Flores de Ávila

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Flores de Ávila
Municipio de España

Iglesia de Santa María del Castillo en Flores de Ávila.

Iglesia de Santa María del Castillo en Flores de Ávila.
Flores de Ávila
Flores de Ávila
Ubicación de Flores de Ávila en España.
Flores de Ávila
Flores de Ávila
Ubicación de Flores de Ávila en la provincia de Ávila.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de la provincia de Ávila.svg Ávila
• Comarca La Moraña
• Partido judicial Arévalo
Ubicación 40°56′00″N 5°04′44″O / 40.933333333333, -5.0788888888889


Coordenadas: 40°56′00″N 5°04′44″O / 40.933333333333, -5.0788888888889
• Altitud 895 msnm
Superficie 43,04 km²
Población 342 hab. (2013)
• Densidad 7,95 hab./km²
Gentilicio Floreño/a
Código postal 05370
Alcalde (2011) Juan Carlos Alonso Díaz (PP)
Sitio web Ayuntamiento de Flores de Ávila

Extensión del término municipal dentro de la provincia de Ávila

Extensión del término municipal dentro de la provincia de Ávila
[editar datos en Wikidata]


Flores de Ávila es un municipio de España perteneciente a la provincia de Ávila, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Forma parte de la comarca tradicional de la Moraña y del partido judicial de Arévalo. En 2013 contaba con una población de 342 habitantes. El pueblo cuenta con la pedanía de El Ajo situada 4 kilómetros al norte del centro urbano. Es un típico pueblo de la comarca de la Moraña, rodeado por la estepa cerealística, en el que las antiguas casas de adobe y tapial van siendo sustituidas por las nuevas construcciones, aunque aún puede observarse arquitectura vérnacula castellana.[cita requerida]

Toponimia[editar]

Flores de Ávila también ha recibido otros nombres a lo largo de la historia. Nombres, por otro lado, no tan afortunados como el actual, ya que llegó a llamarse Vellacos en una época.

Geografía[editar]

Ubicación

La localidad está situada a una altitud de 895 msnm.[1] [2]

Noroeste: Paradinas de San Juan (Salamanca) y Rágama (Salamanca) Norte: Rasueros Noreste: Mamblas y Cisla
Oeste: Cantaracillo (Salamanca) Rosa de los vientos.svg Este: Muñosancho
Suroeste: Gimialcón Sur: Salvadiós Sureste: Muñosancho

En las cercanías del pueblo se encuentra La Atalaya, un cerro de 935 metros desde el que se puede divisar una panorámica de La Moraña, perdiéndose la vista desde los límites de las provincias de Valladolid y Salamanca hasta las sierras del Sistema Central.

El río Trabancos, afluente del Duero, recorre el término de Flores de Ávila. Se trata de un río estacional, en invierno su caudal es pequeño y en verano nulo, quedándose totalmente seco, por tanto se puede decir que es un río de caudal irregular.

Demografía[editar]

El municipio, que tiene una superficie de 43.04 km²,[3] cuenta según el padrón municipal para 2013 del INE con 342 habitantes y una densidad de 7,95 hab./km².

Gráfica de evolución demográfica de Flores de Ávila entre 1842 y 2013

     Población de derecho (1842-1897, excepto 1857 y 1860 que es población de hecho) según los censos de población del siglo XIX.[4]      Población de derecho (1900-1991) o población residente (2001) según los censos de población del INE.[4]      Población según el padrón municipal de 2011[5] y de 2013 del INE.

Economía[editar]

Los pilares principales de la economía floreña son la ganadería (ganado lanar y vacuno de leche) y la agricultura.

Patrimonio[editar]

Retablo Mayor de la iglesia de Santa María del Castillo.

El principal monumento de la localidad es la iglesia de Santa María del Castillo, construida sobre una ermita anterior de origen mudéjar. De esta última quedan la torre de espadaña empotrada en la torre actual y la portada del muro de mediodía, en la que se mezclan elementos del gótico tardío con otros renacentistas.

Tiene tres naves, la central de doble anchura que las laterales y de más altura, separadas por cuatro formidables arcos de medio punto que descansan sobre pilares. Los arcos y pilares son de granito y están decorados con basantes o bolas. Es de destacar el retablo mayor, de la misma anchura y altura que la nave central. Es una obra renacentista del siglo XVI, comenzada en 1525.

Se apoya sobre un zócalo y todo él está tallado en madera estofada y policromada. Consta de tres calles verticales. En la calle central se encuentra la talla policromada de la Virgen en Majestad (Santa María del Castillo), del siglo XIII, y sobre ella un relieve renacentista que representa un Calvario. La escena tiene numerosos personajes y están tallados con tanto volumen, que más que un relieve parecen esculturas exentas. Las calles laterales tienen excelentes pinturas sobre lienzo, de estilo renacentista, relacionadas con los talleres abulenses del siglo XVI, siendo sus autores Diego de Rosales y su hijo Gabriel Rosales.

Importantes son las capillas laterales, en las que se encuentran, aparte de numerosas esculturas, principalmente del siglo XVIII, dos crucifijos, uno de transición del románico al gótico (S. XIII) y otro gótico.

