El Himno de la perla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La valiosa perla, símbolo del alma en el Himno del Apóstol Judas Tomás.

El Himno de la perla, conocido también como Himno del alma, Himno de la Vestidura de Gloria, Canto de la Liberación, Canto de la perla o Himno del Apóstol Judas Tomás, es un breve poema alegórico de los primeros siglos del cristianismo, con claras reminiscencias de las parábolas de los evangelios - la parábola del hijo pródigo y la parábola de la perla de gran valor -, conservado en dos manuscritos del apócrifo neotestamentario de los Hechos de Tomás, uno es un manuscrito siriaco del s. X y el otro, griego del s. XI n.e.[1] [2] [3]

Contexto[editar]

El conocido como Himno de la perla aparece en el Acto IX, capítulos 108 al 113 de los Hechos o Actos de Tomás. Es recitado por el apóstol cuando, realizando misión «en la región de los indios» ( hindúes), ingresa en prisión, de ahí el colofón con que termina en la versión siriaca de este evangelio apócrifo: “Fin del himno que el apóstol Judas Tomás pronunció en prisión”.[1] [2]

Argumento[editar]

En el Himno de la perla, un príncipe parto relata en primera persona, como si de una narración autobiográfica se tratara, cómo siendo muy joven es enviado por sus regios padres para lograr una difícil tarea: deberá ir al lejano Egipto para encontrar una perla preciosa que es custodiada por una peligrosa serpiente a la que debe arrebatársela.

Cuando el príncipe marcha para cumplir este encargo, deja atrás no sólo el seguro y lujoso ambiente del palacio real de sus padres, sino también la suntuosa túnica que le confiere su identidad y dignidad principesca. Antes de partir, los padres realizan con el príncipe un pacto: Si logra cumplir con lo solicitado, hacerse con la perla valiosa, recuperará su vestidura real y compartirá con su hermano mayor, la herencia del reino.[1] [2]

Se pone en marcha para el largo viaje, acompañado por dos guías que le dejan una vez llegados a tierras egipcias. Cerca ya de la serpiente pretende esperar a que se duerma para arrebatarle la perla. El príncipe continúa relatando cómo al principio se hallaba solo, procurando evitar a los egipcios y sus hábitos impuros, y aunque trata de no llamar su atención, es descubierto y, engañado por los mismos egipcios, toma de sus alimentos y por la pesadez de los mismos cae en un profundo sueño por el que olvida su hogar, su regio linaje y el propósito último por el que había emprendido su viaje.

Sus padres sabiendo su situación, le envían una carta en la que le recuerdan quien es y por qué se halla en aquellas lejanas tierras. Habiendo despertado gracias a esta misiva, el príncipe logra arrebatarle la perla a la serpiente sibilante. En el camino de regreso recibe de parte de sus padres, la hermosa túnica que se había despojado antes de su viaje y vestido nuevamente con ella, regresa a su hogar, el reino de sus padres, donde es recibido con regocijo y presentado ante el rey.[1] [2] [4]

Manuscrito siríaco del s. IX. El Himno de la perla se encuentra en uno similar del s. X, preservado en la Biblioteca Británica, BM Add 14645.

Manuscritos[editar]

Sólo en dos manuscritos, siriaco y griego, de los Hechos de Tomás se encuentra el llamado Himno de la perla. El manuscrito siriaco se halla en la Bristish Library (BM Add 14645), está datado en el siglo X n.e., concretamente en el 936 A.D. y es en verso. El otro manuscrito está escrito en griego, es en prosa y está fechado un siglo más tarde, en el siglo XI y actualmente en la Biblioteca Vallicelliana de Roma (B35).[1] [2] [3] [5]

En el manuscrito siriaco, el texto del Himno está precedido por un título: “Himno de Judas Tomás, el apóstol, que se encontraba en la región de los indios” y concluye con el siguiente colofón: “Fin del himno que el apóstol Judas Tomás pronunció en prisión”. En el manuscrito griego el título y el colofón no aparecen.[1] [2]

La lengua original del Himno es muy seguramente el siriaco y es considerado anterior en su elaboración a los Hechos de Tomás, es decir sería una interpolación realizada en el apócrifo neotestamentario, lo que viene avalado porque tanto en los manuscritos siriaco como griego, el alegórico poema viene introducido como un himno (madrashe) o salmo (psalmos).[1]

Fotografía del s. XIX de las dos grandes colummnas de Edesa, ciudad clave del cristianismo sirio de los primeros siglos.

