Harry Elmer Barnes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Harry Elmer Barnes (15 de junio 1889 – 25 de agosto 1968) fue un historiador estadounidense, diplomado en la Universidad de Columbia y pionero del revisionismo histórico. Ha sido también uno de los fundadores del Institute for Historical Review, organización ubicada en Los Ángeles que se dedica al estudio y difusión de material histórico revisionista en diversos campos. Barnes también fue conocido por ser un negacionista del Holocausto.

Sobre todo fue un escritor, utilizando su amplia lectura y memoria fotográfica para resumir grandes cantidades de información, todos presentados en forma de una historia que sería "útil" para sus lectores. Escribió más de treinta libros, más de cien ensayos y 600 artículos y reseñas de libros, haciendo de él uno de los escritores más prolíficos en todas las ciencias sociales.[1]

Barnes fue un prestigioso historiador, pero en la década de 1950 perdió credibilidad debido a sus ideas sobre el Holocausto.[2]

Historiador[editar]

Entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en un conocido escritor pacifista y el máximo exponente del movimiento revisionista histórico.

Las causas de la Primera Guerra Mundial[editar]

Entre los años 1920 y 1926 escribió varios artículos sobre la responsabilidad de las grandes potencias en el desencadenamiento de la 1.ª guerra mundial, donde volcó el resultado de sus investigaciones personales realizadas sobre una asombrosa cantidad de documentación pública, así como de sus numerosas entrevistas con las distintas personalidades intervinientes en el conflicto, como el Káiser Guillermo II de Alemania, quien vivía en Doorm, Holanda, funcionarios y militares alemanes y austro-húngaros. Si en el primero de los artículos reparte las culpas entre Francia, Rusia, Austria-Hungría y Alemania, en el último de ellos excluye completamente a las potencias centrales para adjudicar la totalidad de la responsabilidad en la causación de la guerra a Rusia y Francia, con pruebas cuya solidez han motorizado a escritores modernos[3] a reexaminar la cuestión de las responsabilidades.

Fruto de estos estudios y de las polémicas desatadas, sería su más famosa obra publicada en 1926: The Genesis of World War, que es el primer libro escrito en los Estados Unidos desde 1914 sobre las causas de la Gran Guerra, que reuniese los testimonios directos de los actores principales. En esa obra, Barnes declara que, en vista de las pruebas reunidas, "debe descartarse cualquier culpa de Alemania en el desencadenamiento de la guerra".[4]

Según Barnes escribiera en el prólogo del polémico libro absolutorio,

In estimating the order of guilt of the various countries we may safely say that the only direct and immediate responsibility for the World War falls upon Serbia, France and Russia, with the guilt about equally distributed. Next in order—far below France and Russia—would come Austria, through she never desired a general European war. Finally, we place Germany and England as tied for last place, both being opposed to war in the 1914 crisis. Probably the German public was somewhat more favorable to military activity than the English people, but... the Kaiser made much more strenuous efforts to preserve the peace of Europe in 1914 than did Sir Edward Grey.

En la estimación de la culpa de los distintos países, podemos afirmar con seguridad que la única responsabilidad directa e inmediata de la Primera Guerra Mundial recae sobre Serbia, Francia y Rusia, con la culpa distribuida de igual manera. A continuación y muy por debajo de Francia y Rusia, vendría Austria, pero contemplando que ella nunca deseó una guerra europea general. Por último, podemos poner a Alemania e Inglaterra, empatados en el último lugar, ambos opuestos a la guerra al desatarse la crisis de 1914. Probablemente el público alemán era algo más favorable a la actividad militar que los ingleses, pero... el Kaiser hizo muchos más esfuerzos extenuantes para preservar la paz de Europa en 1914 que los llevados a cabo por Sir Edward Grey (secretario inglés de relaciones exteriores).[5]

Algunos escritores posteriores, como Fritz Fischer, un polémico y provocador periodista bávaro, criticaron en forma póstuma y duramente la obra de Barnes, aunque para ello les fuera preciso apartarse de las causas propias de la guerra para centrarse exclusivamente en algunos aspectos aislados de los acontecimientos en Alemania, posteriores al inicio de la 1.ª guerra mundial, dejando pues aparte, tanto sus causas propias cuanto los sucesos anteriores habidos en Francia, Rusia, Serbia e Inglaterra, como exigía Barnes a los historiadores de su tiempo como regla mínima de seriedad. Asimismo, para contrarrestar la tesis Barnes, esta línea histórica afirma que, en realidad, Alemania explotó a su favor y con maestría el Atentado de Sarajevo tanto que, posteriormente, ya iniciadas las hostilidades, se intentaría orquestar un gigantesco plan de anexiones territoriales a expensas de Rusia principalmente, pero también de Bélgica y Holanda.[6] A su vez, los defensores de Barnes afirman que, aún si fueran ciertas estas hipótesis -lo cual consideran indemostrado- no prueban la culpabilidad de Alemania en el desencadenamiento de la Gran Guerra, además de que planes similares fueron estudiados por todas las Cancillerías europeas, tentadas por la oportunidad de ganancias territoriales que ofrecía la reciente guerra. Por otra parte, el escritor Fritz Fischer ha sido repetidamente acusado de falsear la verdad.[7]

Años posteriores a la Segunda Guerra Mundial[editar]

Después de la Segunda Guerra Mundial y en los años más tardíos de su vida, asumió una postura negacionista. Llegó a la conclusión de que las acusaciones hechas contra Alemania y Japón, incluyendo el Holocausto, fueron una propaganda de guerra usada para justificar la participación de Estados Unidos en la guerra, la destrucción sistemática de Alemania y la entrega de territorio alemán a Polonia para compensar el territorio polaco entregado a Rusia.

Además de su posición en contra del supuesto exterminio sistemático de los judíos europeos por parte del gobierno alemán de la época, Barnes consideraba que todos los bandos fueron culpables de terribles atrocidades en la Segunda Guerra Mundial, que Hitler no quería ir a la guerra contra Estados Unidos y que el presidente estadounidense Franklin Roosevelt provocó a Japón para que este atacara Pearl Harbor y lograr que Estados Unidos entrara en la guerra.

Barnes no solo publicó estudios revisionistas sobre diversos temas históricos sino que animó a otros historiadores egresados de universidades en su país a publicar sus investigaciones revisionistas. Por ejemplo en la década de 1960 colaboró con David Hoggan, historiador egresado de la Universidad de Harvard, para que redactara un detallado estudio sobre cómo estalló la guerra en 1939. En 1969 se publicó el trabajo de Hoggan que negaba que hubieran muerto seis millones de judíos durante la guerra mundial, lo que hizo a los negacionistas blanco de ataques.

Repercusiones[editar]

Poco después de la muerte de Barnes, el historiador judío Murray Rothbard escribió un reconocimiento por el trabajo de Barnes.

"Así fue Harry, apasionadamente comprometido con la verdad, sin el aplauso de los académicos o de las multitudes y mantenido en las sombras durante las últimas dos décadas de su vida."[8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Justus D. Doenecke, "Harry Elmer Barnes: Prophet of a 'Usable' Past," History Teacher (1975) 8#2 pp. 265-276
  2. Goddard, 1968
  3. Por ejemplo: Annika Mombauer en varios artículos semejantes; Sean McMeekin también ha publicado dos exitosos libros July-1914: Countdown to war y The Russian Origins of the First World War, sobre el asunto. En el último mencionado, hace extensas alusiones a las obras de Harry Barnes como un precursor en la investigación histórica. Y el historiador australiano Christopher Clark, cuya obra conocida como "Los sonámbulos" (The Sleepwalkers: How Europe Went to War in 1914) se considera ya clásica y definitiva en muchos aspectos.
  4. Mombauer, Annika. The Origins of the First World War, Londres: Pearson, 2002.
  5. Mombauer, op. cit. pág. 88.
  6. Consultar la magnífica página en italiano http://it.wikipedia.org/wiki/Septemberprogramm
  7. Ullrich Volker Der berühmte Historiker Fritz Fischer im Zwielicht, Die Zeit, 15 de enero 2004, artículo en alemán.
  8. Harry Elmer Barnes, 1889-1968

Enlaces y referencias externas[editar]