Hefestión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sisigambis confunde a Alejandro y Hefestión; ilustración del año 1696.

Hefestión Amintoros (nacido ca. 356 a. C. - muerto en otoño de 324 a. C.), hijo de Amíntor, aristócrata macedonio, fue el hombre de confianza de Alejandro en las tareas de gobierno y en la guerra.

Infancia[editar]

Nació en una fecha desconocida, pero las fuentes le atribuyen la misma edad de Alejandro, o quizá un poco mayor. De lo que no hay certeza es de cuándo se conocieron. Sin embargo, es posible que Hefestión compartiera educación con Alejandro Magno en el pueblo de Mieza, con Aristóteles como profesor, al igual que otros chicos nobles. Se sabe que el filósofo le dedicó un volumen de cartas, así que debieron conocerse.

Relación con Alejandro[editar]

Hefestión acompañó a Alejandro en su campaña asiática desde el principio, luchando en la unidad de caballería. Al pasar por la ciudad de Troya, Alejandro honró la sagrada tumba del héroe Aquiles, y Hefestión la del amante de aquél, Patroclo, asumiendo ante todo el ejército la naturaleza de la relación que compartían. Tras la batalla de Issos, Alejandro y Hefestión fueron a inspeccionar el botín ganado, que incluía al harén real. Uno de los episodios mejor conocidos de la vida de Hefestión tuvo lugar cuando ambos conocieron a Estatira y Sisigambis, respectivamente la mujer embarazada de Darío III Codomano y la madre de éste. Mirando a ambos hombres, la reina madre mostró sus respetos postrándose ante Hefestión, quien era el más alto y bello, y, según la lógica persa, el más impresionante de los dos debía ser el rey. Comprendiendo por los gestos que el séquito le hacía que se había equivocado, comenzó otra prosternación ante Alejandro; éste, levantándola, la corrigió diciendo: "No te preocupes, madre, no has cometido ningún error. Hefestión es como yo mismo."

Hefestión aparece detrás de Alejandro Magno señalándolo. Esta pintura describe el momento que la família de Darío III se muestran ante los vencedores. Família de Darío ante Alejandro Magno, obra de Justus Sustermans conservada en la Biblioteca Museo Víctor Balaguer

Antes de la invasión de la India y el cruce del Hindu Kush, en el actual Afganistán, Alejandro le nombró ministro, reconociéndole como segundo en el mando. Durante la campaña india, Hefestión volvió a asumir responsabilidades militares en la vanguardia, puenteando ríos y encabezando un escuadrón en la Batalla de Yelum.

De regreso en Susa, capital del Imperio persa, Alejandro desposó a Barsine-Estatira, la hija mayor de Darío, y dio a Hefestión por esposa a la joven princesa Dripetis, hermana menor de su esposa real, y de este modo llegaron a ser cuñados.

Hefestión y Alejandro mantuvieron una de las relaciones sentimentales y amorosas más intensas de la historia, con una implicación emocional tan fuerte que duraría toda su vida hasta su muerte. Hecho de tal envergadura que hizo que Alejandro se volviese casi loco de dolor, yaciendo sobre su cuerpo un día y una noche, quedando en cama durante varios días sin comer, beber o hablar, y protagonizando en los días posteriores algunos de los actos más terribles de su campaña militar.

General[editar]

Hefestión no estaba especialmente dotado como comandante en el campo de batalla, pero destacaba por su conocimiento de la logística. Cuando Alejandro requería el caudillaje de Hefestión en la batalla, éste normalmente llevaba a otro general consigo, y a veces al mismo Alejandro, para asegurarse de que no se cometieran errores, pero sus dotes como estratega compensaban con mucho sus dificultades en el campo de batalla.

Muerte[editar]

En el otoño de 324 a. C., el ejército de Alejandro se acuarteló en la ciudad de Ecbatana para pasar el invierno. Hefestión enfermó durante los juegos que se celebraron en la corte y murió una semana después. Los síntomas descritos son compatibles con la fiebre tifoidea, pero nunca se excluyó la posibilidad de envenenamiento. Como favorito de Alejandro e íntimo amigo, debió tener muchos enemigos políticos. Sea cual fuere la causa de la muerte de Hefestión, se dice que Alejandro se volvió loco de dolor, haciéndose afeitar la cabeza y las crines de los caballos del ejército, cancelando todos los festejos y, cuenta la leyenda, crucificando a Glaucias, el médico que lo había atendido. Partió inmediatamente para Babilonia con el cadáver, donde celebró fabulosos juegos funerales en su recuerdo. El Oráculo de Siwa ante la pregunta de Alejandro, de cómo tenía que ser venerado Hefestión, respondió que debería ser adorado como un héroe divino. Algunos meses después, aún se estaba construyendo un espléndido monumento funerario en honor de Hefestión cuando murió el propio Alejandro.

Hefestión en el cine[editar]

Jared Leto interpretó a Hefestión en la película Alejandro Magno (2004) dirigida por Oliver Stone.

Véase también[editar]