Halo (fenómeno meteorológico)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Este es un artículo sobre el fenómeno meteorológico, para otros significados de Halo ver: Halo (desambiguación)
Halo alrededor del sol, tomado en Punta Alta, Argentina, imagen capturada el 28 de enero de 2013 a las 11:58 horas. El mismo fue visible desde gran parte de la República Argentina, a causa de las particulares condiciones atmosféricas de la jornada.

Un halo o antelia es un efecto óptico que usualmente se ve en lugares fríos como la Antártida, Alaska, Groenlandia, norte de Escandinavia o zonas boreales de Rusia y Canadá aunque también puede ocurrir en otros lugares si se dan las condiciones atmosféricas adecuadas, como por ejemplo: fuera de las áreas polares, en zonas donde se están desarrollando tormentas o mal tiempo o, en zonas templadas cuando el aire atmosférico poseé ligeras nubes cristalizadas por el frío (casi siempre nubes del tipo cirrus). El halo está causado por partículas de hielo en suspensión en la tropósfera que refractan la luz haciendo un espectro de colores alrededor de la luna o el sol.

Los halos o antelias se suelen caracterizar por ser iridiscentes: por lo general hacia adentro tienden a tener colores rojizos mientras que hacia afuera cuentan con [rojo]], verde y azul claro o simplemente puede parecer un arcoiris.

Dentro del halo, el cielo parece ser más oscuro que fuera de él. Los halos son anillos de color blanco o de una tonalidad pálida que se forman en la atmósfera terrestre (y presumiblemente en otros planetas dotados de una atmósfera) alrededor de las imágenes luminosas del Sol o de la Luna o de cualquier otro astro o satélite. En este caso el mecanismo físico que los produce tiene que ver con procesos de reflexión y refracción en los pequeños cristales de hielo que constituyen las nubes altas de tipo cirrus. El tipo más común es el generado por procesos de refracción en cristales de hielo hexagonales. En este caso el diámetro del círculo que forma el halo es tal, que si uno apunta con un brazo en la dirección del Sol (o de la Luna) y con el otro en la dirección de cualquier punto del halo, el ángulo entre los brazos es 22°.

En la tropósfera se dan casi todos los fenómenos meteorológicos. En esta capa suceden los cambios climáticos; además, se alojan en esta zona casi todos los tipos de nubes. La tropósfera se hace cada vez más fría con la altura, y en su límite superior, aproximadamente a 10km, la temperatura es de -60º C. Esta capa contiene partículas de polvo y cristales de sal marina, elementos indispensables para la formación de las nubes.

Otros tipos de halos[editar]

Existen los halos de 46º, los halos complejos y los halos incompletos. Los halos de 46º son iguales que los de 22º, pero de mayor tamaño. Los halos complejos son halos bastante extraños. Pueden citarse dos: Halos con parhelio. Son halos de 22º, con un parhelio en cada esquina. Los halos dobles son los halos que encajan uno sobre otros, también los halos son llamados perros solares . Por ejemplo, un halo de 22º con otro de 46º, Etc.

  • Halo solar, debe ser visualizado evitando la mirada directa al sol debido a la radiación solar y los rayos ultravioleta, que traspasan la capa de ozono y que producirían un daño al tejido ocular (retina, cristalino, etc.). Para ello, puede emplearse algún objeto de forma circular en la posición del sol a fin de dejar a la vista únicamente el círculo de colores que lo rodea, simulando un eclipse.
  • Halo lunar: El anillo se forma cuando la luz de la Luna es refractada (se dobla) al pasar a través de cristales de hielo. Los halos lunares sólo serán visibles si hay nubes suficientemente altas (véase frías, para que se formen los cristales de hielo) y delgadas. La forma típica hexagonal de un cristal de hielo desvía la luz de la Luna en un ángulo de 22 grados (el equivalente a dos puños cerrados con el brazo extendido), así que el anillo completo describe un diámetro de 44 grados desde nuestro punto de vista. Sólo se han visto anillos cuando la Luna está próxima a ser llena. La Luna debería ser capaz de producir un anillo en cualquiera de sus fases, pero tal vez son demasiado débiles para verse excepto cuando es luna llena.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • COLECCIÓN CIENTÍFICA DE LIFE, "Fenómenos Atmosféricos", página 96,103 y 127; año 1966, OFFSET MULTICOLOR S.A., México.

Enlaces externos[editar]