Mártires de Córdoba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Arca con las reliquias de los mártires en la Basílica de San Pedro, en Córdoba.

Los Mártires de Córdoba es como se conoce a un grupo de cristianos mozárabes condenados a muerte por su fe bajo los reinados de Abderramán II y Mohamed I en el Emirato de Córdoba.

Estos martirios se conocen gracias a una única fuente, la hagiografía de Eulogio de Córdoba el cual registró la ejecución de cuarenta y ocho cristianos que desafiaron la ley islámica. En su mayoría hicieron declaraciones públicas de rechazo del islam y proclamación de su cristianismo.

Antecedentes históricos[editar]

Tras la invasión musulmana de la Península Ibérica en el año 711 y la expulsión de la dinastía Omeya de Damasco en 750, estos se establecieron en al-Ándalus creando el emirato independiente de Córdoba.

Los cristianos de las zonas conquistadas se convirtieron en dhimmis o protegidos, término que engloba a judíos y cristianos, los cuales, de acuerdo con el Corán, son considerados gente del Libro y por basar su fe en la Torá o la Biblia, escritos considerados igualmente sagrados por el islam, merecen protección y respeto por parte de los musulmanes, a diferencia de otros pueblos paganos. Estos dhimmis estaban sujetos a una serie de leyes que les obligaba a pagar un impuesto especial, la yizia y se les permitía practicar su fe siempre que no hicieran apología o dañaran al islam en modo alguno. De este modo los insultos a la fe islámica se consideraban blasfemias y estaban penados con la muerte. También se considera (y se sigue considerando) blasfemia la apostasía de la fe islámica. Esto incluía a los hijos de matrimonios mixtos que según la ley islámica se consideran automáticamente musulmanes.

Muchos cristianos mozárabes veían con preocupación como la población se iba islamizando progresivamente debido a la presión ejercida por estas medidas. Algunos religiosos cristianos veían con buenos ojos la tolerancia musulmana, notablemente Recafredo, el obispo de Córdoba, el cual se puso del lado de las autoridades musulmanas considerando a los mártires fanáticos y a instancias del califa convocó un concilio en Córdoba en 852 en el que se desautorizó la búsqueda voluntaria del martirio. Sin embargo muchos cristianos creían que algo se debía hacer al respecto ante la pasividad de la Iglesia y el martirio era una forma de llamar la atención y servir de ejemplo al resto de los fieles.

Los martirios[editar]

Las ejecuciones están recogidas en una única fuente escrita por San Eulogio, que fue uno de los dos últimos ejecutados en morir. En Oviedo se conservó un manuscrito de su Documentum martyriale tres libros del Memoriale sanctorum y el Liber apologeticus martyrum, que son los únicos escritos conservados de este santo, cuyos restos fueron trasladados a la capital asturiana en 884.

Se recogen 48 ejecuciones entre 850 y 859, de cristianos, 38 hombres y 10 mujeres. Veintidós eran naturales de Córdoba capital, 4 de la provincia, 6 de la diócesis de Sevilla, 3 de la de Granada y uno de los siguientes lugares: Martos, Badajoz, Toledo, Alcalá de Henares, Portugal, Palestina y Siria, de uno se debate el lugar de origen (Álava o Septimania) y no consta el origen de cuatro de ellos. Tres tienen nombres griegos, posiblemente relacionados con la provincia de Spania, el asentamiento que el Imperio bizantino había realizado en el sudeste peninsular durante el reinado de Agila I. Treinta y cinco eran clérigos de distinto tipo, sobre todo monjes pero también diáconos y sacerdotes, el resto eran seglares salvo de Salomón, del que se ignora su condición. Todos salvo dos habitaban en Córdoba o en monasterios de la sierra cercana a la ciudad como monjes o en zonas próximas como eremitas. Cuatro eran conversos que provenían de familias completamente musulmanas, cinco de matrimonios mixtos y tres eran antiguos cristianos convertidos al islam que habían vuelto al seno de la Iglesia. Todos salvo Sancho y Argimiro fueron decapitados.

