Henry Bird

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Henry Bird.

Henry Edward Bird (1830 - 1908) fue un ajedrecista británico.

Biografía[editar]

Henry Bird nació en Inglaterra. Es uno de los jugadores más brillantes y originales de la Inglaterra del siglo XIX y uno de los representantes más sólidos de la escuela romántica de ajedrez.

Bird llegó a ser un gran teórico de aperturas. En su honor llevan nombre una apertura y una defensa: la Apertura Bird y la Defensa Bird contra la Española.

Desde el primer día que apareció en la arena del ajedrez de su época siempre atrajo no ya la atención, sino el entusiasmo. No tuvo una preparación teórica. Se dice que nunca hizo un movimiento en el tablero que no fuese puro instinto ajedrecístico. Su facilidad natural para el juego era realmente la de un genio. Su amor por el ajedrez fue ilimitado. Bird prefería perder una buena partida que ganar por errores de su adversario. Siempre estaba dispuesto a jugar una partida, no importaba lo fatigado que estuviese. Su juego siempre tuvo la frescura de la juventud, aunque los jugadores jóvenes le apodasen «el Viejo».

Bird hizo su aparición en el mundo del ajedrez presentándose en el Cigar Divan de Londres en 1846. Era un muchacho de buena planta. Todos admiraron su aspecto y elogiaron su estilo. Al principio los grandes jugadores del Club le daban la dama de ventaja, pero antes de un año era ya un buen jugador. En 1851 jugó dieciocho partidas con Anderssen, empatando el encuentro. Ganó a Sezn, Daniel Harrwitz y Johann Lówental. En 1866 se enfrentó a Steinitz, en un duelo desigual en el que no tuvo ninguna oportunidad ante el nuevo juego que practicaba el austriaco.

En 1873 Bird jugó varios encuentros con Wisker. En 1877 ganó a Lówental en un torneo. Cayó derrotado ante los nuevos valores: Blackburne, Potter, McDonnell. Durante los diez años siguientes Bird raramente participó en torneos internacionales. Su punto débil eran las aperturas, ya que la nueva generación tenía una preparación teórica de la que él carecía, pero Bird se preparó profundamente y escribió algunos libros sobre aperturas.

Los trabajos de Bird sobre ajedrez fueron muy apreciados y muy interesantes; recomendados tanto por los maestros como por los aficionados, especialmente «Obras maestras del ajedrez», «Aperturas del ajedrez» y «Ajedrez moderno».

En el tablero Bird era un jugador muy rápido, pero a diferencia de otros jugadores rápidos, nunca se impacientaba ante un jugador lento. Nunca despreciaba la habilidad de un rival, ni abrigaba resentimiento por una derrota. Elogiaba el juego de otros cuando se la merecían, y reconocía los méritos ante los que él mismo había sucumbido. Bird se ganó una buena fama de hombre singularmente agradable, y de ser todo un caballero ante el tablero. Era un hombre de una energía extraordinaria.

Entre 1890 y 1891 tuvo que pasar varios meses en hospital St. Thomas, aquejado de una grave enfermedad. Sufría constantes dolores, y, ocasionalmente, era incapaz de moverse; sin embargo nunca perdió el ánimo, y nunca cayó en la ociosidad, ni se hundió en la desesperación. Consideró que lo que más le convenía era mantener ocupada su mente. Para distraerse se puso a escribir un nuevo libro de ajedrez, «Ajedrez para principiantes».

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]