Griselda Gambaro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Griselda Gambaro
Griselda Gambaro.jpg
Griselda Gambaro fotografiada por Sara Facio. 1970.
Nacimiento 28 de julio de 1928
Flag of Argentina.svg Argentina, Buenos Aires
Nacionalidad Argentina
Ocupación Escritor, periodista, dramaturgo
Cónyuge Juan Carlos Distéfano

Griselda Gambaro (n. La Boca, de Buenos Aires, 24 de julio de 1928) es una escritora y dramaturga argentina.

Trayectoria[editar]

Una de las figuras señeras de su generación. Griselda Gambaro comenzó con la narrativa y pronto la alternó con la dramaturgia. Casada desde 1955 con el escultor Juan Carlos Distéfano durante la dictadura militar argentina se exilió en Barcelona entre 1977 y 1980 regresando luego a Argentina. La escritora figura en las listas negras elaboradas por la dictadura en el año 1979.

Gambaro practica un "teatro ético", donde la preocupación por la condición humana (la justicia, la dignidad, el perdón) es planteada no a través de interrogaciones abstractas sino de las relaciones humanas. En sus textos, los vínculos tradicionales de la sociedad (familia, amigos, patrones) engendran humillaciones, odios y rencores, pero también hay lugar para la esperanza.

Su novela Ganarse la muerte fue prohibida por un decreto del general Videla cuyo gobierno de facto la halló "contraria a la institución familiar y al orden social".[1]

En 2005 pronunció el discurso inaugural de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires «Del autor al lector». Fue la primera vez que la Feria (en ese momento en su trigésima primera edición) fue inaugurada por una mujer. En 2010 pronunció el discurso inaugural de la Feria del Libro de Fráncfort del Meno, Alemania, en nombre de los escritores argentinos, en la edición en que la Argentina fue el país invitado de honor. En 2011 fue distinguida con el Doctorado Honoris Causa por el Instituto Universitario Nacional de Arte (IUNA).

Teatro y novelas[editar]

  • "Cuentos" Editorial Americaleye. Cubierta e ilustraciones de Juan Carlos Distéfano. 1953
  • "Madrigal en ciudad". Narrativa. Griselda Gambaro, Ed. Goyanarte, Buenos Aires, 1963.
  • "El Desatino". Historias cortas. Griselda Gambaro, Emecé Editores, Buenos Aires, 1965.
  • "Una felicidad con menos pena". Novela. Griselda Gambaro, Ed. Sudamericana, Buenos Aires, 1967.
  • "Nada que ver con otra historia". Novela. Griselda Gambaro, Ediciones Noé, Buenos Aires, 1972; 2.ª edición, Torres Agüero Editor, Buenos Aires, 1987.
  • "La cola mágica". Historias infantiles. Griselda Gambaro, Ed. de la Flor, Buenos Aires, 1976.
  • "Conversaciones con chicos. Sobre la sociedad, los padres, los afectos, la cultura". Griselda Gambaro, Timerman Editores, 1976; Ediciones Siglo XX, 1983.
  • "Ganarse la muerte". Novela. Griselda Gambaro, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 1976.
  • "Dios no nos quiere contentos". Novela. Griselda Gambaro, Ed. Lumen, Barcelona, 1979.
  • "Lo impenetrable". Novela. Griselda Gambaro, Torres Agüero Editor, Buenos Aires, 1984 y 1988.
  • "Teatro 1". Volumen que incluye las obras "Real envido", "La malasangre" y "Del sol naciente". Griselda Gambaro, Ediciones de la Flor, Buenos Aires,1997 (3.ª edición).
  • "Teatro 2". Colección de teatro: "Dar la vuelta", "Información para extranjeros", "Puesta en claro" y "Sucede lo que pasa". Griselda Gambaro, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 1995 (2.ª edición).
  • "Teatro 3". "Viaje de invierno", "Nosferatu", "Cuatro ejercicios para actrices", "Acuerdo para cambiar de casa","Sólo un aspecto", "La gracia", "El miedo", "El nombre", "El viaje a Bahía Blanca", "El despojamiento", Decir sí and "Antígona furiosa". Griselda Gambaro, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 1997 (3.ª edición).
  • "Teatro 4". "Las paredes", "El desatino", "Los siameses", "El campo" y "Nada que ver". Griselda Gambaro, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 1990 (2.ª edición).
  • "Teatro 5". "Efectos personales", "Desafiar al destino", "Morgan" and "Penas sin importancia". Griselda Gambaro, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 1991.
  • "Teatro 6". "Atando cabos", "La casa sin sosiego", "Es necesario entender un poco". Griselda Gambaro, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 1996.
  • "Después del día de fiesta". Novela. Griselda Gambaro, Editorial Seix Barral, Buenos Aires, 1994.
  • "Saying Yes". Play. Griselda Gambaro, Sebastian Doggart, Nick Hern Books, 1996.
  • "Lo mejor que se tiene". Historias breves. Griselda Gambaro, Grupo Editorial Norma, 1997.
  • "Escritos inocentes". Ensayos. Griselda Gambaro, Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 1999.
  • "El mar que nos trajo". Novela. Griselda Gambaro, Editorial Norma, Buenos Aires, 2002.
  • "Teatro (cinco piezas)". Griselda Gambaro, Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2002.
  • "Promesas y desvaríos". Novela. Griselda Gambaro, Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2004.
  • "Teatro 7". Plays: "No hay normales", "En la columna", "Pisar el palito", "Para llevarle a Rosita", "Cinco ejercicios para un actor", "Almas". Griselda Gambaro, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 2004.
  • "A nadar con María Inés". Novela. Griselda Gambaro, Editorial Alfaguara (Infantil), Buenos Aires, 2005.
  • "Siamese Twins" by Griselda Gambaro and Gwen MacKeith (Sep 1, 2011)