Fecha y lugar de composición[editar]

Probablemente el Himno de la perla fue compuesto, entre los siglos II y III de nuestra era, señalándose el año 224 (año de la caída del imperio parto) como fecha límite tardía del momento de su composición, dada la mención de los partos que se hace en unos de los versos y redactado,[1] [6] por las referencias geográficas que en él se dan y el contexto histórico y sociológico en que surgió, en la región de Edesa, Mesopotamia.[1] [4] [7]

Significaciones y origen[editar]

El Himno de la perla ha sido considerado como alegoría religiosa, himno de uso litúrgico o madrashe, narración épica y poema didáctico. También se ha señalado su posible condición de midrás cristiano de parábolas evángelicas: la parábola del hijo pródigo (Lc. 15:11-32) y la parábola de la perla de gran valor (referida en Mt 13:45-46 y en el Evangelio de Tomás, Logión 76).[1] [8] [9]

Se ha considerado al filósofo y escritor sirio del siglo II Bardaisan de Edesa o a un poeta bardaisanita, como probable autor del Himno y,[4] [6] [10] aunque recientes investigaciones sugieren que el autor era nativo de Mesena, al sur de Babilonia, y su lenguaje original era el arameo oriental y no el siriaco, esta cuestión está todavía por dilucidar.[11]

Así mismo, el Himno ha sido relacionado también con el entorno del maniqueismo, aún dentro de un contexto gnóstico y, por último, también se ha apuntado su posible origen en ancestrales leyendas de carácter dualista y sincrético de la cultura irania.[1] [12]

En todo caso, muy prontamente, buena parte de los estudiosos y eruditos del Himno señalaron o sugirieron las fuentes gnósticas del cristianismo primitivo como origen del mismo.[1] [2] [4] [6] [13] Y es que en este alegórico poema es expresada, con el ropaje del simbolismo, la soteriología gnóstica que contempla en el hombre la presencia de una chispa, esencial o anímica, que proviniendo del ámbito de lo divino y sometida en este mundo al destino, al nacimiento y a la muerte, puede y necesita ser despertada por la contraparte divina del ser humano - por medio de la Gnosis o Conocimiento introspectivo de lo divino que hay en su interior - recordando su naturaleza original, para ser finalmente reintegrada con su primigenia pureza, al lugar de donde procede.[14]

El Himno del la perla de los Hechos de Tomás conforma, junto con el Evangelio de Tomás y el Libro de Tomás el Contendiente (o Libro de Tomás el atleta), lo que se ha venido en denominar literatura tomasina, adscrita a la escuela o corriente tomasina del primitivo cristianismo sirio.[7]

En estos textos y muy especialmente en el Himno de la perla, aflora el sentimiento de extranjería en este mundo que se traduce en una llamada a la búsqueda de la verdadera e íntima identidad trascendente para, por medio de este esfuerzo, acercarse a un conocimiento del Padre.[7]

Elementos simbólicos del Himno[editar]

Destacan:

El Padre, el Rey de Reyes; La Madre, la Soberana de Oriente, el Hijo, el más cercano en rango:

Las regias figuras paternales del príncipe buscador de la perla, junto con su hermano, el hijo de aquellos, expresan, en un sentido, la Divina Trinidad -Padre, Hijo y Espíritu Santo- tal como era explicitada por algunas corrientes del gnosticismo y cristianos proto-ortodoxos sirios de los primeros siglos.[15] [16] En la primitiva literatura cristiana siriaca, el Espíritu Santo era considerado de naturaleza femenina toda vez que el sustantivo que lo significaba, viento o aire, es de género femenino (como ocurre en hebreo, Ruach). Por ello el Espíritu Santo en los antiguos evangelios siriacos, en Efrén de Siria y en Afraates, «el sabio persa» (quien también lo denomina "Madre"),[17] [18] [19] [20] [21] es designado, casi siempre, en forma femenina.[22] [23] [24]

