Hospital San Juan de Dios de Bogotá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Centro Nacional Universitario Hospital San Juan de Dios
Nombre completo Centro Nacional Universitario Hospital San Juan de Dios de Bogotá-Instituto Materno Infantil
Localización Carrera Décima con Calle Primera (Bogotá)
Coordenadas 3°27′00″N 76°32′00″O / 3.45, -76.53333333Coordenadas: 3°27′00″N 76°32′00″O / 3.45, -76.53333333
Fundación 1564
Financiamiento Donaciones y Legados
Tipo Hospital Universitario
Red hospitalaria salud pública
Camas 1275
Especialidad Hospital general
Sitio web www.quepasaconelsanjuan.org
[editar datos en Wikidata ]

El Hospital San Juan de Dios de Bogotá es un hospital fundado en 1723 Aunque venía prestando servicios de salud desde 1564 gracias a las donaciones hechas por Fray Juan de los Barrios y Toledo fue convirtiéndose en Hospital público administrado por la Beneficencia de Cundinamarca. Fue clausurado el de 29 de septiembre de 2001. Es uno de los símbolos más importantes de la historia de la medicina en Colombia y es referencia como el principal centro de salud pública y de investigación científica médica.

Historia[editar]

La evolución histórica del Hospital San Juan de Dios e Instituto Materno Infantil como entidad de carácter asistencial para la salud del pueblo colombiano se puede dividir en cinco etapas, correspondientes al proceso cíclico, histórico y cultural del país y el progreso de la ciencia médica.

Primera Etapa "La Crisálida" (1564-1723)[editar]

Esta etapa, considerada la etapa fetal o de crisálida como la llamó el profesor López de Mesa, se inició en 1564 con la organización de la Colonia Española en Santa Fé y consistió en el establecimiento de una casa con unas camas destinadas para atender a los españoles, esclavos libertos e indígenas que padecían alguna enfermedad por circunstancias climáticas o bacterias importadas, esta fecha se remonta a 1564, la donación fue hecha por Fray Juan de los Barrios y Toledo.

Inicialmente tomó el nombre de Hospital de San Pedro, la atención que si se puede llamar médica, la practicaban los monjes. Por intuición y por poseer alguna cultura general de mística religiosa, eran las únicas personas con ciertas condiciones para proporcionar algún alivio a los enfermos.

El hospital nació de la necesidad de protección de salud para los conquistadores y sus familiares y sobre todo por el terror que inspiraban las epidemias. El primer hospital fue un verdadero convento-hospital de carácter privado. Financieramente fue viable tal vez debido a la sensibilidad social de los religiosos y de algunas personas poderosas económicamente quienes le prodigaron donaciones, regalos y limosnas para su establecimiento y posterior sostenimiento. La ayuda del virreinato fue mínima.

Durante la colonia, cualquier actividad o institución debía tener la autorización de la Real Audiencia y del Virrey, por tanto el establecimiento del hospital obtuvo el permiso del Gobierno Español, sin participar en la iniciativa, sostenimiento o control.

Constituyó el núcleo para el desarrollo de la medicina colombiana y con el tiempo logró la vinculación de algunos extranjeros establecidos en Santa Fé para el servicio del Virrey o como protomédicos, quienes poco a poco le inculcaron cierta orientación médica.

Segunda Etapa "La revolución Científica"(1723- 1899)[editar]

El establecimiento del Sabio José Celestino Mutis en la Nueva Granada, como en un inmenso laboratorio con enormes recursos naturales y humanos, despertó en él la obsesión de investigación y conocimiento científico. Él junto a muchos otros apasionados por la investigación desarrollarían en grandiosos estudios sobre la naturaleza y sin pensarlo proporcionarían las luces que encenderían la llama de la independencia y la libertad. Mutis representa uno de los pilares más grandes de investigación, seguido por su estudiante. el religioso Miguel de la Isla, la pasión por la ciencia y el servicio por la comunidad. siendo De la Isla quien imprimiera el carácter científico y de entidad hospitalaria, instalando en el hospital la organización propicia para el desarrollo de la medicina asistencial.

