Heinrich Olbers

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Heinrich Wilhelm Matthäus Olbers (Arbergen, cerca de Bremen, 11 de octubre de 1758 - Bremen, 2 de marzo de 1840) fue un médico y astrónomo alemán, principalmente conocido por la paradoja de Olbers.

Heinrich Wilhelm Olbers.

Estudió medicina en Göttingen. Tras graduarse en 1780, empezó a practicar la medicina en Brema, trabajo que continuó realizando hasta 1823. Por las noches, dedicaba su tiempo a la astronomía, observando el cielo nocturno desde el piso superior de su casa, que tenía habilitado como observatorio.

En 1797 descubrió un método para determinar las órbitas de los cometas que todavía se utiliza hoy en día. En 1802 localizó Ceres, que había sido descubierto, y acto seguido perdido, por Giuseppe Piazzi el año anterior. Lo encontró en la posición predicha por el gran matemático Carl Friedrich Gauss.

El 28 de marzo de 1802 descubrió y bautizó el segundo asteroide (2) Palas. Pensó que los dos cuerpos habían de estar relacionados y se puso a buscar más. El 29 de marzo de 1807 descubrió (4) Vesta y dejó que fuera Gauss quien le pusiera nombre. Formuló la hipótesis de que los asteroides eran fragmentos de un antiguo planeta que explotó. Actualmente, esta teoría no se considera muy probable.

El 1811 plantea la hipótesis de que la cola de los cometas estaría formada por partículas expulsadas del núcleo por alguna clase de fuerza y que la cola había de estar siempre en la dirección opuesta al Sol. Actualmente, se sabe que esto es así debido a la presión de radiación de la luz solar, un efecto que a la sazón todavía no se conocía.

El 6 de marzo de 1815 descubrió un cometa periódico bautizado en honor suyo (formalmente designado 13P/Olbers). En total, descubrió 5 cometas y calculó la órbita de 18.

En 1823 planteó la famosa paradoja (denominada paradoja de Olbers en honor suyo) donde se pregunta: «¿Por qué el cielo nocturno es oscuro si existen infinitas estrellas que habrían de iluminarlo como si fuera de día?» Actualmente, es posible dar una respuesta razonada a esta pregunta en términos de los valores finitos de la velocidad de la luz y la edad del Universo y del desplazamiento hacia el rojo de la radiación del Big Bang.

Han sido bautizados en honor suyo: