Gran Arquitecto del Universo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fragmento del retablo de la Colegiata de Santa María de Manresa de Pere Serra (siglo XIV). En la parte superior izquierda se encuentra la representación de Cristo portando un compás como gran artífice del universo

El Gran Arquitecto del Universo, expresado habitualmente con el acrónimo GADU, es el nombre simbólico con el que suele referirse a Dios en las sociedades secretas (Francmasonería, la Rosacruz, y la Orden Martinista).

Simbolismo[editar]

Dicha expresión proviene del renacimiento europeo y fue utilizada por los alquimistas, astrónomos, filósofos y artistas, el Gran Arquitecto era una alegoría que designaba a Dios. También era conocida en el antiguo Oriente Próximo y se encuentra en una carta de Clemente de Roma a los corintios: “Que el artesano del universo”, escribe, “mantenga en la tierra el número contado de sus elegidos. El nos llevó de las tinieblas a la Luz, de la ignorancia al Conocimiento”. En un himno que data de comienzos del siglo V, la iglesia de Epifanio de Salamina es calificada de “paraíso del Gran Arquitecto”.

La creencia en el Gran Arquitecto del Universo, es un principio inamovible dentro de la masonería liderada por la Gran Logia Unida de Inglaterra. Los masones, son libres de creer en el Ser Supremo que se ajuste a su creencia personal, después por medio de su propio esfuerzo personal conseguirá un reconocimiento más perfecto, a una realización más íntima y profunda de este Principio, al mismo tiempo inmanente y trascendente, que constituye la base y esencia íntima de todo lo existente.

El G:. A:. D :. U :., significa el resultado espiritual donde luego el microcosmos (el Ser entendido) se sublima dentro del macrocosmos (el Universo) y se revela luego como un Ser elevado.

Los francmasones siguen diversas religiones, como la católica, la judía o la musulmana; algunos consideran que el GADU es el mismo Dios creador. Buscar las pruebas de la existencia del G:.A:.D:.U:. , resultan inútiles y superficiales y la importancia del mismo tiene que ver con una cuestión de fé. En ese sentido la fé, la esperanza y la caridad forman parte de las 3 virtudes Teologales es decir la unión con Dios.

Los masones, abren y cierran los trabajos consagrados "A la Gloria del Gran Arquitecto del Universo" y las Tenidas en las logias, dichos trabajos son en realidad un culto al ser supremo, donde se pide a Dios bendecir el recinto como un lugar sagrado donde se alabará su Nombre. En ese sentido, la masonería, siguiendo su tradicional método de enseñanza (deductivo), analiza el universo y la perfección que reina en el y concluye que esta no puede ser la obra de otro que no sea del "El Gran Arquitecto Del Universo".[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Ullate, 2007; 59-72

Bibliografía[editar]

  • {{cita libro |apellido=Ullate Fabo |nombre=William Blake |enlaceautor= |título="El Anciano de los Días"

Enlaces externos[editar]