Gótico flamígero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El obispo Alonso o Alfonso de Cartagena contrata al alemán Juan de Colonia para la construcción de la catedral (s.XV). Introduce el arte gótico flamígero en Castilla, que continuará su hijo Simón. Las imponentes agujas de esta fachada son su mejor exponente

El gótico flamígero (flamboyant) fue la última etapa del arte gótico (gótico final o tardío), que se desarrolló en Europa desde la última parte del siglo XIV y los principios del XV. El flamígero supone una fase de exaltación barroca dentro de un estilo ya de por sí barroco. Se caracteriza por no contar con un centro difusor, por lo que impera la diversidad. Coincide con el desarrollo de la escuela flamenca.

Es una época de relativa crisis, por lo que desaparecen las grandes empresas constructivas del periodo anterior. En la Península Ibérica, por el contrario, se vivirá un momento de reconstrucción. Por otra parte, la arquitectura religiosa cede terreno ante la civil y militar. Lonjas, ayuntamientos, castillos y palacios serán los protagonistas.

Elementos formales característicos[editar]

Monumento funerario de estilo gótico flamígero en el claustro de la Catedral de Pamplona

El estilo aparece fundamentalmente en detalles arquitectónicos, como los rosetones de las fachadas, más que en la estructura de los edificios.

  • Profusión de lo decorativo sobre lo estructural, como los arcos decorados con motivos vegetales
  • Uso de curvas y contracurvas
  • Tracería ondulada de los vanos
  • Arco conopial
  • Bóveda con multiplicidad de nervios, en abanico o estrellados
  • Se eliminan los capiteles, las líneas de la bóveda no tienen solución de continuidad.
  • Predominio de las formas pequeñas en las fachadas,
  • Torres con chapitel y flechas.

Monumentos importantes del estilo[editar]

Ayuntamiento de Brujas.

Arquitectura religiosa[editar]

Arquitectura civil[editar]

Véase también[editar]