Esquirol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fotograma de la película de 1933 El desertor (Дезертир), de Pudovkin: esquiroles acudiendo al trabajo.

Se denomina esquirol (en España) o carnero (en Uruguay y Argentina Paraguay)[1] ) a aquella persona que recibe una remuneración a cambio de romper una huelga; es decir, que acepta trabajar en una empresa cuyos trabajadores suspenden su actividad y se declaran en huelga.[2] También se llama esquirol al trabajador que no acata la decisión de la mayoría de empezar una huelga laboral, sino que continúa con sus labores; también se los llama rompehuelgas. El origen del concepto proviene aparentemente de los movimientos inmigratorios europeos que trajeron expresiones sinónimas (krumiro y esquirol), y luego en el Río de la Plata se impuso el término “carnero”. Desde el punto de vista etimológico, ciertos autores adjudican el origen latino carnerius –perteneciente a la carne, o relativo a ella-procedente del griego krios –carnero- y su forma simétrica kréas –carne-. Joan Corominas, quien considera al carnero como “macho de la oveja castrado”, que sólo puede ser útil para la carne y no para reproducción y propagación de la especie, lo que denotaría también la ausencia de virilidad. Desde el punto de vista del desarrollo del significado del término, se considera que durante el siglo XVII se refería a la idea de paciencia, mansedumbre, tolerancia o consentimiento. En el diccionario de la Real Academia Española de 1729 se incluye varios refranes relativos al carnero que ayudan a comprender el valor despectivo que podía tener el término: “El carnéro encantado, que fue por lana y volvió trasquilado”, que vendría a significar “contra los codiciosos, que por buscar mas de lo que tienen, fe quedan fin lo que poseían”. “Harto está el carnéro”, significando “contra los ociosos y bien mantenidos, que por hacer ruido y ocuparse en algo, fon atrevidos e insolentes.” “Quando la vieja no tiene dinero, no tiene carne el carnéro”, es decir, “contra los que no pudiendo tener cosas que deséan, las desprecian y desacreditan”. Más adelante, el término agregó la acepción que aludía a quien “sucumbe sin carácter, que sigue ciegamente las inspiraciones de otro”. Estas acepciones demuestran que el término, cuando comenzó a ser usado en el Río de la Plata a comienzos del siglo XX para significar “nombre que los obreros huelguistas aplican a aquellos que no se han plegado al movimiento y siguen asistiendo a su obra”, venía ya cargado de valorizaciones negativas. En las primeras expresiones públicas en las que fue utilizado el término con el sentido de rompehuelga se le adjudicó la calificación moral de la traición. La traición no era una cuestión específica de una huelga o de una movilización, sino fundamentalmente contra la clase. Aunque este término se aplica en el caso de huelga estudiantil, no resulta apropiado pues a los estudiantes no se les puede sustituir por otros para romper la huelga, ni recibir un salario por ello.

El normal cumplimiento de sus obligaciones laborales (trabajando en su puesto habitual con independencia de la huelga) puede deberse a distintos motivos:

  • Por no compartir las reivindicaciones de los convocantes de la huelga.
  • Por estar coaccionados por los patrones bajo amenaza de algún tipo.
  • Para poder cobrar su salario, que perdería en caso de acudir a la huelga.
  • O simplemente a haber sido contratados exprofeso por la patronal después del estallido de la huelga por parte de los trabajadores ordinarios.

En el caso de una huelga general, que es aquella que afecta a todo el Estado, se llama esquirol a aquel que no la secunda, ya sea por motivos políticos o económicos. No incumbe simplemente a los empleados, sino que también se le llama esquirol al empresario que abre su empresa o negocio y trabaja con normalidad, independientemente de las causas por las que no haya secundado la huelga.

Etimología[editar]

Esquirol es una palabra catalana que significa 'ardilla'. Es también el sobrenombre de la localidad barcelonesa de Santa María de Corcó, es decir L´Esquirol, de donde procedería, según la versión de diversas fuentes respaldadas por el artículo correspondiente a la voz de la edición digital del Diccionario de la Real Academia Española, un numeroso contingente de obreros que, a finales del siglo XIX, ocupó el puesto de trabajo de los de Manlleu durante una huelga.

Ésta es también la versión del industrial manlleuense Rafael Puget, quien en sus memorias, reproducidas por Josep Pla en Un senyor de Barcelona (1945), remite el hecho a una de las primeras huelgas de Cataluña y, muy problemente, de España.

Otras versiones sostienen, sin embargo, que el uso apodístico de esquirol es más antiguo, puesto que hunde sus raíces en el proceso de formación del más embrionario asociacionismo obrerista catalán y precede, incluso, a la figuración de la huelga como instrumento de lucha del mismo.

Esta versión está respaldada por documentos periodísticos que probarían que, ya en 1841, en la localidad barcelonesa de Igualada y en el contexto de los conflictos suscitados por la implantación de la Sociedad de Protección Mutua de Tejedores de Barcelona,[3] se aplicaba el apodo esquirol a los tejedores no asociados, frente a los asociados apodados moros.

Servicios mínimos[editar]

Se considera también esquirol a quien trabaja para poner en funcionamiento los servicios mínimos prescritos por la ley en algunos países. Esta persona actúa según lo establecido por la autoridad laboral gubernativa y los patronos, ya que casi nunca patronos y sindicatos convocantes de las huelgas pactan servicios mínimos con los que estén de acuerdo ambas partes. En los últimos años se le está llamado esquirol a aquéllos que se esconden en el momento de reclamar algo y luego se benefician de los resultados positivos.

Notas y referencias[editar]

  1. Diccionario argentino-español
  2. Diccionario de la RAE
  3. «veuobrera». veuobrera.org. Consultado el 2012-06-15.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]