Un cenotafio, con mosaicos de Sevilla y Talavera (S. XVI), pone misterio en uno de los laterales de la iglesia.

Fiestas[editar]

Celebra sus fiestas patronales el día 27 de junio, San Zoilo. El 16 de agosto también se celebra San Roque.

Personaje ilustre[editar]

D. José González Flores (o Iosepho González Florez).

Biografía[editar]

Aunque se ignora su fecha de nacimiento, la infancia de este jurista transcurrió en Flores de Ávila (Ávila), donde debió mostrar una gran afición por el estudio, lo que le llevó a cursar estudios de leyes alcanzando el título de bachiller en Salamanca que, parece ser, finalizó antes de 1566.

No sabemos, si su familia era pudiente para costearle los estudios, o si por el contrario recurrió al apoyo de la Iglesia para estudiar, con el fin de desempeñar algún oficio religioso. Fue clérigo, pero no perteneció a ninguna orden religiosa.

Después de estar en Salamanca, José González emprende una nueva etapa de su formación académica en la Universidad de Bolonia (Italia), obteniendo una plaza en Derecho canónico para alojarse en el Real Colegio de España, (1567-1575) a donde acudían algunos españoles muy brillantes a los que se les exigían unas pruebas de limpieza de sangre, la disertación de un tema académico y algunos requisitos más.

En esta ciudad de Italia estudió, se dedicó a dar clases de algunas asignaturas de Derecho y llegó a ser Doctor en Derecho civil y Derecho canónico, (I. V. D.) obteniendo además, el cargo de Rector de la Universidad y el de Rector del Colegio de España, este último, por dos mandatos de un año cada uno, en los que admitió a nuevos colegiales en esta Institución, y se opuso a muchas de las medidas adoptadas por las autoridades protectoras del Colegio. También aquí desempeñó con otros colegiales, el cargo de asesor canonista en tres ocasiones.

Placa Homenaje a José González Flores

Finalizada su etapa en Bolonia, José González siguió el camino de otros colegiales, formar parte de la Administración de Justicia, ejerciendo de Auditor General en el Reino de Nápoles (Italia), que vendría a ser como un juez con competencias diversas, en el ámbito militar. En otra ciudad italiana llamada Trani, también ejerció, pero aquí simplemente de juez, (lo que nos lleva a pensar que abandonaría el estado clerical).

Se sabe que volvió a España, en concreto a Flores de Ávila, en 1580. No se dispone de una información que diga si ocupó algún cargo más en la Administración, ni de sus experiencias personales. La fecha, el lugar dónde murió y el patrimonio que dejó a sus herederos, siguen siendo una incógnita.

En los años veinte del siglo pasado, a instancias del entonces maestro local, Don Vito Sánchez, el Ayuntamiento de Flores de Ávila le rindió un homenaje y colocó una placa con la que dio a conocer a todos los vecinos de la villa, a su paisano más ilustre.

Legado jurídico[editar]

Variarum (Iuris) Quaestionum

En Bolonia, en su etapa de Rector del Colegio de España y de la Universidad, José González llevó a cabo la redacción y publicación en el año 1571, de un libro en latín, bastante extenso sobre temas jurídicos, titulado Variarum (Iuris) Quaestionum, del que hay pocos ejemplares en bibliotecas públicas españolas e italianas.

Esta obra consta de 41 capítulos pero para su tratamiento se pueden agrupar en cinco bloques y a cada uno le corresponden unos cuantos capítulos.

1. Diversas cuestiones jurídicas: Cuestiones formalistas sobre los documentos, el estatuto personal de los licenciados, los canónigos y los excomulgados, y cuestiones indirectamente relacionadas con el Colegio de España.

2. Cuestiones sobre el Derecho de familia y sucesiones: Cuestiones sobre la dote, las concubinas, los hijos adoptivos o la sustitución pupilar, sobre los testamentos y otras cuestiones hereditarias.

3. Cuestiones procesales: La legitimación procesal, la jurisdicción otorgada, cuestiones relacionadas con la delegación judicial, el juez competente y tipos de causas.

4. Cuestiones sobre obligaciones, contratos y derechos reales: Cuestiones relacionadas con la posesión, el contrato de arrendamiento y la donación, y cuestiones sobre las obligaciones jurídicas.

5. Cuestiones de filosofía del Derecho: Cuestiones sobre la variabilidad del Derecho natural, el Derecho de gentes y cuestiones sobre la ley humana.

Para la redacción de esta obra, nuestro jurista se ha valido de la legislación del momento, conformada principalmente por las Partidas de Alfonso X el Sabio, las Leyes de Toro y la Legislación del Concilio de Trento, así como la doctrina de muchos juristas principalmente romanos y medievales, sin olvidar a los juristas hispanos e italianos de su época.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • PEREZ MARTIN, Antonio: "Proles Aegidiana". Bolonia. Publicaciones del Real Colegio de España. 1979. Los colegiales desde 1501 a 1600. Volumen II.

Enlaces externos[editar]