En 1739, el hospital fue trasladado de su ubicación inicial (parte posterior de la catedral primada) a un lugar más amplio, su construcción obedeció a la necesidad de crear un centro hospitalario en la naciente Ciudad de Santa Fé siendo el Hospital San Pedro la única institución de esta índole, que según documentos de la época, contaba con 12 camas y cuya infraestructura no tenía posibilidades ni siquiera de prestar un mediano servicio. La situación de insalubridad que presentaba el de San Pedro, era tan alta que amenazaba la salud de toda la ciudad de Santa Fé, hoy Bogotá, por este motivo se construyó el hospital Jesús, José y María, gracias a una cédula real expedida el 15 de mayo de 1723 por el Rey Felipe V se construyó en las afueras de la ciudad, en lo que hoy es las calles 11 y 12 con carreras Novena y Décima, donde en la actualidad se encuentra la iglesia de San Juan de Dios. Siendo posible la construcción del nuevo hospital, gracias al producto de las ventas de los antiguos terrenos de la catedral y los aportes de la corona.

El nuevo hospital de Jesús María y José inició con sesenta camas llegando a un número de doscientas en poco tiempo. Su financiación dependía principalmente de tres fuentes, por una parte, el presupuesto asignado por la Corona española, que llegó a ser hasta el doble del entregado a la Real audiencia, por otra parte recibía donaciones por parte de personas adineradas de la ciudad y por último, de recursos propios consistentes en tierras productivas y locales comerciales.

Desde los primeros años su administración esta institución quedó a cargo de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

En el Curso de la Independencia de Colombia, el Hospital aunque en condiciones de penuria económica y aún bajo la cruel dictadura de Sámano, atendió a los numerosos enfermos y heridos y sirvió de cárcel para los médicos patriotas, en el Convento Hospital Santa Inés, los médicos tuvieron la oportunidad de ofrecerle a nuestros soldados el alivio a la salud corporal y el estimulo a la salud espiritual para continuar por la lucha de independencia.

En la Iniciación de la República, el presidente Francisco de Paula Santander, justamente llamado, "el genio del Orden", le imprimió una nueva dirección al suspender todos los conventos-hospital, reglamentando las funciones de los Síndicos y Mayordomos bajo las ordenes del gobernador de la provincia. Desde entonces el hospital quedó como una institución de beneficencia, propiedad del Estado (1828) y en 1835 la cámara de Bogotá dictó las directrices, decretos y juntas directivas del Hospital, con el fin de darle una orientación asistencial y docente por medio de la Escuela de Medicina. Expulsando así a la orden Hospitalaria aunque es valido resaltar que su legado permanece vigente, pues aunque el nombre del Hospital hacía alusión al la Sagrada Familia, en el acervo popular al ser los monjes de San Juan de Dios los que atendían, el hospital recibió este nombre que es el que lo identifica.

En 1869 el Estado Soberano de Cundinamarca ordenó la Junta General de Beneficencia hoy Beneficencia de Cundinamarca, quedando el hospital bajo su dirección mas no bajo su propiedad, en esta época de luchas internas el

Hospital situado en el convento de Santa Inés, logró algunos avances en su organización, no obstante tuvo que vencer grandes dificultades económicas y locativas para atender el gran número de heridos durante las guerras y también a los enfermos por las frecuentes epidemias.

El hospital contabá con su propia facultad de medicina.

Correspondió a la etapa de infancia y adolescencia de la medicina en Colombia, que en medio de las vicisitudes y cambios en el poder logró mantenerse a salvo y seguir prestando las atenciones para las que había sido creado. Generaciones de médicos nacionales ilustres, de 1870 y el Centenario, descollarán con indiscutible éxito al orientar los diagnósticos clínicos para ejercer la medicina familiar y acoplar la ciencia contemporánea europea, con los estudios médicos y de ciencias naturales colombianos.

Tercera Etapa "De Santa Inés a la Hortua" (1900-1925)[editar]

Esta etapa transcurrió en el primer cuarto del siglo XX, el Hospital recibió este siglo atendiendo innumerable cantidad de pacientes producto de la Guerra de los Mil Días y otros conflictos internos que dejó el Siglo XIX, su avanzar se dio gracias a la influencia de la generación de los graduados de Francia, quienes iniciaron las grandes especialidades y surgieron las primeras instituciones médicas y paramédicas. Las transformaciones del hospital iban a parejadas con los cambios que sufría el país en general, en el Convento-Hospital se practicaron algunas de las más importantes intervenciones, por primera vez en el país, como la Mastectomía, Cesárea, parotidectomía, resección de maxilares trepanación, esplenectomía, gastrectomía, etc.

El Molino de la Hortúa[editar]

Los trabajadores del Hospital estuvieron inicialmente vinculados a la Beneficencia de Cundinamarca posteriormente a la Fundación San Juan de Dios, hoy el liquidación.

