Economía Social

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Economía Social actúa en todos los sectores económicos y abarca todo tipo de empresas, desde microempresas hasta firmas mundialmente conocidas. Son entidades competitivas, generadoras de empleo, creadoras de riqueza, de gran resistencia a la crisis y con un gran compromiso con su territorio. Las empresas de Economía Social poseen unas características propias, como la creación de empleo estable y de calidad, donde los trabajadores están implicados en la gestión de las empresas; favorecer la integración de colectivos con dificultades de acceso al mercado laboral, lograr la igualdad de oportunidades y fomentar la actividad social empresarial y el interés general. En definitiva, son socialmente responsables en esencia.

La configuración actual de la Economía Social española viene determinada por la la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social, título legal, sin precedentes en España, que supuso un punto de inflexión en el reconocimiento, visibilidad y desarrollo del Sector, tanto dentro del propio Estado como de la Unión Europea.

El propio texto de la Ley define a la Economía Social como el conjunto de actividades económicas y empresariales, que el ámbito privado llevan a cabo aquellas entidades que, de conformidad con los siguientes principios, persiguen el interés general económico o social, o ambos.

Los principios que orientan a la Economía Social en España son:

  • Primacía de las personas y del fin social sobre el capital. Las empresas y entidades de la Economía Social poseen una gestión democrática y participativa, que prioriza la toma de decisiones más en función de las personas y sus aportaciones de trabajo y servicios prestados a la entidad o al fin social, que en relación a sus aportaciones al capital social.
  • Reparto equitativo y social de los beneficios. Aplicación de los resultados obtenidos de la actividad económica a sus socios y miembros –en función del trabajo aportado o servicio prestado– o al fin social.
  • Solidaridad. Promoción del compromiso que favorezca el desarrollo local, la generación de empleo estable y de calidad, igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión, la consolidación de la vida personal, familiar y laboral; y compromiso por la sostenibilidad.
  • Independencia frente a los poderes públicos.

Las características del conjunto de entidades que componen la Economía Social presentan un funcionamiento y toma de decisiones diferente a otro tipo de empresas de corte más tradicional. La implicación de los trabajadores en el proyecto empresarial hace que estas entidades se comprometan con la sociedad en los siguientes aspectos:

Entidades de la Economía Social en España[editar]

Asimismo, según establece la Ley, forman parte de este conjunto empresarial y diverso que es la Economía Social en España las siguientes entidades:

  • Cooperativas (organización empresarial donde el capital social y las decisiones se reparten de manera democrática e igualitaria entre todos los socios. Los beneficios también se reparten equitativamente y a partes iguales entre los socios).
  • Sociedades LaboralesSociedades Laborales (organización empresarial donde las tomas de decisiones se realizan según su aportación al capital social. Todos los miembros tienen su correspondiente porcentaje de voto, sin que ninguno supere el 33%).
  • Mutualidades (Sociedades sin ánimo de lucro, de estructura y gestión democrática, que ejercen una actividad aseguradora de carácter voluntario, complementaria del sistema de previsión de la Seguridad Social).
  • Empresas de Inserción(estructuras de aprendizaje, en forma mercantil, cuya finalidad es la de posibilitar el acceso al empleo de colectivos desfavorecidos mediante el desarrollo de una actividad productiva, para el cual se diseña un proceso de inserción sociolaboral).
  • Centros Especiales de Empleo (empresas que compatibilizan la viabilidad económica y su compromiso social, al contar con una plantilla constituida en más de un 70% por personas con discapacidad).
  • Cofradías de Pescadores (corporaciones sin ánimo de lucro que representan a los armadores y trabajadores del sector pesquero. Actúan como órganos de consulta y colaboración de las administraciones y tiene compromiso de contribuir al desarrollo local, la cohesión social y la sostenibilidad).
  • Asociaciones del Sector de la Discapacidad (favorecen la integración del colectivo de personas con discapacidad –el 10% de la población–, a la vez que protegen sus derechos y libertades).
  • Fundaciones (organizaciones sin ánimo de lucro que, por voluntad de sus creadores, destinan su patrimonio y actividad a la realización de un fin de interés general)


CARACTERÍSTICAS[editar]

Las características del conjunto de entidades que componen la Economía Social presentan un funcionamiento y toma de decisiones diferente a otro tipo de empresas de corte más tradicional. La implicación de los trabajadores en el proyecto empresarial hace que estas entidades se comprometan con la sociedad en los siguientes aspectos:

  • Mantenimiento y creación de empleo.

Hablamos de empresas competitivas, generadoras de empleo y que resuelven crisis sectoriales o territoriales, gracias a su capacidad colectiva de reaccionar frente a los problemas sociales

  • Un modelo de desarrollo que muestra que otra economía es posible.

Hablamos de empresas que apuestan por un desarrollo sostenible y consiguen compaginar viabilidad económica y responsabilidad social. Hablamos de un modelo empresarial comprometido basado en valores y principios: solidaridad, equidad, democracia, participación o igualdad.

  • Compromiso con el territorio.

Hablamos de empresas comprometidas con el territorio, que no se deslocalizan de donde nacieron y responden a las necesidades del territorio.

  • Empresa comprometida con las personas.

