Gorila (denominación política)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Gorila es un epíteto o término proveniente de la política interna argentina, usado históricamente para referirse de manera despectiva o peyorativa a los detractores del peronismo (en particular, los de los dos primeros gobiernos del general Juan Domingo Perón, entre 1946 y 1955). Con el paso de los años, la expresión se ha ido extendiendo en mayor o menor medida a otros países de América Latina, como sinónimo de “reaccionario de derecha”.

Origen de la expresión[editar]

En 1955, a partir de una expresión usada en un programa humorístico, comenzó a llamarse "gorilas" a los sectores antiperonistas.[1] La Revista Dislocada se transmitía por radio dos veces por semana con una gran audiencia con libretos de Délfor Amaranto Dicasolo y Aldo Cammarota (1930-2002) y "cuando los rumores arreciaban y se controlaba cada gesto, cada movimiento, tuvo un hallazgo: lanzó la palabra gorila, que se incorporó tanto en Argentina como en otros países, como sinónimo de hombre político, militar o civil, conspirador y reaccionario. Una y cien veces Délfor tuvo que explicar que todo había sido una casualidad sin intención política. En ese momento se había estrenado la película Mogambo, con Clark Gable y Ava Gardner, que transcurría en la selva. Como el filme había tenido mucha repercusión, en la audición lo parodiaron. El público creyó escuchar en lo que decía uno de los personajes de La dislocada ("Deben ser lo' gorila, deben ser") una alusión a lo que por entonces circulaba con sigilo: un movimiento subterráneo de tropas para derrocar a Perón".[2] [1] Una vez producido el derrocamiento del gobierno de Juan Domingo Perón por el golpe de Estado de la autodenominada Revolución Libertadora del 16 de septiembre de 1955, se usó la denominación para identificar a los partidarios del nuevo gobierno y, con el correr de los años, el término pasó a ser utilizado por peronistas y no peronistas para denominar a los antiperonistas, pero con un sentido despectivo. Por extensión, en América Latina comenzó a llamarse gorilas a los generales reaccionarios que ejecutaron golpes de Estado, y que ejercieron una dura represión contra sus adversarios políticos.

Uso en Argentina[editar]

En la actualidad se denomina gorila, generalmente con sentido peyorativo, a quien se acuse de estar en contra de las prácticas políticas relacionadas con el peronismo (entre ellas, la famosa justicia social pregonada a favor de los sectores sociales históricamente más postergados de la sociedad argentina). Actualmente, también puede referir a una persona de derecha reaccionaria, no siendo necesariamente un anti-peronista (si bien tuvo ese sentido incialmente)

Utilización del término respecto de sectores integrantes del peronismo[editar]

El término gorila también fue aplicado dentro del propio peronismo por un sector para denigrar al otro. Así los militantes de la organización político-militar Montoneros que reivindicaban su pertenencia al peronismo utilizaron el cántico “¿Qué pasa general que está lleno de gorilas el gobierno popular?” en el acto del 1° de mayo de 1974 encabezado por el entonces presidente Juan Domingo Perón (en su tercer mandato), encuadrando así dentro del término gorila a algunos peronistas integrantes del gobierno, entre los cuales estaba el Ministro de Bienestar Social designado por Perón, José López Rega, el organizador de la organización terrorista paraestatal Triple A (Alianza Anticomunista Argentina).[3] Los integrantes de Montoneros se retiraron de la plaza cuando Perón respondió "Decía que a través de estos veintiún años, las organizaciones sindicales se han mantenido inconmovibles, y hoy resulta que algunos imberbes pretenden tener más mérito que los que durante veinte años lucharon"

Uso relativamente actual de un término relacionado[editar]

Luego del derrocamiento del presidente hondureño Manuel “Mel” Zelaya el domingo 28 de junio de 2009 y su reemplazo por el entonces líder del Congreso, Roberto Micheletti, los detractores de éste último comenzaron a apodarlo “Goriletti”, en obvia referencia al término “gorila” (aunque obviamente no ya como sinónimo histórico de antiperonista, sino en general de cualquier supuesto o real “derechista reaccionario”).

El presidente peruano Alan García usó la expresión en muchas oportunidades. Por ejemplo, en relación a la crisis política en Ecuador de 2010, expresó "Si dejamos pasar a los gorilas en este momento la hora del gorilaje puede volver al continente"[4]

Notas[editar]

  1. a b Prado, Javier (2010). Historia del gorilismo. Desde 1810. http://books.google.com.ar/books?id=rErti2XIZJsC&printsec=frontcover#v=onepage&q&f=false: Graficar. ISBN 978-987-05-8586-2. 
  2. Ulanovsky, Carlos: Días de radio, Editorial Espasa-Calpe Argentina, Buenos Aires 1995, 5.ª edición, página 228, ISBN 950-852-095-7
  3. Beceyro, Raúl: Fantasmas del pasado, publicado en Punto de vista n° 55 de agosto de 1996.
  4. RPP - Presidente García condena ´intentona golpista´ a su llegada a Argentina