El Presidente General Rafael Reyes Prieto, planeó en este sitio, (ubicado en lo que hoy es la Calle Primera con Carrera Décima o Avenida Fernando Mazuera), la construcción de un centro hospitalario a donde se trasladaría el Hospital San Juan de Dios, localizado entonces en la calle 12 entre carreras Novena y Décima y también los asilos de locos e indigentes de ambos sexos. En cumplimiento de esta idea la Nación Compró el 31 de agosto de 1905 a José Domingo Ospina y Gonzalo Arboleda, la finca denominada Molino Tres Esquinas o de la Hortúa, con una extensión cercana a 25 fanegadas en la suma de $90.000 (oro americano), por medio de una escritura firmada en la Notaría 2 de Bogotá.

Por medio de la Ley 63 de 1911 la nación cedió a perpetuidad al departamento de Cundinamarca con destino a la construcción de manicomios y asilos de indigentes el terreno llamado Molino de la Hortúa, transfiriendolo a la Gobernación y la junta General de Beneficencia (hoy Beneficencia de Cundinamarca). El congreso de Colombia el 31 de octubre de 1919 "Autorizó al departamento para variar el destino del predio llamado "Molino de la Hortua", para dedicarlo a la construcción de un hospital con la condición de que fuese anexidad y complemento del existente Hospital San Juan de Dios y que el terreno que debe ser pagado por el hospital se aplique a la adquisición de un terreno adecuado para construcción de manicomios". La asamblea de Cundinamarca dictó la ordenanza 48 de 1919, que autorizó a la Junta de Beneficencia para vender los inmuebles del hospital de San Juan de Dios e invertir su producto en la construcción de edificios en el predio de la Hortúa y el la Ordenanza 13 de 1922 se precisaron las fincas que deberían venderse.

Archivo:Religiosa Frente al edificio donde funciona hoy el Instituto Materno Infantil (1950).jpg
La enseñanza de la enfermería estaba a cargo inicialmente de las religiosas o Hermanas de la Presentación hasta 1971.

Finalmente la Asamblea de Cundinamarca por medio de la ordenanza 85 de 1920 destinó el mencionado terreno para la construcción de nuevo edificio del Hospital San Juan de Dios, para continuar con carácter de Establecimiento oficial de beneficencia o asistencia pública, administrado según las ordenanzas de la Asamblea de Cundinamarca. También autorizó al Hospicio de Bogotá, para dar en venta o permuta al Hospital San Juan de Dios, las construcciones inconclusas que el primero de dichos establecimientos había levantado en la parte oriental del predio de la Hortúa. La ley 48 de 1923 aclaró la 47 de 1919, que dispusó que los Asilos de locos, de locas, de indigentes mujeres o mendigos Varones (colonia de mendigos), transfirieran al citado Hospital los derechos que les correspondían de conformidad con la escritura de 1917. Esta ley dio pie para que la Junta de Beneficencia de Cundinamarca confirmara la destinación del terreno para los nuevos edificios del San Juan de Dios.

Según la escritura 463 del 10 de marzo de 1924, firmada en la Notaría segunda, el preció de la compra del lote de la Hortúa fue de $23.898.31 pagado mediante permuta de fincas raíces propiedad del Hospital al Asilo de Locos y Locas, en la clausula séptima dice "Que el Hospital que se ha construido y ha de construirse se denominara en lo sucesivo de la Hortúa, será una anexidad y complemento del altual Hospital del San Juan de Dios y hará parte integrante de la misma persona jurídica. En consecuencia el Hospital de San Juan de Dios de Bogotá en sus edificios de la Hortúa continuará con el carácter de establecimiento oficial DE BENEFICENCIA o ASISTENCIA PÚBLICA" además "Todos los auxilios, donaciones, herencias o legados que se asignen en lo sucesivo al Hospital de la Hortúa se establecerán hechos al Hospital de San Juan de

Dios de Bogotá en sus edificios de la Hortúa, pues estas harán parte integrante de la misma persona jurídica".

Foto tomada en el Instituto Materno Infantil.

Después de haber prestado sus eficientes servicios de salud durante 203 años, el 07 de febrero de 1925, se trasladó a la Hortúa en el pabellón oriental, donde en la actualidad funciona el Instituto Materno Infantil; allí empezó a funcionar con los servicios de Ginecología (58 camas), que se había fundado en 1887; clínica tropical, urología, clínica dermatológica la cual había iniciado en 1910 y se amplío en un pabellón completo, para atender a endermos de ambos sexos y los de sifilis cutánea servicios de órganos de los sentidos. etc.

