J. J. Johnson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
J. J. Johnson
Datos generales
Nacimiento 22 de enero de 1922
Origen Indianápolis, Indiana, Estados Unidos
Muerte 4 de febrero de 2001 (77 años)
Información artística
Género(s) Jazz
Instrumento(s) Trombón
Período de actividad 1942 - 1966
Artistas relacionados Kai Winding, Slide Hampton, Steve Turre, Fred Wesley, Frank Rosolino, Robin Eubanks
[editar datos en Wikidata ]

James Louis Johnson (Indianápolis, 22 de enero de 1924 - 4 de febrero de 2001), conocido como J.J. Johnson, fue un trombonista, compositor y arreglista estadounidense de jazz. Fue el primer trombonista en abrazar el bop y se mantuvo luego de forma ininterrumpida como una de las principales figuras del jazz posterior al swing, ejerciendo una importante influencia en otros músicos de jazz.[1]

Johnson fue uno de los primeros músicos del jazz moderno que se hicieron famosos durante los años cuarenta y destacó especialmente como representante de la llamada tercera corriente, que fusionaba la música clásica con el jazz.

Biografía[editar]

Johnson colideró un quinteto con el trombonista Kai Winding que realizó largas giras y grabó varios discos exitosos. Johnson también grabó muchos discos como solista, y fue un acompañante de muchas grabaciones clásicas de jazz. Varias de sus composiciones, entre ellas "Wee Dot", "Lament", y "Enigma" son consideradas estándares del jazz.

En 1970 dejó de tocar en público, algo que mantendría durante 17 años hasta su retorno a finales de los ochenta. Desde mediados de los cincuenta, Johnson fue un perenne favorito en las encuestas de los círculos jazzísticos, obteniendo títulos como el de «Trombonist of the Year» de la revista Down Beat incluso en años en que no estuvo activo. Situado dentro del Hall of Fame de Down Beat en 1995, la carrera de J.J. Johnson se extendió a lo largo de 54 años, desde 1942 a 1996. En 2001 se suicidó con un disparo tras haberse deteriorado su salud.

Notas[editar]

  1. Berendt, Joachim E (1976). The Jazz Book. Paladin. pp. 196–198.