Hipertermófilo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La arquea Methanopyrus kandleri puede sobrevivir a 122 °C.

Son hipertermófilos aquellos organismos que habitan a altas temperaturas, que normalmente llegan al punto de ebullición. Por lo común crecen bien y se reproducen a temperaturas mayores a 70 ºC,[1] un calor letal para la mayoría de los seres vivos.

Los hipertermófilos son procariontes, como algunas bacterias, principalmente arqueas, en las que además imperan otras condiciones extremófilas, como ser hiperhalófilas e hiperacidófilas.

Muchos de ellos viven en el entorno de fumarolas volcánicas oceánicas a más de 2 000 m de profundidad, donde la gran presión del mar eleva el punto de ebullición por encima de los 100 ºC. El récord es de la cepa arqueana 121, que sobrevivió a 130 ºC. Se cree que no pueden existir microbios a más de 150 ºC, ya que a esa temperatura el ADN pierde la cohesión.

Historia[editar]

Thomas D. Brock descubrió los hipertermófilos en aguas termales en el Parque Nacional de Yellowstone (Wyoming), en 1967. Afirmó que Las bacterias son capaces de crecer ... a cualquier temperatura en la que exista agua líquida, incluso en estanques que estén por encima del punto de ebullición.[2] Desde entonces se han descubierto más de 70 especies.

Se cree que, debido a las condiciones termorreductoras de las fuentes hidrotermales, como en la teoría del mundo de hierro-azufre, postulada en 1988, los primeros organismos que existieron en la Tierra habrían sido hipertermófilos.[3]

Algunos organismos hipertermófilos[editar]

Se consideran hipertérmofilos los que, para sobrevivir y reproducirse, necesitan al menos 60 ºC. Algunos necesitan al menos 90 ºC. Ejemplos:

Arqueas[editar]

Bacterias[editar]

Ver también[editar]

Mesófilo

Psicrófilo

Termófilo

Referencias[editar]

  1. José E. Martínez. 2004. Hyperthermophilic Microorganisms and USP Hot Water Systems. Pharmaceutical Technology
  2. Brock, Thomas D. 1967. Life at high temperatures. Science. 158 (1967), 1012-1019
  3. P. Forterre. 1995. Thermoreduction: A Hypothesis for the Origin of Prokaryotes.