Escuela de Berlín de música electrónica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Escuela de Berlín de música electrónica, también llamada simplemente Escuela de Berlín, se refiere a una generación de artistas de música electrónica y una escena musical que tienen en común la ciudad de Berlín como centro de operaciones. Entre los músicos más influyentes destacan Klaus Schulze, Tangerine Dream y Ash Ra Tempel.

La escuela de Berlín es fruto del krautrock. Se tiende a identificar con la kosmische musik, alejándose por tanto de la mucho más rítmica Escuela de Düsseldorf que incluía a bandas como Can, Cluster, Kraftwerk y Neu!.

Período clásico[editar]

El uso de secuenciadores puede rastrearse hacia el pasado hasta The Who en su tema Baba O'Riley de 1971 o Pink Floyd en 1973 en su disco The Dark Side of the Moon. Sin embargo, la época clásica de la Escuela de Berlín comienza estrictamente con la publicación del álbum Phaedra por Tangerine Dream en 1974. Podría decirse que esta era terminaría con el disco Hyperborea del mismo grupo y publicado en 1983.

Durante este tiempo, otras obras significativas de grupos clásicos del estilo incluirían los álbumes de Klaus Schulze Timewind, de 1975 y Moondawn, de 1976, considerado como su primera obra que se puede encuadrar claramente en el género.[1] Jean Michel Jarre se une al estilo con su disco Oxygène del mismo año. Tangerine Dream, por su parte, continuó su labor con el disco de estudio Stratosfear y la banda sonora de la película Sorcerer. En 1977, Ash Ra Tempel (Manuel Göttsching) publica New Age of Earth y Vangelis su álbum Spiral.[2] Tangerine Dream sale de gira por Estados Unidos y publica su doble álbum Encore.

Cada artista tenía un estilo único. Tangerine Dream llevaba a cabo una secuenciación compleja que combinaba múltiples líneas de color en su música, a través de la secuenciación en vivo mediante la utilización del secuenciador analógico como si de un instrumento para tocar en directo se tratara. Se ha afirmado que el tipo de estructuras catárticas de ritmo y sonido de sus "años virgin" bebe de la tradición minimalista de Terry Riley.[3] Jarre, por su parte, desarrollaba temas con un bajo dominante y profundo. Klaus Shulze utilizaba secuencias cortas e hipnóticas, una octava o dos más altas que las de otros coetáneos como Michael Hoenig, cuyos patrones cambiaban constantemente. Shulze destaca, por otra parte, por tocar sus secuencias en teclado en vivo, introduciendo así modulaciones en sus piezas.

Última época de la Escuela de Berlín[editar]

Entre 1979 y 1984 Tangerine Dream fueron agotando sus ideas y comenzaron a ofrecer discos más accesibles, acercándose cada vez más al new age. Jean Michel Jarre, por su parte, publicó su último disco utilizando secuenciador en 1981, Magnetic Fields. A partir de entonces, se dedicó a composiciones de corte rock. El avance imparable de la tecnología y la imposición del MIDI afectaron duramente a la Escuela de Berlín, que en buena medida había estado basada precisamente en las limitaciones tecnológicas de su época, y que ahora iban desapareciendo.

Todo ello no ha evitado que algunos artistas hayan continuado con este género, como por ejemplo Wavestar, Radio Massacre International o Redshift. Klaus Schulze ha continuado también ligado a este estilo.

Características musicales[editar]

El estilo se caracteriza por cósmicos riffs de guitarra eléctrica u otras melodías de sintetizador acompañadas por complejas líneas de bajo secuenciadas. Las improvisaciones de la voz solista configuraban la vertiente humana de esta música frente al sonido frío y robótico de las líneas de bajo. Eran habituales los efectos de sonido como el viento, las ráfagas de Mellotron, el sonido de flautas o los arreglos de cuerdas tanto orgánicas como sintetizadas. Con frecuencia también se incluían piezas ambientales o experimentales, normalmente como intros en los discos. La mayor parte de las canciones eran instrumentales, utilizándose las vocales sólo de modo esporádico.

Un tema clásico de la Escuela de Berlín podía durar típicamente alrededor de veinte o treinta minutos, llenando toda una cara de un LP. Esta duración excesiva es uno de los sellos distintivos del género. Tras la llegada del CD, los artistas dejaron de estar limitados por la duración del vinilo, pudiendo alargar sus composiciones tanto como desearan.

Influencia posterior[editar]

Aunque la influencia de la Escuela de Berlín no es tan evidente como en el caso de la música de Kraftwerk, su impacto sobre géneros como el ambient, el new age o la música trance es fundamental.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Klaus Schulze - Moondawn en Allmusic. Jim Brenholts afirma en esta reseña que este disco "es definitivamente Escuela de Berlín hardcore y mucho más"
  2. Vangelis - Spiral en Discogs
  3. Biografía de Tangerine Dream en Allmusic