La medicina ya adulta, dio a luz los primeros hijos; La Clínica de Marly, el Hospital de la Misericordia, el Hospital San José, Hospital Santa Clara, Instituto Nacional de Radium (hoy Instituto Nacional de Cancerología). etc.

Cuarta Etapa "El Apogeo" (1926-1979)[editar]

Certificado de nacimiento Instituto Materno Infantil, con sello.

Esta etapa inicia con el establecimiento del hospital en los predios de La Hortúa en 1925-26 bajo la dirección de la Junta de Beneficencia y la orientación científica de la Universidad Nacional de Colombia. En la Carrera Novena no se disponía de los recursos, ni de la infraestructura propiamente hospitalaria y el avance científico muy lento, casi estancado por las luchas internas y la conformación de la nacionalidad, la atención médica era muy deficiente en los aspectos científico, higiénico y económico.

Hacia 1926 el país disfrutaba de un ambiente de paz y progreso económico, lo cual permitió que muchos de sus médicos viajaran a Europa e importaran nuevas ideas tanto médicas como arquitectónicas. Cuando Colombia comienza su carrera hacia la industrialización, en 1926 se realiza la primera cirugía del país en las nuevas instalaciones de hospital situadas en la antigua hacienda de la Hortúa, en lo que hoy se conoce como Carrera Décima y avenida Caracas y calle Primera de Bogotá.

A partir de ese momento, el Hospital San Juan de Dios toma una dinámica particular que lo hace convertirse en uno de los centros de investigación y formación médica más importante de Colombia. Hasta mediados del siglo XX era prácticamente el único Hospital Universitario de la ciudad de Bogotá, en asocio con la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional. Desde 1979 y hasta 1999 fue administrado por la entidad de caracter privado "Fundación San Juan de Dios" en asociación con la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional.

Gracias a la generosidad de gentes caritativas y a la cooperación del Estado sobrevivió con vigor y suficiente capacidad para cumplir con su noble deber de prodigar salud a las clases menesterosas.5 Si bien fue el Hospital más avanzado para la época con equipos y medicamentos donados por empresas nacionales y extranjeras.

Esta situación se mantuvo vigente hasta el momento de su declive a causa de la ley 100 de Seguridad social en 1993 (la cual transformó la salud en negocio y el Hospital era de beneficencia) hasta su intervención y clausura en 1999-2001 durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango, por considerarse inviable financieramente, desde la prmulgación de la ley ocasionalmente los recursos del hospital fueron deficientes y que con cierta frecuencia sufrió crisis económicas alarmantes que lo llevaron a suspender parcialmente sus servicios. Lo cual sumió a la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional en una tremenda falta de centros de práctica de calidad en la cual se encuentra hasta el día de hoy, esto sumado a malas administraciones del Consejo Superior Universitario (Organismo supremo de dicha universidad) y falta de voluntad del gobierno Nacional Colombiano y departamental cundinamarqués; ha llevado a varios paros académicos intermitentes de la dicha facultad.

Por medio de la Ley 735 de 2002 (Emanada por el Congreso Nacional), fue declarado junto con el Instituto Materno Infantil, como Patrimonio Histórico y Cultural de la Nación, por sus grandes aportes en las diferentes etapas de la historia de Colombia.

Crisis actual[editar]

Este hospital era el epicentro de varias instituciones de carácter investigativo en las diversas ramas de la medicina. En entre los más importantes se encontraban el pabellón de patología, el primer pabellón de cirugía plástica de Bogotá, el Instituto de Inmunologico Nacional, donde se creó la primera vacuna contra la malaria que a su vez fue la primera vacuna sintética del mundo, a cargo del Doctor Manuel Elkin Patarroyo y el pabellón de neonatos del Instituto Materno Infantil en donde se creó el programa Madre Canguro en 1978, que contribuyó a solucionar muchos de los problemas de supervivencia de los niños prematuros, y programa pionero y modelo en el mundo.

