Bien económico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Recursos escasos»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Los bienes económicos o bienes escasos, por oposición a los bienes libres, son aquellos que se adquieren en el mercado pero pagando por ellos un precio. Es decir, son bienes materiales e inmateriales que poseen un valor económico y que, por ende, son susceptibles de ser valuados en términos monetarios. En este sentido, el término bien se utiliza para nombrar cosas que son útiles a quienes las usan o poseen. En el ámbito del mercado, los bienes son cosas y mercancías que se intercambian y que tienen alguna demanda por parte de personas u organizaciones que consideran que reciben un beneficio al obtenerlos.

Clasificación de los bienes[editar]

Un bien es un objeto material o servicio inmaterial cuyo uso produce cierta satisfacción de un deseo o necesidad. Los bienes pueden ser bienes libres (o ilimitados) cuyo acceso no es excluible y están disponibles en cantidades arbitrariamente grandes. Un ejemplo de bien libre sería el aire que se respira, que de hecho es necesario pero muy abundante, y por tanto no es susceptible de asignación mediante procedimientos económicos.

Los bienes económicos (o escasos) existen en cantidades limitadas y su asignación sigue algún tipo de procedimiento económico (mercado, racionamiento, reparto, etc.). Un bien económico puede ser un bien o un servicio. Los productos sujetos a precio o condiciones restringidas de acceso son ejemplos de bienes económicos. Un ejemplo de bien económico podría ser una casa, la ropa, etc.

Finalmente, existen los males económicos. Un mal económico es todo aquello que cualquier persona pagaría para deshacerse de él.

Según la exportabilidad[editar]

  • Bienes muebles (trasladables) e inmuebles (no trasladables):
    • Los «bienes muebles» son aquellos con los cuales se puede comerciar o hacer intercambios en el entorno nacional e internacional. Ejemplos de bienes transables serían libros, zapatos, maquinaria, etc.
    • Los «bienes inmuebles» sóirse o utilizarse en la economía en la que se producen; ya sea por el coste del transporte, por barreras a la entrada y salida de éstos, por ejemplo, impuestos (aranceles) o por imposibilidad física del traslado. Ejemplos de bienes no transables son algunos tipos de servicios o las casas, pues éstas se construyen en un país dado y aunque exista más demanda por ellas en otro lugar del mundo, una casa no podrá ser exportada o enviada al exterior.

Según la relación con la demanda de otros bienes[editar]

Analizamos cómo varían las demandas conjuntas de un conjunto de bienes según los valores de los precios. Las variaciones de las cantidades demandadas del bien i en relación al precio de ese bien, define la complementariedad o substitutoriedad del siguiente modo:

  • Los bienes complementarios son aquellos que tienden a utilizarse en conjunto o con cierta indiferencia entre uno y otro; por lo tanto, si baja la demanda de uno (por ejemplo, porque aumenta su precio), esto afecta la demanda del bien complementario. Un ejemplo de estos bienes son los automóviles y la gasolina, pues el uso del automóvil también requiere del uso de gasolina; en efecto, si el precio de los coches aumenta ({\partial P_j} mayor que cero), esto puede hacer que la demanda de coches disminuya ({\partial Q_j} menor que cero) y, por lo tanto, hacer que la demanda de gasolina también baje ({\partial Q_i} menor que cero). En el caso planteado, {\partial P j} y {\partial Q_i} son pues de distinto signo, y por tanto los bienes i y j son complementarios cuando se cumple que:
 \frac{\partial Q_i}{\partial P_j} < 0
  • Los bienes sustitutivos son aquellos en los que, cuando la demanda de un bien disminuye, la demanda del bien sustitutivo aumenta, pues los compradores intentarán reemplazar al que aumentó de precio. Un ejemplo de este tipo de bienes son la mantequilla (producto derivado de la leche) y la margarina (producto vegetal). Si aumenta el precio de la mantequilla ({\partial P j} mayor que cero), por ejemplo, las personas tenderán a comprar más margarina (aumenta por tanto {\partial Q_i}), puesto que ambos bienes satisfacen más o menos la misma necesidad, al menos en ciertos aspectos. Por lo tanto, {\partial P j} y {\partial Q_i} serán en estos casos de igual signo, y para ellos se cumplirá entonces que:
 \frac{\partial Q_i}{\partial P_j} > 0
  • Dos bienes por su parte son independientes, si la variación del precio de un bien no influye en la cantidad demandada de otro bien (manteniendo constante todos los demás factores, claro está).