Algunas de sus obras han sido utilizadas como libretos para óperas. Así, Jorge Liderman utilizó Antigona furiosa en 1991 y Gerardo Gandini utilizó como libreto para otra ópera La casa sin sosiego en 1992.

Recepción de sus obras[editar]

Gambaro es una autora de gran importancia dentro del contexto social y cultural de su época, tanto dentro del panorama teatral como narrativo. En 1965 estrenó su primer obra teatral, El desatino, en el Instituto Torcuato Di Tella dirigida por Jorge Petraglia. Esta obra desató la polémica, dado que muchos críticos la entendieron como una obra totalmente ajena a la realidad argentina y desligada del compromiso social que el realismo reflexivo había propuesto como fundamental para el teatro.[cita requerida] Para Osvaldo Pellettieri, la obra fue "fundamental para la evolución del absurdo en Argentina" y "comenzó una polémica abierta en el seno de nuestro teatro que trajo beneficiosos resultados para su evolución posterior".[2] Para Griselda Gambaro, El Desatino,

«Fue entendida como una ruptura con la corriente del realismo reflexivo identificada con una postura de izquierda, considerada superficial y políticamente dudosa, escrita de espaldas a lo que era la realidad argentina». Gambaro Griselda.[3]

La polémica continuó con el estreno de otras obras de la misma autora: Viaje de invierno, en 1965, Las paredes 1966, Los siameses 1967 y El campo 1968.

En 1970 estrenó Nada que ver. Sólo un aspecto (1971), Dar la vuelta (1972-73), Información para extranjeros (1973), Puesta en claro (1974), Sucede lo que pasa (1975), Real Envido (1980), La Malasangre (1981) o Del sol naciente (1984).

La obra de Gambaro está comprometida con la realidad de su tiempo, a nivel social, político y de género. De este modo, el 27 de abril de 1977 un decretó prohibió su novela Ganarse la muerte,[1] y dos meses más tarde, Gambaro decidió exiliarse del país durante tres años.

Griselda Gambaro participó en el movimiento de Teatro Abierto, al cual definió como:

«una idea del dramaturgo argentino Osvaldo Dragún que junto con otros creadores y gente de teatro decidieron hacer una serie de veinte obras de veinte autores diferentes, representándose tres por día y donde intervinieron los mejores actores y directores de la Argentina, trabajando todos gratuitamente, como un modo de impugnar políticamente y teatralmente la atomización que había implantado la dictadura militar respecto a la cultura. Teatro Abierto nos sirve para pulirnos y volver a unirnos en un momento en el que en la Argentina nadie conectaba con nadie». Gambaro Griselda.[4]

En Teatro Abierto, Gambaro estrena su obra Decir Sí. Con el regreso de la democracia, el grupo de Teatro Abierto se divide, y a partir de 1983 las obras de Gambaro se centran en el tema de la dictadura, de las cuales destacan Antígona furiosa, de 1986, La casa sin sosiego, de 1991 y Atando cabos, también de 1991.