Los mártires[editar]

Abundio[editar]

Fue párroco en la aldea de Ananelos (seguramente el actual Hornachuelos) y fue arrestado por difamar a Mahoma. A diferencia de los demás mártires no se sometió al martirio voluntariamente sino que fue delatado. Fue decapitado y su cuerpo arrojado a los perros en 851.

Adolfo y Juan[editar]

Dos hermanos hijos de un matrimonio mixto de musulmán y cristiana. Su pública declaración de la fe cristiana les convirtió en apóstatas ante la ley islámica. Murieron en 822.

Amador, Pedro y Ludovico[editar]

Amador era un sacerdote de Martos. Junto con un monje llamado Pedro y un laico llamado Ludovico, hermano de Pablo, martirizado con anterioridad, fueron ejecutados por blasfemia en 855.

Anastasio, Félix y Digna[editar]

Anastasio era diácono de la iglesia de San Acisclo en Córdoba y se convirtió en monje en el monasterio de Tábanos. Félix era de Alcalá de Henares, de origen bereber, y se ordenó monje en Asturias pero se desplazó a Tábanos buscando el martirio. Digna era monja también allí. Fueron ejecutados en 853.

Argimiro[editar]

Era un noble de Cabra y fue censor del emir Mohamed I. Tras perder su cargo por su fe cristiana se hizo monje. Se le acusó de haber insultado al profeta Mahoma y haber proclamado públicamente la divinidad de Jesús. Se le ofreció la posibilidad de retractarse y abrazar el islam, lo que rechazó, siendo ejecutado en 856.

Áurea[editar]

Hija de padres musulmanes cordobeses se convirtió al cristianismo tras enviudar y se hizo monja en Cuteclara donde permaneció más de 20 años. Parientes musulmanes la descubrieron y denunciaron. Bajo presión renunció al cristianismo, aunque lamentó esta renuncia y siguió practicando su fe. Tras descubrirse esto fue llevada a juicio por segunda vez, negándose a retractarse en esta ocasión. Murió en 856.

Benilde[editar]

Inspirada por el gesto de Anastasio eligió el martirio al día siguiente de la muerte de éste. Fue ejecutada y quemada y sus cenizas arrojadas al Guadalquivir en 853.

Columba[editar]

Santa Columba o Coloma era monja en el monasterio de Tábanos cuando este fue clausurado en 852. Difamó a Mahoma y fue decapitada al año siguiente.

Elías, Pablo e Isidoro[editar]

Elías fue sacerdote en Córdoba. Fue ejecutado junto con los monjes Pablo e Isidoro, discípulos suyos en 856.

Emilas y Jeremías[editar]

Emilas o Emilio, diácono y Jeremías fueron decapitados en 852.

Eulogio[editar]

Sacerdote en Córdoba célebre por su valor y erudición fue el principal impulsor de los martirios y escribió las narraciones por las que se conocen. Fue ejecutado por esconder a Leocricia (posteriormente Santa Leocricia), una joven musulmana convertida al cristianismo que solicitó su protección. Se le condenó por este hecho y por su activo proselitismo e incitación al martirio en 859.

Fandilas[editar]

Sacerdote y abad de Peñamelaria. Fue decapitado en 853

Flora y María[editar]

Hijas de matrimonios mixtos entre cristianos y musulmanes. Se encontraron en la iglesia de San Acisclo cuando Flora rezaba para soportar el martirio. Decidieron entregarse juntas. María fue condenada por blasfemia tras condenar a Mahoma ante el tribunal, y Flora por apostasía en 851.

Jorge, Aurelio y Natalia, Félix y Liliosa[editar]

Aurelio y su primo Félix, junto con sus mujeres Natalia y Liliosa eran cristianos hijos de matrimonios mixtos. El diácono Jorge era un monje palestino que fue arrestado con las parejas. Se les concedió un plazo de cuatro días para retractarse de sus creencias cristianas. A Jorge se le concedió el perdón por ser extranjero pero denunció el islam siendo condenado junto a los matrimonios en 852.

Gumersindo y Servuodeo[editar]

Gumersindo era párroco y Servodeo o Servusdei monje. Fueron ejecutados en 852.