Según la durabilidad[editar]

  • Bienes de consumo durables y no durables.
    • Bienes de consumo durable, son bienes susceptibles de un consumo prolongado en el tiempo como una prenda de vestir o un equipo de música.
    • Bienes de consumo no durable son los que se agotan con el primer uso como pueden ser los alimentos o el papel.
    • Bienes perecederos: Bienes que pueden dejar de ser útiles en un breve plazo de tiempo ya sea por su propia naturaleza, por las condiciones de conservación que precisan o por razones de mercado.

Según su función[editar]

  • Bienes de consumo, son bienes con cuyo uso se obtiene una satisfacción inmediata a una necesidad. Ejemplos de bienes de consumo son la vivienda (bien de consumo durable) y la comida (bien de consumo no perdurable).
  • Bienes intermedios, son bienes con cuya transformación se obtiene otros bienes de consumo o de capital. Ejemplos pueden ser los tablones de madera que se emplean en la elaboración de muebles.
  • Bienes de capital. También se les llama bienes de producción o de equipo. Son bienes ya producidos por el hombre que se emplean para la producción de otros bienes y servicios. Si hablamos de una empresa, son bienes de capital sus edificios, vehículos, maquinaria, herramientas, muebles, ordenadores, etc. Si hablamos de un país también serían bienes de capital sus carreteras, puertos, aeropuertos, escuelas, hospitales, etc.

Según el régimen de propiedad y usufructo[editar]

La mayoría de los economistas clasifican los bienes de acuerdo a su propiedad en dos grandes grupos: bienes privados o individuales y bienes comunes o colectivos. Sin embargo, y en la práctica, los estudios económicos se han centrado en un aspecto particular de esa segunda categoría: los estatales (también llamados "bienes públicos", posiblemente debido a influencia del concepto legal dominio público[1] ). Esta aproximación se puede rastrear hasta Friedrich von Wieser, quien planteó:

Además de las economías privadas existen varias "economías comunales" ("Gemeinwirthschaften" en el original. -Op cit, p 209:)... Limitaré mis investigaciones a lo más importante de la "economía comunal" (gemeinwirthschaft), esa del Estado".[2]

Sin embargo, hay alguna confusión al respecto, especialmente en relación a la terminología, resultado -aparentemente- de un error en la popularización[3] de la visión de von Wieser por algunos de sus discípulos.[4]

En la actualidad esa clasificación no es generalmente empleada en estudios económicos[5] (a diferencia de los de Economía política), debido a una variedad de motivos -principalmente, porque es demasiado general (lo que da origen a ciertas confusiones y dificultades[6] ) y a que no toma en cuenta ciertos aspectos, por ejemplo, la utilización y usufructo de los bienes- Consecuentemente se han introducido sistemas más amplios y/o complejos. Así, por ejemplo Paul A. Samuelson[7] sugerio que la “comunalidad” o no del consumo es la determinante de la diferencia entre bienes privados y públicos, alegando que estos últimos son aquellos “bienes que todos gozan en común en el sentido que el consumo individual de tal bien no conduce a disminución del consumo de ese bien por ningún otro individuo”. (esto llegó a llamarse “rivalidad”). Posteriormente Musgrave[8] argumentó que la característica que realmente separa los bienes públicos de los privados es la capacidad de excluir a algunos de su consumo. (esto es llamado “excludibilidad”).

A partir de esas observaciones, los economistas modernos generalmente categorizan los bienes desde el punto de vista del uso en cuatro grandes grupos en función de esas dos características: rivalidad[9] y excludibilidad.[10]

