Miguel el Valiente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Mihai Viteazul»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Miguel el Valiente / Mihai Viteazul
Príncipe de Transilvania, Moldavia y Valaquia
Mihai Viteazul woodcut.jpg
Grabado de Miguel el Valiente.
Información personal
Nombre secular Mihai Pătraşcu
Fallecimiento 9 de agosto de 1601
Religión Cristiano ortodoxo
[editar datos en Wikidata ]

Miguel el Valiente (en rumano: Mihai Viteazul; en húngaro: Vitéz Mihály; 15589 de agosto de 1601) fue un voivoda de Valaquia (15931601), Príncipe de Transilvania (15991600) y de Moldavia (1600). Durante su reinado, que coincidió con una guerra entre los Habsburgo y los otomanos, esos tres principados que forman el territorio de la actual Rumanía y República de Moldova, se unieron por primera vez bajo un monarca rumano, aunque la unión duró apenas seis meses. Aun así, Miguel el Valiente es considerado un gran héroe nacional en Rumanía, y su figura es invocada en el himno de Rumania.

Primeros años[editar]

Considerado por muchos el hijo ilegítimo del príncipe valaco Pătraşcu cel Bun con una concubina llamada Teodora (es posible que él mismo usara esta historia para justificar su reinado), Miguel el Valiente llegó a ser Ban de Mehedinţi en 1588, stolnic en la corte de Mihnea Turcitul hacia el final de 1588, y Ban de Craiova en 1593, durante el reinado de Alexandru cel Rău. En septiembre de 1593, con la ayuda del Imperio otomano, Miguel llegó a ser príncipe de Valaquia, empezando a reinar efectivamente en el 11 de octubre.

No mucho tiempo después, Miguel empezó a luchar en contra de su protector otomano. El año siguiente se inscribió en la alianza cristiana de los poderes europeos en contra de los turcos, firmando tratados con Segismundo Báthory de Transilvania y Aron Vodă de Moldavia. Empezó una campaña en contra de los turcos en el otoño de 1594, conquistando varias fortalezas cerca del Danubio, incluyendo a Giurgiu, Brăila, Hârşova, y Silistra.

En 1595, en Alba Iulia, Miguel firmó un tratado con Segismundo Báthory, a través del cual Valaquia (en rumano Țara Românească) quedaba bajo la soberanía de Transilvania, que en cambio debería mandar ayuda en contra de los otomanos. En el 23 de agosto de 1595 (13 de agosto, según el calendario antiguo), en la Batalla de Călugăreni, Miguel derrotó al ejército otomano liderado por Sinan Pasha.

A pesar de la victoria, por falta de tropas, tuvo que retirarse a Transilvania. Junto con el ejército de Segismundo Báthory, que contaba con 40 000 hombres, capturó Târgovişte (8 de octubre), Bucarest (12 de octubre) y Brăila, temporalmente liberando a Valaquia del dominio otomano. La lucha en contra de los otomanos continuó en 1596, cuando Miguel hizo varias incursiones al sur del Danubio, específicamente en Vidin, Pleven, Nicópolis, y Babadag, donde fue apoyado por los búlgaros durante la Primera Rebelión de Tarnovo.

Transilvania y Moldavia[editar]

Escudo de los tres principados unidos.

En abril de 1598 Segismundo abdicó como príncipe de Transilvania a favor del Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Rodolfo II (quien era también Rey de Hungría), cambió su decisión en octubre de 1598, para abdicar de nuevo, ésta vez a favor del cardenal Andrés Báthory, su primo. Esto dejó a Transilvania caer bajo la influencia del Rey de Polonia, Segismundo Vasa, mientras que Miguel el Valiente reafirmó su relación con su único aliado, el Emperador Rodolfo. Miguel empezó una campaña en contra de Andrés Báthory en el 5 de octubre de 1599, apoyado por los székely, mientras que el general habsburgo Giorgio Basta entró en Transilvania desde el oeste al mismo tiempo.

El 18 de octubre, Miguel consiguió una importante victoria contra Andrés Báthory en la Batalla de Şelimbăr, ganando el control sobre Transilvania. Con mucha pompa, Miguel entró en la capital de Transilvania, Alba Iulia, recibiendo las llaves de la fortaleza del obispo Demeter Napragy (evento representado después en la historiografía rumana).

Como Miguel demandó la región de Partium, y rechazó reconocer los derechos del emperador austríaco Rodolfo II sobre Transilvania, el Emperador dejó de subsidiar al ejército de Miguel. Para conseguir fondos necesarios, Miguel empezó una campaña en contra de Moldavia, derrotando al ejército compuesto (polaco y moldavo) de Ieremia Movilă en Bacău. Esta victoria alcanzó gran importancia pues tuvo como resultado que los tres principados históricos rumanos (Valaquia, Transilvania y Moldavia) fuesen gobernados de manera conjunta por Miguel (aunque oficialmente Valaquia estaba gobernada por Nicolae Pătraşcu), abarcando casi todo el territorio de población rumana que corresponde a las fronteras modernas de Rumania.

Los estados vecinos se alarmaron con el cambio en la balanza de poderes generado por un solo estado rumano de bastante poder, pero también se alarmó la nobleza húngara de Transilvania que se rebeló en contra de Miguel. Con la ayuda de Giorgio Basta, los nobles húngaros consiguieron derrotar a Miguel en la Batalla de Mirăslău, obligándole a dejar Transilvania. Luego un ejército polaco liderado por Jan Zamoyski echó a los valacos de Moldavia y derrotó a Miguel en la batalla del río Teleajăn. El ejército polaco entró también en el este de Valaquia, nombrando príncipe a Simion Movilă. Solo quedaron fuerzas fieles a Miguel en la región de Oltenia.

Muerte y legado[editar]

Miguel pidió nuevamente ayuda a Rodolfo II, quien aceptó ayudarle sólo porque el mariscal Giorgio Basta había perdido el control efectivo sobre Transilvania, que prácticamente estaba en los manos de la nobleza húngara liderada por Segismundo Báthory. Mientras tanto, las fuerzas de Valaquia fieles a Miguel, después de un primer intento fallido, consiguieron derrocar a Simion Movilă y se preparaban para entrar de nuevo en Transilvania. Miguel, aliado con Basta, derrotó a la nobleza húngara en Gurăslău. Sin embargo, ante el temor que Miguel volviese a controlar Transilvania tras haber recuperado Valaquia y así restaurase otro poderoso estado rumano, Basta ordenó después el asesinato de Miguel, que tuvo lugar en Câmpia Turzii el 9 de agosto de 1601.

El reinado de Miguel el Valiente, con su distanciamiento del Imperio otomano, relaciones tensas con los grandes poderes europeos (como Hungría, Austria y Polonia), y la unificación de los tres principados rumanos bajo su mando, fue considerado en los siglos que le siguieron como un precursor de la Rumanía moderna — una tesis argumentada especialmente por Nicolae Bălcescu, figura notable de la Revolución de 1848. Ésta teoría llegó a ser un punto de referencia para los nacionalistas, así como un catálisis de las fuerzas rumanas que lucharon para la formación de un solo estado rumano.

Miguel es también conmemorado por los monjes del Monte Athos (del monasterio Simonopetra), por sus grandes contribuciones, bajo la forma de tierras y dinero, para reconstruir el monasterio después de que éste fue destruido por un incendio.


Predecesor:
Segismundo Báthory
Príncipe de Transilvania
Coat of arms of Transylvania.svg

1599 - 1601
Sucesor:
Moisés Székely