Exfoliación (dermatología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Exfoliación en dermatología es el proceso natural de renovación celular de la piel mediante la eliminación de las células muertas de la epidermis. Cuando este proceso se altera por una enfermedad y las células muertas se acumulan en la epidermis se da un engrosamiento (Ver Hiperqueratosis) y una apariencia escamosa (Ver: Ictiosis).

El proceso se realiza también de manera artificial siendo muy utilizado en cosmética para rejuvenecimiento facial y consiste en eliminar esas escamas o células muertas de piel mediante una acción química o física. Se usa para mejorar el aspecto de la piel dañada por el sol, disminuir arrugas, mejorar cicatrices de acné o varicela, y decolorar o eliminar manchas. [1]

La exfoliación es un paso importante a la hora de cuidar la piel, principalmente la que hay en las zonas más expuestas a la contaminación del ambiente (cara, brazos, etc.)[2]

Las cremas exfoliantes son productos cosméticos que nos ayudan a eliminar las impurezas de nuestra dermis, realizando una limpieza profunda; dependiendo de la zona a purificar, el grano será más o menos abrasivo y de menor o mayor tamaño.

No conviene abusar de este tipo de tratamiemto, pues puede llegar a irritar las pieles delicadas. En cualquier caso, tras una sesión de limpieza con un producto exfoliante, conviene hidratar adecuadamente la dermis con un producto específico, según su tipo y necesidades (piel grasa, seca, con acné, etc.)

Tipos de exfoliación cosmética[editar]

Exfoliación por acción física o mecánica[editar]

  • Abrasión mecánica con lija dermatológica o bisturí
  • Abrasión con láser o resurfacing con láser
  • Scrub: Con bolitas sintéticas o de huesos machacados, que rascan y eliminan células muertas.
  • Gommage: es una crema pastosa o gel líquido. Se pegan a la piel y una vez seca se desprende.

Exfoliación química[editar]

Llamado también peeling (pelamiento en inglés) químico, es la exfoliación cutánea con sustancias como fenol, ácido salicílico y ácido tricloroacético y preparados comerciales enzimaticos de aplicación que se recomienda sea únicamente por profesionales expertos. Dependiendo del poder de penetración de la sustancia química se eliminarán más capas de piel. A mayor profundidad, mayores efectos pero también más riesgos. Se emplean sobre todo en la piel de la cara.[1]

Los tipos según el tipo de sustancia empleada son:

  • Enzimáticos: Seguir las instrucciones del fabricante. Aplicar antes de la extracción, con el vapor. Para pieles sensibles.
  • Ácidos: Trabaja con células vivas porque penetra hasta la dermis.

Referencias[editar]

  1. a b Rubin, Mark G. Exfoliación química. Dermatología estética. Editorial Elsevier España, 2007. ISBN 8480862041, 9788480862042
  2. http://belleza.uncomo.com/articulo/como-exfoliar-el-rostro-16150.html