Lonchura striata domestica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Isabelita del Japón, manón
Japanisches Mövchen 060319 2.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Passeriformes
Familia: Estrildidae
Género: Lonchura
Especie: Lonchura striata
Vieillot, 1817
Subespecie: L. s. domestica

El manón, gorrión capuchino del Japón o isabelita del Japón (Lonchura striata), una de las aves domésticas más populares, tanto por su escaso valor monetario, que lo torna sumamente accesible, como por la facilidad de su crianza, es una especie resultante de la intervención de la mano del hombre en la naturaleza. Su origen se debe al cruce selectivo de Lonchura striata (un ave hoy bastante rara en estado silvestre) con otras especies de estríldidos del género Lonchura.

Origen de la subespecie[editar]

Como ya se ha mencionado, el manón (Lonchura striata domestica) es un ser que no existe en estado silvestre, sino que su existencia es debida al trabajo de cría y selección por parte del hombre. Su aparición es producto del cruce de Lonchura striata (un ave antiguamente muy común en algunos países y regiones del oriente asiático, como China, India, Japón, Sumatra y Tailandia) con otras especies afines, gracias a la labor de avicultores y criadores japoneses.

Origen del nombre[editar]

Aparentemente, el nombre vulgar de esta especie en lengua castellana es una deformación de la denominación que la misma recibe en idioma francés: moineau du Japon (gorrión de Japón). En los países de habla inglesa, se lo conoce como bengalese (bengalí, en Gran Bretaña) o society finch (pinzón sociable, en los Estados Unidos de América).

Carácter y apariencia[editar]

Como lo indica el nombre dado a la especie en los Estados Unidos, el manón es un pájaro altamente sociable, al punto tal que acepta una apacible convivencia con otras especies, fundamentalmente de estríldidos, como el diamante de Gould, el diamante mandarín, el diamante de Bichenov, el padda o el diamante starfinch.

Su tamaño no sobrepasa los once centímetros de longitud.

El color del plumaje varía del negro al blanco, presentando todas las tonalidades intermedias en la gama de los marrones (crema, canela, ocre, habano, chocolate). Existen ejemplares monocromos, bicromos o tricromos. Si bien la mayoría de los manones tienen el plumaje liso, algunos criadores han obtenido ejemplares con plumas rizadas. También existen los manones con copete, resultado de la cruza selectiva.

El color de los ojos puede ser negro o rojo (en los ejemplares albinos)

No existe dimorfismo sexual, por lo que resulta prácticamente imposible la distinción entre los machos y las hembras de la especie. Los diferentes criadores utilizan distintas técnicas para determinar el sexo del individuo según su apariencia externa (grosor del pico, brillo del plumaje, etc.), mas ninguna resulta segura. Aunque presentando, todavía, márgenes de error, es mucho más confiable la observación de los hábitos de conducta de los pájaros: por lo general, los ejemplares más movedizos y ruidosos son machos.

Longevidad[editar]

La longevidad del manón oscila entre los cuatro a cinco años.

Reproducción[editar]

Tras efectuar la hembra una postura de entre uno y ocho huevecillos de un color blanco translúcido,al momento de la eclocion cambian a un color negro,ambos progenitores se turnarán en la incubación durante un lapso de aproximadamente 12-16 días, al cabo de las cuales los polluelos rompen el cascarón. Las crías maduran rápidamente, y, a los cuarenta y cinco días de nacidos, son individuos completamente independientes.

Los avicultores aficionados reconocen las amplias virtudes maternales de los manones, utilizándolos para el empollamiento y crianza de otras aves con ese instinto menos desarrollado.

Alimentación[editar]

Esta ave es eminentemente vegetariana, alimentándose, preferentemente, de granos (mijo, alpiste, colza) y hojas (lechuga, escarola).

El manón como mascota[editar]

Crema-ino.JPG

La facilidad de su mantenimiento, el bajo costo monetario de los especímenes y la sencilla crianza han hecho del manón una mascota ideal para los amantes de las aves principiantes y para aquellos que tienen poco espacio disponible en sus viviendas.

Los veterinarios y avicultores recomiendan ubicarlos en jaulas más largas que altas (como aquellas utilizadas para la crianza del canarioSerinus canaria—); el tamaño ideal de las mismas es de entre 45 y 50 centímetros de largo por 30 de alto.

Se les debe proporcionar un nido tipo caja (el que, habitualmente, se expende en las tiendas de animales para ser empleados en la cría del periquito australianoMelopsittacus undulatus—). Para facilitarle al casal la construcción del nido, el criador deberá otorgarle heno seco, pelo de animales y hebras de hilo*. Si la intención del aficionado es la crianza de estas aves, es conveniente no mantenerlos en colonia, puesto que todos los individuos que la componen intentarán dormir en el nido (incluso con el beneplácito de los progenitores), dañando, con esa conducta, los huevos y matando, involuntariamente, a los pichones. Lo ideal es, para esos fines, mantener en la jaula un casal o trío (compuesto por un macho y dos hembras) de aves.

Como estos pájaros son muy afectos al baño, es más que recomendable el colocar en la pajarera una bañadera para aves, a la que habrá que ponerle agua fresca a cada tanto, sobre todo en la temporada estival.

  • Nunca les pongan hilo , estopa o algo de esa clase , al ser muy fino se les enreda en las patitas... terminando en la muerte del animal.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Kothe, Hans W. El Nuevo Libro de los Pájaros Exóticos: Diamante Mandarín y Otros Pinzones Reales Susaeta Ediciones, ISBN 84-305-3287-0
  • Guardia Herrero, Alberto de la; Verhoef-Verhallen, Esther J. J. Enciclopedia De Los Pájaros Domésticos Editorial Libsa, ISBN 84-662-1031-8.

Enlaces externos[editar]