Hablamos de empresas que potencian el espíritu emprendedor de las personas y la participación en la gestión. Son llamadas -escuelas de democracia económica”. Hablamos de una empresa transparente, ajena a especulaciones, que redistribuye la riqueza y que reinvierte los beneficios. Hablamos también de solidaridad, de dar mayor dignidad a las personas, de construir una sociedad más equitativa, de integración de jóvenes, personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social, de valores democráticos y de riqueza colectiva.[1]

Confederación Empresarial Española de la Economía Social[editar]

La Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES), constituida en 1992, es la máxima institución representativa de la Economía Social en España, actualmente está presidida por Juan Antonio Pedreño Frutos.

CEPES es un agente económico y social de carácter intersectorial, portavoz único, integrador y vertebrador de la Economía Social ante la sociedad y los poderes públicos.



Explicación previa sobre terminologías socioeconómicas[editar]

La Economía Social (en alemán original Gesellschaftliche Wirtschaft) es una teoría sociológica y económica que trata sobre "un sujeto económicamente ideal", la humanidad como una unidad, y la contrasta con la naturaleza, de modo que las cuestiones en las que están en desacuerdo los intereses particulares y la justicia económica serían tan irrelevantes como "lo serían a la economía de Robinson Crusoe".[2]

La locución economía social no siempre ha tenido como contenido conceptual a aquella realidad social y económica 'situada entre (o diferente de) la economía pública y la economía privada capitalista' como se suele definir a lo que convencionalmente se denomina economía social que es una economía práctica de lineamiento particular, voluntario y solidario. Desde principios del siglo XIX, con autores como Léon Walras, Ramón de la Sagra y Friedrich von Wieser, se extendieron otras concepciones de esta locución como es el caso de la teoría de la Economía Social o Gesellschaftliche Wirtschaft de la que trata éste artículo.

Sociología de Wieser: la Economía Social[editar]

Wieser trató de explicar las relaciones y fuerzas sociales a través de un estudio de la Historia y llegó a la conclusión de que las fuerzas económicas tomaban un papel predominante en la evolución social. A pesar de su interés por objetivos colectivos, como el bienestar económico, Wieser adoptó un planteamiento individualista rechazando explícitamente la estructura colectiva, aproximándose al liberalismo, y estableciendo la diferencia esencial entre su Economía Social en general y la economía socialista de corte estadocéntrico (ver Wieser y liberalismo).

La Economía Social está dirigida por una sola mente. Esto contesta su objetivo de una manera intachable porque es una mente sistemática y la dirige indiscutiblemente. Este director prevé finales, los sopesa sin el error o la pasión, y mantiene una disciplina que asegura que todas las directrices son ejecutadas con precisión y habilidad extremas, y sin pérdida de energía. Más aún, asumiremos que todas las fuerzas precisas individuales son colocadas en la disposición de esta dirección social alegremente, como si se hubieran alistado en su interés individual.

Friedrich von Wieser, Theorie der gesellschaftlichen Wirtschaft (Teoría de la Economía Social), 1914.

Para Wieser, el individuo es la raíz de todas las decisiones.[3] Las decisiones se toman frente a determinadas restricciones. Las instituciones son las que definen las restricciones que afectan las decisiones individuales. El reflejo de estas conclusiones en la Economía Política se observa en acciones como:[4]

  • La regulación de las empresas imperfectamente competitivas siempre que existan beneficios de capital que se estén perdiendo.
  • La imposición progresiva basada en la utilidad marginal decreciente: El Estado no debía intentar la compensación de todas las desigualdades de renta y propiedad por medio de una imposición progresiva, sino que la imposición progresiva debe desarrollarse dentro de la doctrina de la utilidad marginal decreciente, es decir, cada nueva imposición suma una cierta "cantidad" de utilidad cada vez menor. Así, un impuesto progresivo desmesurado, por ejemplo sobre la riqueza, violaría el espíritu privado de la Economía Social de Wieser.
  • La actuación de los sindicatos equilibrando socialmente el poder beneficiando, frente a las empresas, a los obreros, los cuales sólo pueden aspirar a obtener su productividad marginal.

Estas condiciones en las cuales los recursos serían asignados para asegurar la mayor utilidad las describe a partir de su concepto de economía ideal al que denomina Economía Social en la primera parte de su tratado Theorie der gesellschaftlichen Wirtschaft (Teoría de la Economía Social), con el título La Teoría de la Economía Social. Con dicho concepto realiza suposiciones idealizadas sirviéndose de dicho concepto como la prueba patrón normativa para evaluar la eficacia de la actuación administritativa en la economía de mercado.

Entonces la Economía Social de Wieser es, en efecto, una economía comunista[3] en la cual, lográndose la mayor productividad, los recursos escasos son asignados por un planificador omnipresente y benévolo, que posee la perspicacia directa y exacta a la hora de conocer las intensidades de las satisfacciones experimentadas y las necesidades por los miembros individuales de sociedad, en la cual todos poseen exactamente los mismos gustos y las mismas escalas de utilidad y reciben los mismos ingresos. Además, sus direcciones son seguidas sin duda por una mano de obra totalmente dócil.

Notas[editar]

Véase también[editar]