La Perla

Desde la perspectiva soteriológica referida, la perla del Himno sería en sí misma esa chispa o principio anímico divinal en todo ser humano (por ello la denominación de Himno del alma) que encontrándose caída en el mundo denso, debe ser rescatada, salvada (-por el príncipe- simbolizándose en ello el mito gnóstico del Salvador salvado).[2] [12] [25] [26]

La Carta

La carta, simbólica expresión del conocimiento salvador o gnosis de la verdad, que le recuerda al príncipe lo que ya estaba escrito en su corazón, y por medio de la cual, despertando, se hizo posible que rescatara la perla de su alma y recibiera nuevamente la túnica o vestidura de gloria.[26] [27]

La Túnica o Vestidura de Gloria

La túnica o vestidura de gloria presenta diversos posibles significados. Por un lado, alegoriza los aspectos más elevados del propio ser interior, la propia dignidad íntima y transcendental que confiere, al reintegrarse con ella en el camino de regreso a la Casa o Reino del Padre, la perfecta completitud y libertad.[13] En otro sentido ha sido explicada como una simbólica alusión al cuerpo espiritual y cuerpos celestiales, que menciona el apóstol San Pablo (1 Co. 15:44 y 1 Co. 15:40) y muestra, así mismo, una afinidad muy estrecha con la Vestidura de Luz que es referida en diversos pasajes de la Pistis Sophia (obra gnóstica de ca. s. III n.e.).[28]

La serpiente sibilante

La serpiente sibilante, en el contexto del Himno, alegoriza las fuerzas contrarias del error y la ignorancia que, dentro del propio individuo y fuera de él, en el mundo, se oponen a que pueda poseer la perla de su alma (-pues se tiene alma, mas no se posee: “en vuestra paciencia poseeréis vuestras almas”, Lc 21:19).[12]

Extracto del Himno de la Perla[editar]

Este es un extracto del Himno:

Primeras estrofas en siriaco del Himno de la Perla de los Hechos de Tomás. De la obra "Apocrypha Anecdota, Second Series, Texts and Sudies contributions to Biblical and Patristic Literature, “The Hymn of the Soul” contained in “The Syriac Acts of St. Thomas” de Anthony Ashley Bevan, editado por J. Armitage Robinson, University Press Cambrigge, 1897. El siriaco, al igual que el hebreo y el árabe, se escribe de derecha a izquierda.

"Cuando era un niño

vivía en mi reino en la casa de mi padre,
y en la opulencia y abundancia
de mis educadores me solazaba,
cuando mis padres me equiparon
y enviaron desde el Oriente, nuestra patria".

[...]

Hicieron conmigo un pacto y
lo escribieron en mi corazón
para que no lo olvidara:
" Si desciendes a Egipto
y logras traer la perla única,
la que está en el fondo del mar,
cerca de la serpiente sibilante,
[entonces] vestirás de nuevo tu túnica brillante
y la toga que cae por encima de ella,
y con tu hermano, el más próximo a nuestro rango,
serás heredero de nuestro reino."

[...]

"Llegué a Egipto y
mis compañeros se separaron de mí.
Fui directo a la serpiente,
y acampé cerca de su morada,
esperando que la pudiera el sueño
y se durmiera y así
poder arrebatarla mi perla.
[...]
Olvidé que era hijo de reyes,
y serví a su rey.
Olvidé la perla
por la que mis padres me habían enviado
y, a causa de la pesadez de sus alimentos,
caí en un profundo sueño.

Pero esto que me acaecía
fue sabido por mis padres y se apenaron por mí
[...]
Me escribieron una carta y
cada noble puso su firma en ella:

"De tu padre, el Rey de reyes,
y de tu madre, la Señora de Oriente,
y de tu hermano, nuestro más cercano en rango,
para ti nuestro hijo, que está en Egipto, ¡Saludos! [¡Paz!]

¡Despierta y levántate de tu sueño,
y escucha las palabras de nuestra carta!

¡Recuerda que eres hijo de reyes!
¡Mira la esclavitud en que has caído!
¡Recuerda la perla por la que
fuiste enviado a Egipto!

Piensa en tu túnica resplandeciente
y recuerda tu gloriosa toga,
con la que podrás vestirte y engalanarte
cuando tu nombre sea leído en el 'Libro de los Valientes' [Héroes],
y junto con tu hermano, nuestro virrey,
estarás en nuestro reino."

