Francisco Camilo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Adoración de los Reyes Magos, Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Francisco Camilo (Madrid, 1615 - Madrid, 1673), fue un pintor español activo durante el Barroco, perteneciente a la Escuela madrileña.

Biografía[editar]

Hijo del pintor florentino Domenico Camilo, uno de los artistas que participaron en la decoración del Escorial. Su madre casó en segundas nupcias con el pintor madrileño Pedro de las Cuevas, con quien aprendió el oficio. En el taller de De las Cuevas se formaron varios de los más importantes representantes de la escuela madrileña de pintura del siglo XVII.

Ya muy joven, le vemos trabajar como artista independiente. En 1639 colaboró en la decoración del Salón Dorado (o De las Comedias) con cuatro lienzos de la serie de retratos por parejas de los reyes de España, desde tiempos de los visigodos, en la que participaron otros muchos pintores. De la década de 1640 se conservan diversas obras suyas basadas en modelos manieristas, pero con un acabado que le distinguirá de sus contemporáneos. Su factura es muy suelta, de pincelada nerviosa y colorido claro y brillante. Su arte es una peculiar versión del manierismo, de figuras alargadas, y que alcanza una gran dulzura en sus obras de devoción.

Sagrada Familia, Museo del Prado.

Nunca ostentó el título de Pintor del Rey, pero trabajó ocasionalmente en la decoración del Alcázar madrileño y otras dependencias reales. Para la Galería de Poniente realizó (1641) una serie de catorce lienzos sobre Las metamorfosis de Ovidio, además de "reparar" otros cinco en unión con Julio César Semini que fueron tasados por Alonso Cano. Lázaro Díaz del Valle, que lo conoció personalmente, haciendo mención de esta larga serie, asegura que Camilo era «grande historiador y muy noticioso de las fábulas, como me consta».[1] Palomino, tras repetir la afirmación de Díaz del Valle y asegurar que se trataba de pinturas al fresco, sostenía sin embargo que las pinturas no agradaron a Felipe IV, quien según una anécdota que se haría célebre, dijo «que Júpiter parecía Jesucristo, y Juno la Virgen Santísima: reparo digno de la discreción, e inteligencia de tan católico Rey; y de que lo observemos los artífices, como documento». El motivo, para Palomino, estaría en el genio de Camilo, «tan inclinado a lo dulce, y devoto», que le faltó para un género de pinturas que requieren «expresar en las fisonomías, trajes, y desnudos de los dioses, con semblantes adustos, y fieros, que en cierto modo degeneren, hasta en esto de nuestra Religión».[2]

Poco después, Camilo realizó dos lienzos para el Convento de Capuchinos de la Paciencia (1651), con la historia del crucifijo ultrajado por los judíos, en los que exploraba la plasmación de interiores, con resultados más que acertados, que recuerdan a las primeras obras de Velázquez.

Se conservan de él gran cantidad de obras devocionales de pequeño formato y aire íntimo, que son lo mejor de su producción. Aunque a veces resultan algo sensibleras, es evidente que es en este género donde Camilo da lo mejor de sí mismo.

Nos han llegado de su mano algunos retablos completos, donde daba rienda suelta a su gusto por el colorido. Camilo colaboró con algunos de los más importantes escultores de su época, policromando sus figuras. Un ejemplo de su actividad en este campo es el Cristo del Perdón del desaparecido Convento del Rosario madrileño, obra de Manuel Pereira.

Francisco Camilo representa un nexo de unión entre el manierismo, ya moribundo, y la nueva sensibilidad barroca.

Obras destacadas[editar]

San Juan Bautista en Orla de Flores (Colección particular)
Conversión de San Pablo, Museo Provincial, Segovia.
  • Escenas de las Metamorfosis de Ovidio (1641, Alcázar de Madrid, destruidos)
  • San Juan de Dios (1650, Bowes Museum, Barnard Castle, Durham)
  • Ascensión de Cristo (1651, MNAC, Barcelona)
  • San Luis de Francia (1651, Museo de Sarasota)
  • San Jerónimo azotado por los ángeles (1651, Museo del Prado)
  • Martirio de San Bartolomé (1651, Museo del Prado)
  • Adoración de los Reyes Magos (Museo de Bellas Artes, Bilbao)
  • San Carlos Borromeo y los apestados (Catedral Nueva, Salamanca)
  • San Pedro consagrando a San Torcuato (Hospital Tavera, Toledo)
  • San José con el Niño dormido (Museo de Huesca)
  • Retablo de Santorcaz (Madrid) (1656, in situ)
  • Retablo de Otero de Herreros (Segovia) (1659, in situ)
  • Retablo de la Virgen de la Fuencisla, Segovia (1662, in situ)
  • Conversión de San Pablo (Museo Provincial, Segovia)
  • Muerte de San Pablo Ermitaño (Museo del Prado)
  • Jesús niño triunfando de la muerte y el pecado (Museo de Ponce, Puerto Rico)
Martirio de San Bartolomé, Museo del Prado.
  • San Juan Bautista en orla de flores (Colección particular)
  • Asunción de la Virgen (1666, Museo del Hermitage, San Petersburgo)

Referencias[editar]

  1. López García, p. 310.
  2. Palomino, p. 323.

Bibliografía[editar]

  • García López, David (2008). Lázaro Díaz del Valle y las Vidas de pintores de España. Madrid : Fundación Universitaria Española. ISBN 9788473927147. 
  • Palomino, Antonio (1988). El museo pictórico y escala óptica III. El parnaso español pintoresco laureado. Madrid : Aguilar S.A. de Ediciones. ISBN 84-03-88005-7. 
  • Pérez Sánchez, Alonso E., Pintura Barroca en España, 1600-1750. Ed. Cátedra, Madrid (2009), 5ª edición, ISBN 978-84-376-0994-2
  • Varios autores, Prefiguración Del Museu Nacional D'Art de Catalunya, Ed. Museu Nacional d'Art de Catalunya (1992) ISBN 9788480430043
  • Tabar Anitua, Fernando, " Nuevas atribuciones a Francisco Camilo y Francisco Herranz, seguidor segoviano", Archivo Español de Arte, Tomo 66, nº263, 1993, pags.291-296.

Enlaces externos[editar]