En agosto de 2012, el alcalde de Bogotá Gustavo Petro inició el plan de reapertura y que consistiría en etapas para convertirlo en hospital de cuarto nivel para las poblaciones del centro y sur de Bogotá.[1] La primera etapa que consiste en la apertura de la Unidad de Atención primaria ubicada en la carrera 10 con calle primera[2] [3] [4] esto es el Centro de Salud, edificio aledaño al Hospital San Juan de Dios. En diciembre de 2012 se hizo un pago parcial de la liquidación a los ex-empleados jubilados del hospital, la recontratacion de varios empleados y la reapertura de su primera etapa que luego sería cerrada y el Hospital seguiría sumido en la crisis.

]] Durante la primera etapa de reapertura del hospital se dio a conocer el testamento del empresario y filántropo José Joaquin Vargas Escobar quien como administrador de los antiguos territorios de la hacienda El Salitre, certificó por medio de un testamento en 1926 dichos predios a nombre de un conjunto de instituciones de beneficencia siendo el hospital quien sería el propietario de la mayor parte del legado, además de aclarar que los predios correspondientes y el hospital como tal son propiedad de Bogotá y no de Cundinamarca que si bien tenía un rol de administrador con la Fundación San Juan de Dios, (declarada inexistente en 2005 por un fallo del Consejo de Estado) y la Beneficencia de Cundinamarca, no fueron designados como albaceas de dichos terrenos,[5] [6] por lo que cursan investigaciones de control político a la Contraloría General de La Nación, el legado, que corresponde a la Hacienda El Salitre comprende los terrenos desde la Carrera 30 (Av. NQS) hasta la Avenida Boyaca y desde la Calle 68 hasta la calle 22, predios hoy enajenados, propiedad en su mayor parte de privados.

Actualmente enfrenta un conflicto de tipo laboral y social, pues sus instalaciones se encuentran habitadas por antiguos funcionarios a quienes desde la crisis de 1999 no se les ha reconocido pagos ni acreencias laborales, además de encontrarse en un proceso de liquidación dirigido por la Gobernación de Cundinamarca, altamente cuestionado por varias entidades y organizaciones no gubernamentales, por su carácter de monumento nacional y el tratamiento que desde 2006 se viene aplicando a la institución y sus funcionarios. En 2012 la controvertida liquidadora Ana Karenina Gauna Palencia vendió un terreno del parqueadero del Instituto Materno Infantil (IMI) que es parte integral del Hospital San Juan de Dios declarado patrimonio cultural. Se ha cuestionado también la venta de los equipos y mobiliarios, además de las diferencias entre el inventario del Hospital antes de ser entregado a la liquidadora y el inventario que la liquidadora tiene respecto de los bienes.

El día 30 de septiembre de 2013 por convocatoria pública de la liquidadora, el Complejo Hospitalario San Juan de Dios y el Instituto Materno Infantil fueron puestos en venta al mejor postor. Los oferentes tendrían plazo hasta el día 30 de octubre de 2013 para hacer su mejor oferta. Podrá ser vendido únicamente a personas de derecho público y su precio puede variar dependiendo del avalúo que aún está por determinarse. La liquidadora fue suspendida de sus funciones en octubre de 2013 debido a las constantes demoras en la solución en el pago de acreencias laborales siendo reemplazada por Pablo Leal, aunque este cambio prorrogó la convocatoria de la venta del hospital.

Bibliografía y Fuentes de referencia[editar]

  • Carrasquilla Botero, Juan: El molino de hortua: (Hoy Hospital de San Juan de Dios). Registro Municipal (Bogotá). Vol. 53, No. 16 (Ago. 31, 1933).pag 501.
  • Domínguez, Eduardo: La casa del dolor. Registro Municipal (Bogotá).Vol. 53, No. 16 (Ago. 31, 1933)
  • Eduardo Domínguez: El hospital de San Juan de Dios. En: revista Hacia la luz (Bogotá). Vol. 7, No. 63 (Abr., 1951). p. 146-148.
  • López, Alberto Lee. Cuarto centenario de la fundación del Hospital de san Juan de Dios. En: Boletín de Historia y Antigüedades (Bogotá). Vol. 51, No. 600-602 (Oct. / Dic., 19164). pags 501-523.
  • Lozano Bautista, Guillermo: Beneficencia y medicina: el hospital San Juan de Dios y la Universidad Nacional de Colombia Bogotá, Fondo CIEC, 1983.
  • Ibáñez, Pedro María.Crónicas de Bogotá tomo I Bogotá, Imprenta de La Luz, 1891, capítulos VIII y X

Véase también[editar]

Referencias[editar]

5.http://www.aexmun.org/media/HM-011_g.pdf

Enlaces externos[editar]