Hipernatremia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hipernatremia
Na-TableImage.png
Sodio
Clasificación y recursos externos
CIE-10 E87.0
CIE-9 276.0
DiseasesDB 6266
eMedicine emerg/263
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

La hipernatremia[1] es un trastorno hidroelectrolítico que consiste en un elevado nivel del ion sodio en la sangre (lo contrario de la hiponatremia, que significa bajo nivel de sodio).

Es una palabra tripartita derivada del griego: 1) υπέρ: sobre, arriba de, más que; 2) 'αιμα (pronunciado ema, precedida por la letra h porque la sílaba 'αι inicia con espíritu rudo, el cual demanda pronunciación aspirada), que significa sangre; 3) νάτριυμ: sodio,[2] y la desinencia ia, que denota condición.

La causa más común de la hipernatremia no es un exceso de sodio, sino un relacionado déficit de agua libre en el cuerpo. Por esta razón, a menudo es sinónimo del menos preciso término deshidratación.

El agua se pierde en el cuerpo por varias causas: sudor -incluye transpiración-, pérdidas insensibles por respiración, o en las heces y en la orina. Si la cantidad de agua ingerida constantemente es menor que la de agua perdida, el nivel de sodio del suero sanguíneo comienza a elevarse y conduce a la hipernatremia. Raramente este trastorno puede resultar por ingestión masiva de sal, tal como puede ocurrir al beber agua de mar.

Ordinariamente, incluso un pequeño incremento del contenido de sodio del suero sobre el rango normal causa fuerte sensación de sed. Un aumento en toma de agua corrige la anormalidad. Por lo tanto, la hipernatremia ocurre con frecuencia en infantes, que tienen estado mental deteriorado, o en ancianos cuya fisiología relativa a la sed puede estar intacta pero que están impedidos de obtener o de pedir agua.

Etiología[editar]

Tratamiento de la hipernatremia.

Las causas comunes de la hipernatremia incluyen:

Síntomas[editar]

Las manifestaciones clínicas de la hipernatremia pueden ser sutiles: letargo, debilidad, irritabilidad y edema. Con elevaciones más graves del nivel de sodio pueden ocurrir convulsiones y el coma.

Generalmente los síntomas graves se deben a elevación aguda del contenido de sodio del plasma: superior a 158 meq/L (miliequivalentes por litro). Lo normal es típicamente alrededor de 135 a 145 meq/L.

Valores superiores a 180 meq/L están relacionados con una alta tasa de mortalidad, particularmente en adultos. En parte la causa puede ser que raramente estos altos niveles de sodio ocurren sin condiciones médicas coexistentes graves.

Tratamiento[editar]

La piedra angular del tratamiento es la administración de agua libre para corregir el déficit relativo de agua. Este vital líquido puede reemplazarse por vía oral o por vía endovenosa. Sin embargo la corrección demasiado rápida de la hipernatremia es potencialmente muy peligrosa.

El cuerpo (especialmente el cerebro) se adapta al más alto contenido de sodio. Una vez que haya ocurrido esta adaptación, la disminución rápida de este elemento propicia en las células flujo del agua hacia dentro e hinchazón.

Esto puede provocar edema cerebral, cuyo resultado es daño cerebral, permanente o no, e incluso la muerte. Por lo tanto, la hipernatremia significativa debe ser tratada cuidadosamente por un médico u otro profesional médico con experiencia en tratamiento de los desequilibrios electrolíticos.

Referencias[editar]

  1. Aunque etimológicamente correcto, es inusual el término hipernatriemia (que proviene de natrium, ‘sodio’).
  2. Divry's New English-Greek and Greek-English Dictionary. D. C. Divry, Inc. New York. 1983.

Véase también[editar]