[...]

A su voz y al sonido de sus murmullo
me desperté y me levanté de mi sueño.

La tomé y la besé, rompí su sello y la leí
y las palabras de mi carta,
eran lo mismo que estaba grabado en mi corazón.

Recordé que era hijo de reyes
y que mi naturaleza libre buscaba su linaje.
Recordé la perla
por la que había sido enviado a Egipto,
y comencé a encantar
a la terrible serpiente sibilante.

[...]
Y le arrebaté la perla,
y emprendí la vuelta a la casa de mis padres.

[...]

Y mi túnica brillante [vestidura de luz],
que yo me había quitado,
y mi toga que la revestía,
desde las cumbres de Hyrcania
mis Padres me la enviaron...

[...]

Me vestí con ella y fui elevado
a la Corte de la Paz y de la Adoración,
incliné mi cabeza
y adoré el Esplendor de mi Padre
que me la había enviado,
porque yo había cumplido sus Mandamientos,
y Él también su promesa.

[...]
Extracto del Himno de la perla de los Hechos de Tomás, Acto IX, capítulos 108-113.[29]

Legado e influencia[editar]

Debido seguramente a la interrelación de cristianos sirios con círculos musulmanes sufíes en el Bagdad de finales del Califato Abasí (s. XIII n.e.), el Himno de la Perla trascendió, aunque adaptado y con diferente exposición teológica, a la literatura islámica en árabe (el primer manuscrito en el que aparece es del siglo XV) y, en siglos posteriores, al persa, turco y urdu.[3]

El Himno de la Perla es una de la más reconocidas creaciones poéticas escritas en siriaco que continúa siendo motivo de profundos estudios eruditos, filosóficos y exegéticos.[13] [30] [31] [32]

