Irving Fisher

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Irving Fisher.

Irving Fisher (27 de febrero de 1867, Saugerties, Nueva York — 29 de abril de 1947, Nueva York) fue un economista estadounidense que contribuyó a difundir las ideas económicas neoclásicas en Estados Unidos.

Varios conceptos toman su nombre de él, como la ecuación de Fisher, la hipótesis de Fisher, la tasa de Fisher y el teorema de separabilidad de Fisher.


Vida[editar]

Aunque Fisher fue un gran economista teórico, no siempre fue igualmente bueno en su análisis de la realidad económica, y como especulador bursátil fue catastrófico. En otoño de 1929 declaró públicamente que las cotizaciones habían alcanzado su nivel de máxima estabilidad; basándose en esa presuposición perdió, además de su reputación como economista, casi todo su patrimonio familiar.

Obra y pensamiento[editar]

Su primera contribución teórica a la economía se encuentra en su tesis doctoral de 1892, "Mathematical Investigations in the Theory for Value and Prices", que contiene una completa exposición de la teoría del equilibrio económico general de Léon Walras, aunque, y esto es lo sorpredente, en el prefacio declaró que no conocía la obra de Walras. Sus principales puntos de referencia hay que buscarlos en Jevons, Auspitz y Lieben.

Debido a su extraordinario conocimiento matemático (el gran físico de la termodinámica Gibbs fue su mentor), Fisher dio formulaciones muy modernas para su época: fue el inventor de los índices económicos y un pionero de la econometría.

Sus intereses en economía fueron muy similares al de otro gran economista estadounidense de la misma época John Bates Clark (1847-1938). Sin embargo, sus planteamientos fueron distintos, Fisher estaba menos preocupado por la búsqueda de un fundamento ético del mercado y más por la validez de las hipótesis y la corrección de los razonamientos.

Ecuación de Fisher[editar]

La ecuación de Fisher, en matemáticas financieras, calcula las relaciones entre las tasas de interés reales y nominales, considerando la inflación. Es usada para calcular la tasa interna de retorno de una inversión.

Si r el la tasa de interés real; i la tasa de interés nominal; y \pi la tasa de inflación, la ecuación de Fisher es:[1]

i = (1+r)(1+\pi)-1

Aunque técnicamente la ecuación exacta es la anterior, para propósitos prácticos también puede representarse mediante la siguiente forma aproximada (más intuitiva):[2]

i \approx r + \pi

Puede usarse para realizar previsiones ex-ante (con anterioridad) o en el análisis ex-post (con posterioridad), por ejemplo para determinar el verdadero coste en términos de poder adquisitivo de un crédito:

r = i - \pi

La hipótesis de Fisher considera que la tasa de interés real es independiente de las medidas monetarias y no está determinada por la tasa nominal.[1]

Teorema de Fisher[editar]

Fisher postula que el objetivo del empresario es maximizar su "tasa de rendimiento sobre costos" y para conseguir por tanto el mayor valor presente de su inversión. Como la tasa de Fisher es la tasa de rendimiento que iguala en valor presente todos los costos con todos los ingresos, lo que equivale a la tasa interna de retorno[3] o la tasa de rendimiento que iguala los valores presentes de los flujos en efectivo de todos los proyectos que se estén considerando.[4]

El teorema de la separabilidad establece que una firma puede asegurarse de que sus propietarios alcancen su posición óptima en términos de oportunidades del mercado, financiando su inversión con una determinada proporción de crédito y fondos propios obtenidos internamente.

Deflación de la Deuda[editar]

A raíz de la Gran Depresión, Fisher expuso una explicación de las crisis y el ciclo económico, que se conoce como "teoría de la deflación de la deuda",[5] que atribuyó la crisis a la explosión de una burbuja de crédito, que desencadena una serie de efectos que tienen un impacto negativo en la economía real:

  1. Recorte gastos y ventas de liquidación para pagar las deudas e intereses.
  2. Contracción de la oferta de dinero en forma de reducción de los préstamos bancarios.
  3. Caída en el nivel de precios de los activos.
  4. Caída aún mayor en el patrimonio neto de las empresas y consecuente aumento de las bancarrotas.
  5. Caída de los beneficios de los inversionistas.
  6. Reducción de la producción, del comercio y del empleo.
  7. Pesimismo y pérdida de confianza.
  8. Acumulación de dinero no gastado ni invertido.
  9. Caída en las tasas de interés nominales y un aumento en las tasas de interés reales ajustadas por la deflación.[5]

Estos fenómenos se encadenan en la forma de una espiral viciosa que se expresa en la depresión económica, en la cual los deudores entre más pagan más deben.[5]

Polémicas[editar]

En el terreno político, Fisher fue partidario de la eugenesia, acérrimo defensor del prohibicionismo y escritor muy versátil.

Aunque después de su muerte la obra de Fisher fue objeto de gran admiración,[6] Fisher fue muy criticado en vida. Joseph Schumpeter llegaría a decir póstumamente "probablemente algunos historiadores futuros considerarán a Fisher como el más grande economista científico norteamericano que ha habido hasta el día de hoy".[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Fisher, Irving (1930). The Theory of interest. The Macmillan Company. ISBN13 978-0879918644.
  2. Barro, Robert J. (1997). Macroeconomics. The MIT Press. ISBN13 978-0262024365.
  3. Plaza Vidaurre, Marco Antonio. "El principio de la eficiencia marginal de capital y las expectativas a largo plazo".
  4. Barfield, Jeses T. et. al. Contabilidad de Costos: Tradiciones e innovaciones.: G-12. Quinta edición, Thomson, 2005.
  5. a b c Fisher, Irving (1933) "The Debt-Deflation Theory of Great Depressions"; Econométrica.
  6. E. Screpanti & S. Zamagna (1993): An Outline of the History of Economic Thought, ISBN 978-0-19-927914-2.
  7. J. Schumpeter (1954): Historia del Análisis Económico. Barcelona: Editorial Ariel, segunda edición, 1982.