Onán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Onán (אוֹנָן "fuerte", hebreo Onan, hebreo tiberiano ʾÔnān) es un personaje que aparece en la Biblia, en el libro del Génesis. Era el segundo hijo de Judá. Su nombre es el origen del término sexual onanismo (que se usa como sinónimo de masturbación), aunque también hay quienes piensan que esto procede de una mala interpretación del texto bíblico que en todo caso relata una interrupción del coito o coitus interruptus y no una masturbación.

Historia[editar]

Después de que su hermano mayor falleciera, Onán debía casarse con su viuda Tamar, tal y como dictaba la Ley judía. Según la Biblia, cada vez que tenía una relación sexual con su cuñada, eyaculaba sobre la tierra -practicaba el coitus interruptus. Según la ley de su tiempo, un hijo tenido con Tamar no sería considerado suyo, sino un niño tardo de su hermano. Este hijo tardo heredaría los derechos de la primogenitura (por ser considerado hijo de Er, el hermano mayor), desplazando a un segundo lugar a Onán. Éste no cumplió sus órdenes, entonces como respuesta Dios mató a Onán.

7 - Y Er, el primogénito de Judá, fue malo ante los ojos de YAHVE, y le quitó YAHVE la vida.

8 - Entonces Judá dijo a Onán: Llégate a la mujer de tu hermano, y despósate con ella, y levanta descendencia a tu hermano.
9 - Y sabiendo Onán que la descendencia no había de ser suya, sucedía que cuando se llegaba a la mujer de su hermano, vertía en tierra, por no dar descendencia a su hermano.

10 - Y desagradó a los ojos de YAHVE lo que hacía, y a él también le quitó la vida.[1] [2]

Interpretación[editar]

La interpretación judía consiste en que Onán derramó su semilla (semen), y por tal motivo fue condenado a muerte (ej. Talmud Babilonio, tratado de Nidá, 13a). Ese pasaje es citado como una razón para prohibir tanto la masturbación como el coitus interruptus, ya que el principal pecado en ello sería el desperdicio o derramamiento de semen.

Los autores católicos medievales también entendieron la acción de Dios en esta historia, como una condena en contra de la masturbación o contraconcepción, y a causa de ello se creó el concepto de "pecado de Onán". Esta interpretación fue sostenida por personalidades importantes en la iglesia, tales como San Jerónimo de Estridón, quien hace una explícita referencia al acto sexual de Onan:

"Pero me pregunto por qué él (el hereje Joviniano) puso a Judah y Tamar ante nosotros como ejemplo, a menos que por casualidad incluso las rameras les den placer; u Onán, quien fuera matado porque se resistió a permitir ser la semilla de su hermano. ¿Acaso imaginaba que aprobamos cualquier relación sexual excepto para la procreación? (Jovinian 1:19, A.D. 393).

Aunque Clemente de Alejandría no hace referencia explícita al onanismo, ciertamente refleja el punto de vista de los primeros cristianos, es decir, que aborrecían el "derramamiento de la semilla":

Debido a su institución divina para la propagación del hombre, la semilla no debe ser eyaculada en vano, ni dañada ni desperdiciada. (El Instructor de niños (The Instructor of Children) 2:10:91:2 191 d. C.).
Tener coito con otra intención cualquiera que no sea procrear es lesionar a la naturaleza. (El Instructor de niños (The Instructor of Children) 2:10:95:3)

Una interpretación dice que el propósito de estos versículos fue, probablemente, denotar el castigo por violar las leyes del matrimonio de levirato, que era una ley divina. El propósito de esta forma de matrimonio era el de prevenir que una viuda sin hijos fuera hecha miserable, al no tener a un esposo o hijo que viese por ella por no ser capaz de poseer propiedad por ella misma; por lo que el trato de Onán hacia Tamar fue considerado cruel según la Ley. Según esta interpretación, el pecado de Onán fue, principalmente, la codicia; deseaba quedarse con la primogenitura y con toda la herencia de su padre que así no tendría que repartir con sus sobrinos. Otra interpretación del pasaje es que, independientemente o junto a la anterior interpretación, el pecado principal de Onán fue impedir la fecundación, ya sea por coitus interruptus o masturbación, ya que en ambos casos el resultado es el mismo: la deposición de semen fuera de la vagina y por tanto se previene que los espermatozoides se unan con un óvulo. De esta forma, la enseñanza católica (que considera el inicio de la vida con la concepción) iguala esto con el uso del preservativo debido a que el esperma queda bloqueado antes de completar su propósito, aunque admite como lícitos moralmente los métodos naturales de control de natalidad (como puede leerse en la encíclica Humanae Vitae)

Cultura popular[editar]

  • Existe un cortometraje titulado "Onán" donde un joven adolescente, en la España de los setenta, descubre su sexualidad a través de una revista erótica. Directores: Abraham López Feria y Pablo Tébar.
  • Dorothy Parker, poetisa norteamericana, se hizo famosa por declarar una vez que su periquito se llamaba Onán por tirar su semilla.
  • El cantante Momus, en su álbum titulado Stars Forever (Estrellas para siempre), tiene una canción dedicada a "Onán el Bárbaro".
  • Las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre la masturbación fueron la inspiración para la canción Todo esperma es sagrado en la película de los Monty Python El sentido de la vida.
  • En el tema "Yo quiero ser muy promiscuo", del cantautor madrileño Ismael Serrano, el artista pone en boca de su protagonista la afimación de que "quiere ser muy promiscuo, [...] porque está un poco harto del pecadillo de Onán". El mismo autor en el tema "Canción del amor propio" canta "...y alla voy, menudo soy, me dedico un arrechucho, sin riesgos, sin contemplaciones, dudo que nada me satisfaga mejor que un servidor".
  • El dicho de poca paja poco trigo hace alusión a la profusa actividad masturbatoria de los púberes,seguidores pragmáticos de Onán [3]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]