Sutcliffe psicótico inimputable penalmente (razón por la cual terminó siendo derivado a un hospital psiquiátrico), hay autores que dudan que fuera un enajenado total, pues estiman que su conducta era inherente a la de un asesino organizado (psicópata).

Por definición los asesinos organizados son conscientes de sus actos, no son perturbados mentales y, por lo general, se los considera psíquicamente competentes para conocer y compreder sus actos.[5]

Se destaca que este delincuente portaba encima las armas con las cuales ejecutaba sus agresiones, lo cual se conoce en criminología con el nombre de "kit de asesinato". A su vez, se alega que preparaba con anticipación los ataques y que escogía los lugares más adecuados para escapar luego de sus acometidas. [6]

Otros argumentos que abogan por que podría haber exagerado su perturbación para aliviar su condena, radican en que optaba por atacar a las presas humanas que veía más vulnerables en un momento determinado. Se sabe que hubo mujeres agredidas por esa razón de oportunidad, y no porque encajaran con el perfil de prostitutas que, según proclamó este homicida, eran las únicas personas que deseaba exterminar. Se cita como ejemplo a las víctimas Jayne Mac Donald, empleada de una tienda de ultramarinos, así como Bárbara Leach, estudiante de la Universidad de Bradford.[7]

Influencias y consecuencias de sus crímenes en la sociedad británica[editar]

Intelectuales feministas consideraron que las acciones de Sutcliffe implicaban una expresión de misoginia, extendida en una cultura que estimula una sexualidad masculina basada en la violencia y en la agresión, en este caso contra las mujeres.

Se entendió que la sexualidad del asesino y, en general, la sexualidad masculina, estuvo centralmente implicada en esa serie de asesinatos y que, lejos de ser una desviación de la norma, Peter Sutcliffe representó una exageración de la misma, en tanto la violencia y la agresión son componentes fundamentales de la sexualidad masculina, tal como lo interpreta la sociedad actual.[8]

Otro fenómeno provocado por estos homicidios radicó en que parecen haber fomentado una conducta extraña en parte de la población británica. Se detectó una suerte de “contagio”, dado que una plétora de presuntos “Destripadores” comenzó a acosar a las mujeres en las calles.

Se descubrieron casos de hombres que violaron a sus víctimas, aterrorizándolas con la afirmación de que eran el destripador de Yorkshire. Y otros hombres que se ofrecieron a proteger a las mujeres de la vesania de este asesino resultaron ser acosadores.

Lo intolerable fue que el propio Peter Sutcliffe acompañaba a la secretaria de su jefe desde el trabajo a casa para protegerla del villano, y participó en un grupo de acción ciudadana a fin de ayudar en la captura del Destripador.[9]

Tras el arresto del asesino múltiple, la policía inglesa comprendió que había cometido muchos errores durante las pesquisas, y este reconocimiento dio origen a un proceso de revisión que desembocó en la creación de la National Crime Faculty en 1995, la cual al presente se ha convertido en un punto clave en la investigación de delitos graves en el Reino Unido.[10]

Referencias y notas[editar]

  1. Bingley, población rural aledaña a Bradford.
  2. Se reitera, los asesinaos se cometieron en el condado de Yorkshire, y la prensa comenzó a llamar "Destripador de Yorkshire" al anónimo asesino, antes de descubrirse su identidad, en atencióna al lugar donde mayoritariamente se consumaban los homicidios. O sea, el mote se hizo público desde antes de capturarse al criminal, por lo cual no importaba donde hubiera nacido o residiese éste, sino que se debió al lugar de los asesinatos. En realidad, el criminal bien podía haber nacido o residido en Liverpool o en Londres o en cualquier otro lado, que igual hubiera pasado a la historia como "Destripador de Yorkshire" (referencia admitida sin dudas en toda la literatura seria al efecto, y en particular en "Mi vida con los asesinos en serie", Helen Morrison, p. 172).
  3. Helen Morrison, Harold Goldberg (2004). «Mi vida con los asesinos en serie» (en español). «Traducción de Gemma Deza Guil, Editorial Océano, Barcelona (España), pp. 167-170.».
  4. Gabriel Antonio Pombo (2010). «Historias de asesinos» (en español). «pp. 179-180.».
  5. Robert K. Ressler, Tom Shachtman (2003). «Dentro del monstruo: Un intento de comprender a los asesinos en serie» (en español). «Traducción de María Faidella, Alba Editorial, Barcelona (España), p. 20.».
  6. Gabriel Antonio Pombo (2010), Historias de asesinos, p. 179.
  7. Helen Louise Morrison, Harold Goldberg (2004), Mi vida con los asesinos en serie, p. 170.
  8. Lucy Bland (2006). «Feminicidio: La política del asesinato de las mujeres, el caso del Destripador de Yorkshire» (en español). «Ediciones UNAM, ciudad de México (México), pp. 485-486.».
  9. Judith Walkowitz (1995). «La ciudad de las pasiones terribles: Narraciones sobre el peligro sexual en el Londres victoriano» (en español). «Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia, Ediciones Cátedra, Madrid (España), p. 444.».
  10. Raúl Torre, Daniel Silva (2006). «Perfiles criminales» (en español). «Ediciones argentinas Dosyuna, Buenos Aires (Argentina), pp. 2-6.».