Monitorización electoral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Monitorización Electoral es la activa vigilancia de elecciones por uno o más partidos independientes, generalmente de otro país o de una Organización No Gubernamental (ONG), principalmente para evaluar la conducta de un proceso electoral sobre la base de la legislación nacional y de los estándares internacionales. Hay observadores electorales nacionales e internacionales. Monitores que no evitan directamente el fraude electoral, pero sí asientan y reportan tales circunstancias. La observación electoral mira cada vez más el proceso electoral por un período más largo de tiempo, en lugar de hacerlo solamente durante el día de los comicios. La legitimidad de una elección puede ser afectada por la crítica de los monitores, siempre que sean vistos como imparciales. Un destacado individuo es a menudo señalado como líder honorario de una organización de monitorización en un esfuerzo por exaltar su propia legitimidad.

Historia[editar]

La primera elección monitorizada fue un plebiscito en Moldavia y Valaquia que fue monitorizado por la mayoría de los principales poderes europeos. La monitorización electoral era poco común hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Las actividades de observación electoral se han expandido significativamente luego del final de la Guerra Fría, junto con el desarrollo de estándares internacionales sobre el comportamiento de elecciones democráticas.

En los años 1990s, la observación electoral internacional se enfocó en elecciones de países con democracias débiles o en transición. Sin embargo, en épocas recientes, ha habido un creciente número de misiones observadores de monitorización electoral en democracias de larga tradición, incluyendo Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Suiza.

Organizaciones[editar]

Las organizaciones internacionales como la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, la Unión Europea, la Secretaría Mancomunada, el Consejo de Europa y la Unión Africana despliegan regularmente equipos de monitorización. Las Naciones Unidas ya no facilitan servicios de monitorización, en su lugar, se enfocan en la asistencia electoral. Gobiernos individuales también participan en esfuerzos de monitorización, generalmente bajo el cobijo de una organización internacional. Estos esfuerzos nacionales son usualmente gestionados por la comisión electoral local. Una amplia selección de ONGs participan en los esfuerzos de monitorización. El Centro Carter, por ejemplo, jugó un papel importante — con la División de Asistencia Electoral de las Naciones Unidas y el Instituto Democrático Nacional — en construir consenso sobre un conjunto común de principios internacionales para la observación electoral.[1]

La observación internacional está complementada en muchos países por grupos locales de observadores.

Métodos[editar]

Las misiones de observación electoral en estándar internacional, tal y como se despliegan, por ejemplo, la Comisión Europea o la OSCE Oficina para Instituciones Democráticas y de Derechos Humanos (ODIHR), monitorizan todo el proceso electoral. Expertos electorales y observadores a largo plazo comienzan su trabajo semanas antes del día de las elecciones, observando el registro de candidatos, el marco legal, la situación de los medios, el trabajo administrativo electoral y el ambiente de campaña. El día de las elecciones, los observadores a corto plazo monitorizan la apertura de las estaciones de votación, el sufragio y el conteo y tabulación de los resultados. Luego del día de las elecciones, los observadores permanecen en el país por unas pocas semanas para monitorizar cómo los posibles defectos relacionados a las elecciones y las quejas son manejadas por la administración electoral y el sistema judicial. Los hallazgos de los observadores se publican en reportes emitidos luego del día de las elecciones.

Muchos observadores locales tienden a ser partidistas, cuidando los intereses de su partido y es un reto para los observadores internacionales analizar la información que reciben de estas fuentes.{{en:Fact|date=February 2007}} Sin embargo, también hay numerosos grupos locales de observadores no partidistas en muchos países. La objetividad de algunos observadores internacionales también es cuestionada.[2] Existen organizaciones de la sociedad civil nacional M.O.E. que asumen un papel neutral y observador de la constitución acordada.

Observadores a largo plazo (LTO)[editar]

La mayoría de las misiones de monitorización envían un pequeño grupo de observadores a largo plazo (conocidos como LTOs), por un período de seis a ocho semanas. Un mayor número de observadores a corto plazo (conocidos como STOs) luego se unen a la misión, para la semana final de la campaña. STOs facilitan principalmente observación cuantitativa de estaciones de votación y procedimientos de conteo, con los LTOs ofreciendo análisis cualitativo e información contextual acerca de una más amplia situación política.[cita requerida]

Monitorización electoral local y regional[editar]

Aunque la mayoría de las organizaciones de observadores internacionales tienen una resolución de observar elecciones parlamentarias, el Congreso del Consejo de Europa, en cooperación con la Comisión de Venecia, está específicamente constituido para monitorizar elecciones locales y regionales y es único en este sentido. Desde 1990, más de 50 procesos electorales han sido observados por el Congreso. En América nacen también oraganizaciones de la sociedad civil que se dedican a observar las elecciones, una gran mayoría coordinadas por transparencia internacional. La M.O.E. ha observado más de 24 procesos electorales, entre estos elecciones nacionales y locales, atípicos y de otra índole funcional.

La Estrategia del Congreso sobre observación electoral está basada en tres líneas de acción:

  • La monitorización electoral del Congreso debería contribuir a establecer marcos institucionales, que cumplan con los principios que subrayan la democracia local, como está asentado en el Cartel Europeo de Gobierno Local. A la luz de esto, el Congreso acentúa el diálogo post-electoral como parte de su trabajo en monitorizar la democracia local y regional. El objetivo es mejorar el siguiente proceso, dadas las recomendaciones adoptadas por el Congreso luego de las misiones de observación electoral y así facilitar su implementación.
  • La monitorización electoral del Congreso debería contribuir a promover la conciencia sobre el significado de la democracia a nivel local y regional.
  • Haciendo uso del rol único del Congreso en el campo de la observación electoral, los esfuerzos también están hechos para implementar la capacidad operativa de las misiones de observación electoral.

Monitorización de elecciones parlamentarias[editar]

Referencias[editar]

Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]