Para Gambaro,

«El teatro tiene una doble vertiente: debe ser válido como literatura dramática y, a la vez, como hipótesis teatral. (...) El escenario impone reglas bastante rigurosas. Por ejemplo conocer los tiempos, porque una representación teatral tiene un tiempo determinado y un espacio preciso. El texto va a tener cuerpos y voces, un lenguaje fónico y mímico. Una de las condiciones básicas para escribir dramaturgia es saber visualizar la corporeidad de ese fenómeno que produce la escritura dramática. El autor es todos los personajes a los que mira moverse en el escenario y tiene todos los tonos de las voces de esos personajes. (...) Desde luego, esto establece una diferencia en la escritura». Gambaro Griselda.[5]

A grandes rasgos, la obra de Gambaro esquiva el naturalismo para criticar la docilidad del ser humano, para expresar la imposibilidad de comunicación y la dependencia de los débiles hacia sus propios opresores. En esta huida del naturalismo, la autora recoge influencias de las principales corrientes europeas de los años 50, como el existencialismo, el teatro de la crueldad o el teatro del absurdo; sin que sus obras puedan ser clasificadas como completamente pertenecientes a estas corrientes. Gambaro utiliza de ellas todo aquello que le pueda servir para expresar la soledad humana, la agonía y la absoluta falta de comunicación entre sus personajes, que se rebelan, condenados a vivir en perpetua soledad.

Las piezas de Griselda Gambaro están construidas desde el conflicto dramático que genera una situación de crisis; en el momento en que los personajes se muestran ante el espectador, atraviesan una situación límite cuyo proceso de resolución, positivo o negativo (a favor de la víctima o a favor del victimario), va a tener lugar ante nuestros ojos. En este proceso, los personajes se encuentran con unos antagonistas que anulan o intentan impedir el deseo de realización personal de los otros; representan la incomprensión frente a una nueva forma de entender el mundo. Sus personajes, generalmente perdedores y débiles por naturaleza, se ven ante la dura dicotomía de elegir entre seguir dejándose dominar o rebelarse; de ahí la dureza y valentía de sus decisiones, que contrastan con la debilidad de su condición y que genera una lucha continua contra lo que los domina y los convierte en víctimas. Para Marta Contreras:

«la escenificación dramática de Griselda Gambaro se inserta en esta contemporaneidad [en la que el cuerpo pasa de tercer referente a primer referente] a través de la diagnosis de un cuerpo que en su materialización literario-teatral propongo llamar figura. Esta figura es la escenificación de una serie de gestos verbales y corporales específicos cuya exposición abre zonas críticas, cargadas, no resueltas de la vida contemporánea».[6]

Se trata de obras construidas desde una mirada personal, que impregna todas sus piezas y que condiciona la recepción del público, ya que los personajes han pasado en un primer momento por el prisma de la autora, que desde tal punto los mira y los muestra al espectador. Tal como afirma la autora, "escribimos lo que somos".[7]

En el desarrollo dramático tiene gran importancia la palabra, por presencia o por ausencia; es un elemento que Gambaro considera fundamental para el teatro.[cita requerida] Se trata de un lenguaje actual, adecuado a cada uno de los personajes, coloquial y plagado de modismos y frases hechas, adecuado también a la realidad cultural del público al que se enfrenta, el argentino. De ahí la decantación por el uso del voseo y algunas expresiones tomadas directamente del lunfardo. Gambaro utiliza diálogos precisos y densos que a veces se apoyan en un juego lingüístico establecido entre los personajes y destinado a ocultar o declarar la verdad, dependiendo de las necesidades de cada obra. Se trata de un lenguaje que en muchos casos, se revela como incapaz para el entendimiento entre opresores y oprimidos, entre vencedores y vencidos. De ahí que la palabra no sea el único protagonista de sus textos, sino que también cuenten de manera muy importante los silencios y los gritos, que en muchos personajes se revelan como el único arma de que dispone el débil, la víctima, para enfrentarse al opresor, al victimario. Muchas de sus obras acabarán con el grito desgarrador de sus protagonistas, gritos que acaban convirtiéndose en un alarido, un aullido que animaliza a sus personajes para mostrar la fiereza de los condenados al silencio.

Respecto al tiempo y al espacio de la acción dramática, éste viene marcado por necesidades estéticas o argumentales en unos casos, y por necesidades “políticas” en otros. Tomemos como muestra el caso de Antígona furiosa, obra en la que la reutilización de un texto clásico sirve a la autora para llegar más allá. Es decir, partiendo de la base de un universo común al espectador y a la autora, esta última transgrede los límites del modelo inicial y conduce al espectador al punto de reflexión que ella propone.

Además, la autora recurre a tiempos míticos o lejanos histórica y espacialmente, en momentos en los que la dramatización de ciertos temas podía acarrear problemas al escritor. No en vano la autora se vio obligada a pasar tres años de exilio en Barcelona tras la prohibición, por parte de la dictadura militar, de su novela Ganarse la muerte, hecho que le costó la inclusión en las listas negras de la Triple A. Cuando en 1980 la autora regresa a su país natal, se ve obligada a camuflar ciertos temas a los que se niega a renunciar para poder seguir publicando y representando sus obras en un momento en el que los militares aún estaban en el poder, sin que ello le repercutiera gravemente.

