Instituto Nacional de Industria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen del camión Pegaso II, creado en 1951, por la empresa ENASA, perteneciente al INI.

El Instituto Nacional de Industria o INI fue una entidad estatal española para promover el desarrollo de la industria en España.

Creación[editar]

Fundado por Juan Antonio Suanzes Fernández durante el periodo de autarquía franquista (1939-59) en una ley del 25 de septiembre de 1941, inspirada por el propio jefe del Estado, el General Franco, con el objetivo de promover la creación de nuevas empresas industriales y se planteó como un método seguro y activo de promover el desarrollo de la nación dentro de una visión autárquica de la economía:

artículo 1.° de su ley fundacional:

  • «Propulsar y financiar, en servicio de la Nación, la creación y resurgimiento de nuestras industrias, en especial de las que se propongan como fin principal la resolución de los problemas impuestos por las exigencias de la defensa del país o que se dirijan al desenvolvimiento de nuestra autarquía económica».

Para su creación se siguió el modelo italiano del IRI. Las primeras actuaciones acabaron en fracaso (ADARO, pizarra bituminosa), pero a la larga se convirtió en la mayor corporación industrial de España.

Entre 1939 y 1941 la política económica había tendido a privilegiar a los sindicatos falangistas, concediendo al mismo tiempo un papel aún mayor a la iniciativa empresarial privada en la reconstrucción. Para Stanley Payne, la destitución de Gerardo Salvador Merino unida al incremento de la influencia militar fomentaron la formación de este organismo que desarrollaría directamente el capitalismo de Estado[1]

El INI se creó para reconstruir y dar impulso a la economía española desde una visión muy particular de la economía, y se encargaba de encauzar y poner en marcha las cuantiosas inversiones precisas para la industrialización del país, para atender las necesidades de la defensa nacional y para financiar grandes proyectos industriales.

Las principales críticas que se pueden hacer a su actuación durante sus primeros años son las siguientes:[2]

  • Su intervención estuvo guiada en muchas ocasiones por criterios políticos y de prestigio nacional.
  • En una situación de escasez de recursos financieros, los objetivos fundamentales se centraron en la maximización de la cantidad producida y no en la mejora de la rentabilidad.
  • Los costes de producción y sus precios se movían muy por encima de los existentes en los mercados internacionales, con muy poca capacidad de competencia y restando eficiencia al sistema económico español.
  • Sus empresas gozaron de grandes ventajas en la competencia con el sector privado, con incentivos fiscales, arancelarios, cambiarios y financieros.

A pesar de todas sus ineficiencias y errores estratégicos, el INI tuvo un efecto positivo indudable y decisivo en el paso de la España subdesarrollada y de economía fundamentalmente primaria de los años 40 a la pujante y terciarizada de los 70; pero con la apertura de la economía española al comercio internacional y especialmente a la Comunidad Económica Europea el INI perdió todo sentido y sus empresas se fueron privatizando a lo largo de los años 80.

El ocaso[editar]

En 1992 se autorizó al INI a constituir una Sociedad Anónima a la que el Instituto aportaría la totalidad de sus acciones en el capital de las compañías en las que aún participaba. La nueva Sociedad Anónima quedó constituida el 4 de julio del mismo año, con el nombre de TENEO. Actualmente se denomina Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y se ha deshecho de prácticamente todas sus participaciones industriales, salvo algunos casos como Hunosa, o RTVE.

Empresas del INI[editar]

El INI se constityó como un grupo industrial y financiero del que dependían multitud de empresas. A su creación se transfirieron al Instituto todos los valores mobiliarios del Estado y se le dotó inicialmente de cincuenta millones de pesetas. Algunas de las empresas que pertenecieron al INI fueron:

  • ATESA, (Autotransporte Turístico Español S.A.)
  • E.N. Bazán, (astilleros militares, Navantia)
  • INH, (Instituto Nacional de Hidrocarburos, Repsol)
  • ENADIMSA (Empresa Nacional Adaro de Investigaciones Mineras, S.A.)
  • ENASA, (Empresa Nacional de Autocamiones S.A., Pegaso)
  • ENCE, (Empresa Nacional de Celulosas de España)
  • ENDASA, (Empresa Nacional de Aluminio S.A.)
  • Enosa, (Empresa Nacional de Óptica S.A.)
  • Endesa, (Empresa Nacional de Electricidad S.A.)
  • Enfersa, (Empresa Nacional de Fertilizantes S.A.)
  • Ensidesa, (Empresa Nacional Siderúrgica S.A., Aceralia)
  • Entursa, (Empresa Nacional de Turismo S.A.)
  • Empresa Nacional Santa Bárbara, (industria armamentística)
  • SEAT, (Sociedad Española de Automóviles de Turismo)

En todas ellas las siglas "E.N." significaban Empresa Nacional.

El INI también integró a otras sociedades originalmente privadas, como Iberia, Aviaco o CASA, y especialmente a grandes industrias en dificultades, como Uninsa, Hunosa, Altos Hornos del Mediterráneo o Astano. Sin embargo los monopolios reconocidos por ley al Estado, como CAMPSA, Renfe, Telefónica o Tabacalera nunca formaron parte del INI.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Stanley Payne, Franco y Hitler, España, Alemania, la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, La Esfera de los Libros, Madrid, 2008, ISBN 84-9734-709-9, página 260
  2. Ortega, Bienvenido; Núñez (2002). «El proceso de crecimiento de la economía española(I): Los cambios que introduce el Decreto-Ley de Ordenación Económica de 21 de julio de 1959». Economía Española. Ariel. ISBN 978-84-344-4557-4.  Parámetro desconocido |Nombre2= ignorado (se sugiere |nombre2=) (ayuda);

Enlaces externos[editar]