La sobria belleza de su texto expresa como pocos otros, el arquetípico mito universal del olvido y del recuerdo: la necesidad del individuo de volver en sí mismo para recordar quién es, su naturaleza original, de dónde viene, y cual es su destino, si despierta, para su esencia real.[4] [13] [33]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k l Juan J. Alarcón Sainz y Pablo A. Torijano, Las Versiones Siriaca y Griega del “Himno de la Perla” Introducción, traducción y notas, pp. 49-81.Universidad Complutense, Madrid Collectanea Christiana Orientalia 3 (2006), ISSN 1697–2104 [1]
  2. a b c d e f g h Gerard P. Luttikhuizen, The Hymn of Jude Thomas, the Apostle, in the Country of the Indians. (ATh 108-113). [2]
  3. a b c Carl W. Ersnt, Fragmentary Versions of the Apocryphal 'Hymn of the Pearl in Arabic, Turkish,Persian and Urdu, 2005 [3]
  4. a b c d e J.R.Russel, Hymn of the Pearl, Encyclopaedia Iranica, 2004. Consultada 6.12.2011 en Encyclopaedia Iranica
  5. William Wright, Ms Add. 1465, A catalogue of the Syriac manuscripts preserved in the library of the University of Cambridge, Vol. II, pag. 701,University Press, 1901, en Open Library
  6. a b c G. R. S. Mead,The Hymn of The Robe of Glory, Original Published 1908 by Theosophical Publising Society, London.Editor Book Tree, 2005, ISBN 9781585092536 [4]
  7. a b c Hartin, Patrick J., The search for the true self in the Gospel of Thomas, the Book of Thomas and the Hymn of the Pearl,HTS Teologiese Studies / Theological Studies; Vol 55, No 4 (1999).[5]
  8. D.J. Lanes, Poirier, Paul-Hubert, L' hymne de la Perle des Actes de Thomas introduction, texte, traduction, commentaire. Revista Laval théologique et philosophique, Volume 39, numéro 2, juin 1983, pp. 241-242 [6]
  9. Wilhelm Schneemelcher, Robert McLachlan Wilson, R. McL. Wilson, New Testament Apocrypha: Writings Relating to the Apostles Apocalypses and Related Subjects, pág. 331, Westminster John Knox Press, 2003, ISBN 9780664227227.[7]
  10. Markwardt, Jack. Ancient Edessa end the Shroud: History concealed by the Discipline of the Secret, 2008.[8]
  11. G.J. Reinink, After Bardaisan, pag.196 Peeters Publishers, 1999, ISBN 9789042907355 [9]
  12. a b c Barnstone, Marvin Meyer, The Gnostic Bible, The Song of the Pearl, págs. 386-394, Shambhala Publications, 2006, ISBN 9781590301999.[10]
  13. a b c d Jad Hatem, Actualité du chant de la perle. Extrait de: Parole de l'Orient: revue semestrielle des études syriaques et arabes chrétiennes: recherches orientales: revue d'études et de recherches sur les églises de langue syriaque. — vol. 20 (1995), pp. 73-78.[11]
  14. Ugo Bianchi, Origins of Gnosticism: Colloquium of Messina, 13-18 April 1966 - Texts and Discussions, pag. xxvi, Brill, 1970 ISBN 9789004016132.
  15. En el Evangelio de los Egipcios ("El Libro Sagrado del Gran Espíritu Invisible"), Manifestación de las tres potencias, texto apócrifo de la primera mitad del s. II, se dice: «Han provenido tres poderes de él, ellos son el Padre, la Madre, el Hijo, desde el Silencio viviente que proviene del Padre incorruptible. Éstos han venido a partir del Silencio del Padre Oculto». Elpizein, Hesykhios, El Espíritu Santo como Hipóstasis femenina en el Cristianismo Primitivo, Febrero 2013, Escritos del Cristianismo Primitivo.[12]
  16. L. Gil, R. Ma Agvilar,Corolla complutensis: in memoriam Josephi S. Lasso de la Vega, contexta, págs. 501-502, Editorial Complutense, 1998, ISBN 9788489784406.[13]
  17. Hervé Inglebert, Aphraate, le "sage persan". La première historiographie syriaque, T. 78, (2001), pp. 179-208,Institut Francais du Proche-Orient. [14]
  18. En una de sus Demostraciones o Exposiciones, Afraates, escritor de la Iglesia Oriental Siriaca, explica el amor del creyente por «Dios su Padre y el Espíritu Santo su Madre». Francis Crawford Burkitt, Early Eastern Christianity: St. Margaret's Lectures, 1904, on the Syriac-speaking Church, pág. 89, Gorgias Press LLC, 2004, ISBN 9781593331016. [15], Mathunny John Panicker, Person of Jesus Christ in the Writings of Juhanon Gregorius Abu'l Faraj Commonly Called Bar Ebraya, Volumen 4 de Studies in Oriental Church History, pág. 104, LIT Verlag Münster, 2002, ISBN 9783825833909.[16]
  19. En ese aspecto, Afraates, se muestra en consonancia con el modo en que Jesús hace mención del Espíritu Santo en el Evangelio de los hebreos. En este texto apócrifo del s. I-II de n.e, citado por Clemente de Alejandría, Orígenes, Eusebio de Casarea, Cirilo obispo de Jerusalén, San Jerónimo y otros, se menciona que Jesús refiriéndose al Espíritu Santo expresa: «Ha poco me tomó mi Madre, el Espíritu Santo, y me llevó al monte sublime del Tabor». A. Orbe, Teología del Espíritu Santo, pág. 112, Gregorian Biblical BookShop, 1966.
  20. «La idea del Espíritu Santo como Madre es muy común en la primitiva teología y literatura siria». Referido por Wilhelm Schneemelcher, Robert McLachlan Wilson, R. McL. Wilson en New Testament Apocrypha: Writings Relating to the Apostles Apocalypses and Related Subjects Volumen 2, pág. 334, Westminster John Knox Press, 2003, ISBN 9780664227227.[17]
  21. Murray, Robert, Symbols of Church and Kingdom: A Study in Early Syriac Tradition, The Holy Spirit as Mother, pag. 312, Continuum International Publishing Group, 2006, ISBN 9780567030825.[18]
  22. Fue a partir del s. V y definitivamente en el s. VI que los escritores usaron de forma generalizada el género masculino del latín Spiritus o la forma neutra griega, Pneuma, para referirse al Espíritu Santo. Saint Basil (Bishop of Caesarea), David G. K. Taylor, The Syriac Versions of the de Spiritu Sancto, Volumen 2, Introduction, pág. XXI, Peeters Publishers, 1999, ISBN 9789042906891.
  23. Jan Krans, Joseph Verheyden, Patristic and Text-Critical Studies: The Collected Essays of William L. Petersen,pág. 172, BRILL, 2011, ISBN 9789004192898.[19]
  24. Saint Basil (Bishop of Caesarea), David G. K. Taylor, The Syriac Versions of the de Spiritu Sancto, Volumen 2, Introduction, Pneumatology, pág. XXI, Peeters Publishers, 1999, ISBN 9789042906891.[20]
  25. D. J. Lane, POIRIER, Paul-Hubert, L’Hymne de la Perle des Actes de Thomas. Introduction, texte, traduction, commentaire, Laval théologique et philosophique, Volume 39, numéro 2, juin 1983, p. 241-242.[21]
  26. a b A.F.J. Klijn, The acts of Thomas: introduction, text, and commentary, pp. 182-195, Brill, 2003, ISBN 9789004129375 [22]
  27. Louis Painchaud, Paul-Hubert Poirier, Colloque international "L'Évangile selon Thomas et les textes de Nag Hammadi", pag.464, Presses Université Laval, 2007, ISBN 9789042920552 [23]
  28. García Bazán, Francisco, La gnosis eterna I, Antología de textos gnósticos griegos, latinos y coptos II Pístis Sophía/Fe Sabiduría, Libro I, pag. 39 y ss., Editorial Trotta,2007, ISBN 9788481648522.
  29. Elpizein, Hesykhios, Escritos del Cristianismo Primitivo, El Himno de la Perla, enero 2013.[24]
  30. A. F. J. Klijn, The So-Called Hymn of the Pearl (Acts of Thomas ch. 108-113) Vigiliae Christianae Vol. 14, No. 3 (Sep., 1960), pp. 154-164 (article consists of 11 pages) [25]
  31. Uro, Ristro, Thomas: Seeking the Historical Context of the Gospel of Thomas, págs. 20-23, Continuum International Publishing Group, 2003, ISBN 9780567083296.[26]
  32. Zamora Águila, Fernando, Imagen epistémica, imagen gnóstica, Eikasia. Revista de Filosofía, año V, 33 (julio 2010).[27]
  33. Mircea Eliade, Mito y realidad, Mitología de la memoria y del olvido, pp. 113-134, Editorial Kairós, 1999. ISBN 9788472454491 [28]