Nora Mazziotti describe el compromiso político de Gambaro:

«Un rasgo vital del teatro de Gambaro es que, a medida que en sus obras crece el clima poético y metafórico –en textos muy trabajados y cada vez más escuetos– y se ahonda su significación humana, se afianza el compromiso ético con la sociedad argentina. Sin que los textos de Griselda Gambaro tengan una ubicación espacio-temporal definida, es posible leer que se refieren al país. [...] esa distancia, esa desubicación de lugares y de épocas permite un movimiento doble. Por un lado universaliza y distancia las situaciones pero, simultáneamente, las aclara, las acerca. Focaliza. Desde la China, el Japón, desde la antigua Grecia, o desde la pequeñez de ambientes maltrechos, dicen no a las dictaduras, no a olvidos, no a indultos, no a obediencias debidas, no a la corrupción, no al perdón massmediático de los asesinos. Lo dicen –lo actúan– los locos, los tontos, los sucios, los desharrapados. Repuestos de la idiotez, limpiados de la suciedad, desde la precariedad y la marginación, empiezan a entender un poco».[8]

Premios[editar]

  • Premio Fondo Nacional de las Artes por Madrigal en ciudad 1963.
  • Premio Emecé por El desatino 1964.
  • Primer Premio Municipal de Teatro de la Ciudad de Buenos Aires 1968.
  • Premio Argentores 1968, 1976, 1992, 1996.
  • Beca Guggenheim 1981/82.
  • Premio Konex - Diploma al Mérito 1984, 1994.[9]
  • Premio de la Fundación Torcuato Di Tella 1988 por su obra dramática.
  • Premio de la Asociación de Críticos e Investigadores Teatrales 1990 por "Penas sin importancia".
  • Premio Nacional de Teatro 1992.
  • Medalla de la Cátedra Giacomo Leopardi de la Universidad de Buenos Aires 1994.
  • Premio de la Academia Argentina de Letras 1998.
  • Premio Clarín Espectáculos 2002.
  • Premio Konex de Platino 2004.[9]
  • Honorary Fellow de la Modern Language Association.
  • Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires 2009.[10]
  • Doctorado Honoris Causa del Instituto Universitario Nacional del Arte (IUNA) Buenos Aires 2011.
  • Premio Konex - Mención Especial por Tratectoria 2014.

Referencias[editar]

  1. a b Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. «Griselda Gambaro - Cronología». Audiovideoteca de Buenos Aires. Consultado el 20 de octubre de 2011.
  2. Pellettieri, Osvaldo. El teatro argentino actual (1960-1987). Cuadernos Hispanoamericanos, 459, 1988, pp. 161
  3. Navarro Benítez. La transparencia del tiempo: entrevista a Griselda Gambaro. , Cyber Humanitatis, núm. 20, 2001, 16/11/02, p. 4
  4. Navarro Benítez. La transparencia del tiempo: entrevista a Griselda Gambaro. , Cyber Humanitatis, núm. 20, 2001, 16/11/02, p. 4
  5. Roffé, R.: “Entrevista a Griselda Gambaro”, Cuadernos Hispanoamericanos, 588, 1999
  6. Contreras, Marta: Griselda Gambaro: teatro de la descomposición, Chile, Ediciones Universidad de Concepción, 1994, p. 4
  7. Schnaith, N.: “Imaginar: ¿Juego o compromiso? Conversación con Griselda Gambaro”, Quimera, 24, 1982, pp. 48
  8. Fragmento de una nota aparecida en la revista Teatro, del Teatro Municipal General San Martín, Año 1, nº 2, 1995. Citado a través de: Gambaro Griselda, Teatro VI, Buenos Aires, Ediciones de la flor, 1996, portada de la edición.
  9. a b Fundación Konex. «Griselda Gambaro». Consultado el 20 de octubre de 2011.
  10. CEDOM. «Información detallada del proyecto: 01506». Consultado el 20 de octubre de 2011.

Bibliografía[editar]

  • Boling, Becky. "Reenacting Politics: The Theater of Griselda Gambaro." Latin American Women Dramatists. Ed. Catherine Larson and Margarita Vargas. Bloomington: U of Indiana P, 1998. 3-22.
  • Susana Tarantuviez, La Narrativa de Griselda Gambaro. Una poética del desamparo, Universidad nacional de Cuyo, 2001.
  • Taylor, Diana. "Theatre and Terror: Griselda Gambaro." Theatre of Crisis: Drama and Politics of Latin America. Lexington: U of Kentucky P, 1991. 96-147.

Enlaces externos[editar]