Isaac[editar]

Miembro de una próspera familia cordobesa y muy culto hablaba con soltura el árabe, lo que le valió para llegar a ocupar el cargo de kâtib adh-dhimam o gran secretario del califa, lo que San Eulogio llamó exceptor rei publicae. Renunció para hacerse monje en el monasterio de Tábanos. En un debate público en 851 denunció a Mahoma convirtiéndose así en el primero de los martirizados.

Laura[editar]

Cordobesa que tras enviudar se hizo monja en Cuteclara. Condenada por apostasía fue arrojada a un caldero de plomo fundido en 864.

Leocricia[editar]

Fue la joven ocultada por San Eulogio. Fue condenada por apostasía en 859.

Leovigildo y Cristóforo[editar]

Leovigildo era monje en Córdoba y Cristóforo era monje en el monasterio de San Martín de la Rojana. Fueron ejecutados en 852.

Nunilo y Alodia[editar]

Dos hermanas hijas de un matrimonio de musulmán con cristiana de Adahuesca, en Huesca. Tras morir su padre su madre se volvió a casar con un musulmán que no admitió que sus hijas continuaran siendo cristianas. Fueron decapitadas en Huesca en 851.

Pablo de San Zoilo[editar]

Diácono de Córdoba que pertenecía al monasterio de San Zoilo. Era muy vigoroso en sus prédicas a los cristianos encarcelados. Fue decapitado en 851.

Pedro, Walabonso, Sabiniano, Wistremundo, Habencio y Jeremías[editar]

Pedro era sacerdote, Walabonso Diácono, Sabiniano y Wistremundo monjes del monasterio de San Zoilo, Habencio era monje de San Cristóbal y Jeremías, muy anciano, fue el fundador del monasterio de Tábanos. Fueron ejecutados en 851 por difamar a Mahoma. Jeremías fue azotado hasta la muerte y los demás decapitados.

Perfecto[editar]

Sacerdote cordobés que fue ejecutado por difamar al islam y a Mahoma en 850.

Pomposa[editar]

Monja de San Salvador de Peñamelaria. Fue decapitada en 835

Pomposa[editar]

Otra monja del monasterio de Peñamelaria. Escapó del cautiverio a que estaba sometida y se presentó voluntariamente ante el tribunal de justicia pese a las protestas de sus compañeras monjas.

Rodrigo y Salomón[editar]

San Rodrigo en un cuadro obra de Murillo.

Rodrigo era un sacerdote de Cabra que fue denunciado por su hermano musulmán que lo acusó falsamente de haberse convertido al islam y haberse retractado posteriormente, convirtiéndose así en apóstata. Conoció a Salomón en prisión. Fueron ejecutados en 857.

Rogelio y Servodeo[editar]

Un monje y su joven discípulo que difamaron el islam dentro de una mezquita. Fueron los primeros mártires ejecuados bajo Mohamed I en 852

Sancho[editar]

De niño, fue capturado por los musulmanes en una población de ubicación debatida (Albensi oppido Galiae Commatae) y llevado a Córdoba. Se le educó en la corte y se unió a la guardia del emir. Fue empalado por negarse a convertirse al islam.

Sandila[editar]

Sandila o Sandulfo fue ejecutado en 855.

Sisenando[editar]

Nacido en Beja (Portugal), se convirtió en diácono de la iglesia de San Acisclo de Córdoba. Fue decapitado en 851.

San Teodomiro[editar]

Monje carmonense ejecutado en 851.

Witesindo[editar]

Era un laico de Cabra que se había convertido al islam pero se retractó. Fue ejecutado por apostasía en 855.

Veneración[editar]

Los restos de los santos corrieron distinta suerte y si bien algunos no pudieron ser recuperados debido principalmente a la quema de los cadáveres, de los 48 se recogieron las reliquias de unos 28. Estas fueron depositadas en un monasterio cordobés y tras su clausura en la Iglesia de San Pedro donde se depositaron conjuntamente en un arca de plata hasta la actualidad. Los restos de San Eulogio fueron trasladados a la catedral de Oviedo.