Bibliografía[editar]

  • García Bazán, Francisco, La gnosis eterna I, Antología de textos gnósticos griegos, latinos y coptos, 2003, ISBN 978-84-8164-585-9.
  • Jon Ma Asgeirsson, April D. De Conick, Risto Uro, Society of Biblical Literature. Thomasine Traditions Group, Thomasine traditions in antiquity: the social and cultural world of the Gospel of Thomas, Brill, 2006, ISBN 9789004147799.[29]
  • Uro, Ristro, Thomas: Seeking the Historical Context of the Gospel of Thomas, Continuum International Publishing Group, 2003, ISBN 9780567083296.
  • Hans Jonas, La religión gnóstica: el mensaje del Dios extraño y los comienzos del cristianismo, El Himno de la Perla, pag. 145, Editorial Siruela, 2003, ISBN 9788478444922. [30]
  • Schneemelcher, Wilhelm New Testament Apocrypha: Writings relating to the Apostles; Apocalypses and related subjects, The Acts of Thomas, pag.322, Westminster John Knox Press, 2003, ISBN 9780664227227.
  • Klijn, A.F.J. The acts of Thomas: introduction, text, and commentary, pp. 182-187, Leiden; Boston: Brill, 2003, ISBN 9789004129375. [31]
  • Ferreira, Johan, The Hymn of the Pearl: The Syriac and Greek Texts with Introduction, Translations, and Notes. Early Christian Studies 3. Sydney: St. Paul’s Publications, 2002.
  • Davidson, John, The robe of glory: an ancient parable of the soul, Element, 1992, ISBN 9781852303563.
  • Wright, William, Apocryphal Acts of the apostles. London-Edinburgh: Williams and Norgate, 1871.

Enlaces externos[editar]