José Sebastián Barranca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

José Sebastián Barranca Lovera (*Acarí, 27 de febrero de 1830 - †Lima, 1909) fue un destacado científico naturalista y maestro peruano.

Biografía[editar]

José Sebastián Barranca nació en el distrito de Acarí el 20 de enero de 1830. Hijo de José Manuel Barranca Colaboró en El Siglo (1874-1879), órgano de difusión de la Sociedad Amigos del Saber. Promovió la fundación de la Sociedad Amantes de la Ciencia (1881)y fue colaborador de su órgano de difusión Gaceta Científica. Fundó una Academia de Ciencias, donde impartíó hasta 30 cursos distintos, algunos enseñados por primera vez en Perú. Es uno de los fundadores del Instituto Histórico del Perú (1905).

Obtuvo su jubilación en 1905 y falleció en Lima el 4 de diciembre de 1909.

Obras[editar]

  • Ollanta, o la severidad de un padre y la clemencia de un rey (1868).
  • Informe sobre la teoría del astrónomo alemán Rudolf Falb acerca de los temblores y erupciones volcánicas (1869),en colaboración del Dr.Martín Dulanto.
  • Memorandum de los productos naturales peruanos que proceden de los tres reinos (1892).
  • 'Raíces Kichuas,en varios números del Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima.
  • Compilación de trabajos sueltos hechos por Francisco E.Ruiz Alarco (2 vols.,1951).

Referencias[editar]

  • Palomino, Alfredo y Sotelo, Aureo (2007), "Sebastián Barranca Lovera, Ed.San Marcos, Lima,217 pgs El Instituto Sanmartiniano del Perú rememoró la trayectoria del sabio peruano José Sebastián Barranca y Lovera en una ceremonia realizada en su sede de la Plaza Bolognesi 467, esquina con Guzmán Blanco, Lima.

En el curso de esta ceremonia se destacó el noble gesto de su discípulo, doctor Rufino Aspiazu Báscones, quien logró, hace 100 años, salvar sus restos mortales de la zanja anónima para que sean depositados en un nicho especial que adquirió de su propio peculio.

El agradecimiento In Memorian al doctor Rufino Aspiazu, estuvo a cargo de Domingo Díaz Cáceres, presidente del Comité Científico y Cultural “José Sebastián Barranca y Lovera”, quien hizo un emotivo recuento de la monumental obra que en vida realizó el sabio peruano.

“Qué clase de ciudadanos tiene nuestra patria, que pueden ser capaces de olvidarse de hombres de la talla de este sabio cuyos restos estuvieron a punto de perderse en una anónima zanja”, exclamó Domingo Díaz Cáceres, para subrayar enseguida el gesto espontáneo de su discípulo, el doctor Rufino Aspiazu, quien impidió lo que iba a ser una injusta acción.

El acto estuvo presidido por el presidente del Instituto Sanmartiniano del Perú, Alcibiades Salazar Saénz , asistiendo también un funcionario de la embajada argentina y descendientes del doctor Rufino Aspiazu, así como numeroso público..