Miguel Aceves Mejía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Miguel Aceves Mejía
302 × 380 píxeles
Miguel Aceves Mejía
Datos generales
Nombre real Miguel Aceves Mejía
Nacimiento 15 de noviembre de 1915
Chihuahua, Estado de Chihuahua, Flag of Mexico.svg México
Muerte 6 de noviembre de 2006 (90 años)
Ciudad de México, Flag of Mexico.svg México
Ocupación Cantante, actor
Información artística
Otros nombres El falsete de oro, El rey del falsete
Género(s) Rancheras, Boleros, corridos, huapangos, valses mexicanos.
Instrumento(s) voz
Período de actividad 1945 - 2006
Artistas relacionados Rubén Fuentes

Miguel Aceves Mejía (Chihuahua, México, 15 de noviembre de 1915 - 8 de noviembre de 2006[1] ) fue un cantante, actor y autor de canciones vernáculas mexicanas.

Historia[editar]

«El rey del falsete»,[2] como era conocido, está considerado, junto a Jorge Negrete, Pedro Infante, Javier Solís, Luis Aguilar y Antonio Aguilar, uno de los pilares de la canción tradicional mexicana.

Miguel Aceves Mejía nació el 15 de noviembre de 1915 en Chihuahua, Chihuahua, donde desde niño trabajó como bolero, vendiendo periódicos y posteriormente como mecánico. En su adolescencia, y a pesar de ser tartamudo, descubrió su facilidad para el canto. Sus primeras presentaciones fueron en su ciudad natal, así cima en Monterrey y posteriormente en Los Ángeles donde grabó su primer disco, con el trío Los Porteños. A pesar del éxito inmediato que tenía en Los Ángeles, le dice a sus compañeros que su sueño es regresar a México, a la capital, para estar en la XEW, pero sus compañeros desisten y deciden seguir por su cuenta, así se despiden.

Posteriormente viajó a la Ciudad de México donde luchó por entrar a la XEW, formado en las filas afuera de la XEW, hasta que le dan una oportunidad al oírlo cantar una canción ranchera, pero le dicen que ese género no tiene muchos seguidores por lo que primero inicia como cantante de boleros. Posteriormente al lograr éxito como bolerista y tener su propio programa en la XEW, inicia una huelga en México de todos los músicos y esta se convierte en la gran oportunidad ya que en aquel entonces los mariachis no eran reconocidos como músicos por lo que Miguel Aceves Mejía inicia como intérprete de temas rancheros. Su talento y estilo interpretativo le abrieron las puertas del éxito y muestra de ello fueron las más de dos mil canciones que grabó y lo consagraron como el Rey del Falsete.

Su popularidad y carisma, lo llevaron a incursionar en el cine y realizar más de 64 películas. Su primera película fue Rancho Alegre (1940), en la que al final interpreta el tema musical de la historia, esta fue la primera de medio centenar de cintas filmadas tanto en México como en Argentina y España.

Las primeras incursiones del Aceves Mejía fueron sólo como cantante e incluso doblando la voz de José Pulido en el filme De pecado en pecado (1947). Después de su intervención en diez cintas, en 1954 debuta estelarmente en la película A los cuatro vientos, al lado de Rosita Quintana. Fue tal la aceptación de Miguel y Rosita como pareja, que los productores decidieron reunirlos en otras películas como: Que seas feliz (1956), Mi niño mi caballo y yo (1958), ¿Dónde estás corazón? y Paloma brava, estas últimas filmadas en 1960.

Miguel Aceves Mejía trabajó al lado de las grandes figuras del cine mexicano. Con Lola Beltrán compartió créditos en Rogaciano el huapanguero y Guitarras de media noche, ambas de 1957, así como con Libertad Lamarque en Historia de una amor (1955) Cuatro copas (1957) y Sabrás que te quiero (1958), y con Luis Aguilar en Hay ángeles con espuelas (1955) y Los cinco halcones (1960).

Con María Félix cantó a dúo en Camelia (1953) y también actuó con ella en Si yo fuera millonario (1962). Mientras que con Marga López intervino en Camino de la horca (1961) y Bajo el cielo de México (1957). Una de las películas más importantes de Aceves Mejía fue Música de siempre (1956), una de las producciones más ambiciosas de la época, al reunir al Rey del Falsete con figuras de la música como Riz Ortolani, Katina Ranieri, Amalia Rodríguez, Ima Zumac y Edith Piaf.

La popularidad que alcanzó con sus discos y sus películas lo llevó al extranjero y en Argentina, donde logró gran aceptación, filmó Qué me toquen las golondrinas (1956), Amor se dice cantando (1957) y ¡Viva quien sabe querer! (1959). En España compartió créditos con Lola Flores en ¡Échame a mí la culpa! (1958) y en Tú y las nubes (1955).

Miguel Aceves Mejía es recordado sobre todo como un gran cantante. Aunque fue un intérprete de gran versatilidad, es tal vez en la modalidad del huapango donde su arte alcanzó el máximo esplendor. Grabó más de mil seiscientas canciones de todos los géneros folclóricos mexicanos, acompañado en ocasiones del Mariachi Vargas de Tecalitlán. Entre las más populares melodías que interpretó están “El pastor”, “La malagueña”, “Yo tenía un chorro de voz”, “La del rebozo blanco”, “Vaya con Dios”, “El jinete”, “La noche y tú”, “Cuatro caminos”, “Serenata huasteca”, “El pescado nadador”, “La embarcación” y “Oh, gran dios”.

Miguel Aceves Mejía también incursionó en otros géneros como el tango en el que en 1968 grabó con Lucio Milena un disco llamado Tangos en bolero a la manera de Miguel Aceves Mejía.

Muerte[editar]

Falleció a los 90 años, víctima de una neumonía el 6 de noviembre de 2006, y recibió un homenaje, de cuerpo presente, en el Palacio de Bellas Artes hasta su entierro el 8 de noviembre de 2006, en el Panteón Jardin de la ciudad de México. Le sobrevive su hijo Miguel Santiago Aceves Mejía Martinez.[3]

Filmografía[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Historia de la música popular mexicana. Yolanda Moreno Rivas. México: Editorial Patria, S.A. 1979.