Parque arqueológico Puig de sa Morisca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Montículo de la base del parque.
Túmulo situado en la urbanización Son Ferrer a 2 kilómetros de distancia campo a través.

El Puig de sa Morisca es una pequeña elevación montañosa que se encuentra situada en la localidad turística de Santa Ponsa, núcleo de población del municipio español de Calviá. (Mallorca). Desde el 2002, la colina es preservada como parque arqueológico, adaptado y abierto al público por la consejería de turismo del gobierno balear y el ayuntamiento del municipio para el disfrute de turistas y visitantes. También forma parte del entramado del Paseo Calviá, el cual está considerado como el Pulmón verde del municipio. El total de su extensión abarca 35 hectáreas.

El parque es el centro de varios yacimientos arqueológicos y contiene restos de lo que fue un talayote de nueve metros de diámetro, de planta circular y con el portal en buen estado. En un radio de diez kilómetros se han localizado más de quince yacimientos, nueve restos arquitectónicos de interés etnológico y una amplia representación de comunidades vegetales presentes en el archipiélago Balear. Desde la cima de la montaña se divisa una amplia vista panorámica lo cual explica la elección del lugar por sus antiguos pobladores. Además, se encuentra rodeado por un pequeño bosque de tipo mediterráneo de pinos (Pinus halepensis) y de un sotabosque formado por matas (Pistacia lentiscus), guirnalda (Lavandula dentata), estepa blanca (Cistus albinus) y botja de cuques (Anthyllis cytisoides).[1]

Se estima que el poblado fue habitado desde los tiempos talayóticos hasta el año 1229, cuando el rey Jaime I desembarcó en la isla con la intención de arrebatársela a los sarracenos.

Se cree, que durante el recorrido hacia la capital de la isla, las tropas de Jaime I ocuparon la cima de este monte como primer objetivo militar, ya que desde este montículo se controla una amplia zona.[2] En el mismo lugar, un equipo de arqueólogos, descubrió en 2008 en un contexto del siglo XIII, un pequeño escudo de metal con blasón que se cree de los caballeros Togores, junto a otros restos musulmanes.[2]

En la urbanización Son Ferrer, (unos 2 kilómetros campo a través) se encuentran los restos de un túmulo (o turriforme escalonado) y también de una cueva sepulcral de unos seis metros de largo. Así mismo, en el bosque entre el golf de Santa Ponsa y Son Ferrer, existen restos de un poblado de navetiformes.

Puig de Sa Morisca 019[editar]

En la cumbre de la colina se encuentran los restos de una torre circular de 9 metros de diámetro que, al mismo tiempo, presenta unos murallones discontinuos que defienden los puntos de acceso más vulnerables. Existen restos de un conjunto de habitaciones de indeterminado número que se extienden al pie de la colina, junto a un murallón ciclópeo que formaba un segundo recinto defensivo.

Referencias[editar]

Notas
  1. «Conservación y recuperación del medio natural.». Ajuntament de Calvià. (26 de octubre de 2005). Consultado el 10 de noviembre de 2011.
  2. a b Bartomeu Bestard (1 de enero de 2008). «Un hallazgo arqueológico singular del siglo XIII. El escudo de Togores». Consultado el 7 de noviembre de 2010.

Enlaces externos[editar]