Giovanni Giustiniani Longo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Giovanni Giustiniani Longo (Génova, 1418 - Quíos, 1 de junio de 1453) fue un noble y militar de origen genovés que en 1453 dirigió las tropas que defendían Constantinopla en la batalla definitiva que supuso la caída de la ciudad en manos del Imperio otomano.

Biografía[editar]

Nacido en una de las casas más poderosas de Génova -emparentada con los Doria-,[1] Giovanni Giustiniani Longo fue considerado por sus contemporáneos como uno de los mayores expertos en defensa de ciudades.[2] Fue un fervoroso católico con una gran actividad política, no en vano fue Cónsul de Génova en Crimea, que entonces era una región bajo control mongol.

Cuando comenzó la batalla que supuso la caída de la ciudad de Constantinopla, el Emperador bizantino solicitó ayuda a Europa, pero en ese momento la cristiandad estaba sumida en el llamado Cisma de Occidente e hizo caso omiso. Sin embargo, Giovanni Giustiani Longo reunió nada menos que 700 soldados y se presentó en Constantinopla el 29 de enero de 1453 para defenderla.[1] En el Ejército bizantino ostentaba el rango de Protostrator.[3]

En principio la ciudad estaba abocada al fracaso, ya que el Imperio otomano estaba utilizando la hasta ahora casi desconocida artillería pesada. Sin embargo, Constantino XI puso al mando de la defensa a Giovanni Giustiniani Longo por su famosa pericia en la defensa de ciudades. No obstante, los 8.000 hombres con los que contaba a su servicio fueron insuficientes para defender 22 kilómetros de muralla y enfrentarse a los 80.000 hombres que iban a invadir la ciudad.

Muerte[editar]

El 29 de mayo, los otomanos consiguieron penetrar en la ciudad. Durante la encarnizada lucha, una culebrina hirió a Giovanni Giustiniani Longo, que fue rescatado por sus hombres. Lo embarcaron en una galera y consiguió escapar, pero días más tarde pereció en la isla griega de Quíos a causa de las heridas. Su tumba en la Iglesia de Santo Domingo ha desaparecido (posiblemente a raíz de un terremoto en 1881), pero han pervivido numerosas descripciones de la misma.[4]

En la novela de Mika Waltari "El Ángel Sombrío", el autor traza un completo perfil de Giustiniani, a quien convierte en uno de los protagonistas de la obra (que trata sobre los días finales de Constantinopla).

Frase célebre[editar]

Giovanni tuvo coraje y prometió que defendería la ciudad hasta el final. Así, promulgó su más famosa frase refiriéndose a sus hombres: «Si es necesario morirán por el honor de Dios y de toda la Cristiandad».

Referencias[editar]

  1. a b Steven Runciman (2004); The Fall of Constantinople 1453, pág. 83
  2. Steven Runciman (2004); The Fall of Constantinople 1453, pág. 84
  3. David Nicolle, John Haldon (2007); The Fall of Constantinople: The Ottoman Conquest of Byzantium, pág. 231
  4. M. Philippides, W. K. Hanak, The Siege and the Fall of Constantinople in 1453, pp. 543-545

Bibliografía[editar]

  • Runcinman, S. La Caída de Constantinopla (Espasa Calpe)
  • Somel, S. A. Historical Dictionary of the Ottoman Empire (Scarecrow Press)
  • Novela Histórica "El ocaso de Bizancio" (Salvador Felip) 2008