  • 1: Bienes privados, aquellos que poseen tanto rivalidad como excludibilidad. (no confundir con bienes ya sea producidos o de propiedad privada, -a pesar que muchos lo son: un bien de consumo privado, no importa quien sea el propietario o el productor, una vez que alguien lo usa, su disponibilidad a terceros disminuye o desaparece: irrelevantemente de quien sea el propietario del manzanal, una vez que alguien se come la manzana esta es “consumida” y la cantidad de manzanas disponible disminuye.)
  • 2: Monopolios Naturales[11] o Bienes de Empresa pública[12] o de Pago por uso:[13] aquellos que poseen excludibilidad pero no rivalidad (ver, por ejemplo, Peaje).-
  • 3: Bienes públicos o Bienes Públicos Puros: aquellos que no poseen ni excludibilidad ni rivalidad (aire, aguas de lluvia, conocimiento, etc).-
  • 4: Recursos comunes -Gregory Mankiw; Elinor Ostrom, Perreira, etc - o Bienes comunes:[14] aquellos que poseen rivalidad pero no excludibilidad. (siguiendo los ejemplos de Mankiw: peces en el océano, medio ambiente, etc)

Una clasificación alternativa es propuesta por James M. Buchanan para quien los “Bienes públicos puros” son aquellos que no poseen excludibilidad. Todos los otros bienes comunes son Bienes club.:[15] aquellos que satisfacen las necesidades a los usuarios libremente en el momento de uso, pero implican costos compartidos.

Es necesario notar que estas clasificaciones no son absolutamente congruentes o libres de defectos y que, en consecuencia, se pueden originar algunas confusiones. Por ejemplo, un recurso común, a pesar que su beneficio sea libre a una comunidad, no es necesariamente propiedad común. Por ejemplo, señales de radio carecen tanto de excludibilidad como de rivalidad. Sin embargo, el sistema de propiedad de las empresas emisoras puede ser tanto privada, como estatales o comunitaria.

Según la disponibilidad[editar]

  • Bien libre (que es un bien no económico) frente a bien escaso.
  • Si el Bien cumple con las expectativas de distribución y venta frente a quien lo administra. Por ejemplo: Una empresa de Vídeo Juegos ha Creado solo 10.000 juegos para su distribución, pero solo se recauda el dinero de 6.000 juegos vendidos, el resto es perdida.

Según el comportamiento frente al aumento de renta[editar]

  • Bien inferior, es un bien inferior para un individuo si su consumo o uso decrece a medida que aumenta la renta del individuo, es decir, \part Q_i/\part R < 0. Los bienes inferiores tienen una elasticidad demanda-renta negativa. Muchos bienes inferiores suelen ser bienes Giffen.
  • Bien normal u ordinario, es uno cuyo consumo aumenta a medida que aumenta la renta del individuo un ejemplo es la cantidad de energía consumida. Un bien ordinario satisface que \part Q_i/\part R \ge 0 (estos bienes tienen una elasticidad consumo-renta positiva), los bienes normales puedan clasificarse además en:
    • Bien de lujo, cuando su consumo se incrementa en una proporción superior a la renta, es decir, \part \ln Q_i/\part \ln R > 1 (la elasticidad demanda-renta sería superior a 1. Muchos bienes de lujo son bienes de Veblen
    • Bien necesario, es un bien cuyo consumo se incrementa con la renta, aunque en general debido a que la propensión marginal al consumo en dichos bienes es inferior a uno, tienen una elasticidad consumo-renta que cumple  0 \le \part \ln Q_i/\part \ln R \le 1 .
Tipos de bienes.svg

Según su necesidad[editar]

La primera distinción que se realiza es entre los bienes destinados a satisfacer una necesidad, y los destinados a satisfacer un deseo. Los primeros son los bienes que son imprescindibles para sobrevivir dentro de la sociedad. Dicha supervivencia no se refiere sólo a la supervivencia física del individuo, la cual es mantenida con bienes como alimentos o medicinas, sino también a la supervivencia como integrante de la sociedad y el sistema económico. Por esto, se incluyen también como necesidad bienes como la ropa y el alojamiento.

Un deseo, por el contrario, es la motivación para comprar cualquier otro bien económico que no sea imprescindible para sobrevivir. En condiciones normales, se espera que una unidad económica doméstica destine sus ingresos a la satisfacción de deseos una vez que la satisfacción de las necesidades haya sido cubierta.

Los ejemplos no son firmes y deben ser evaluados en su contexto. La ropa es una necesidad en la medida que se la requiera para no estar desnudo (lo cual mantendría a la persona fuera de la sociedad), pero es un deseo si es consumida basándose en la moda o criterios similares. Asimismo, las normas de convivencia de diversas sociedades podrían diferir y hacer que un bien que sea una necesidad en una, pueda no serlo en otra: por ejemplo, los bienes relacionados con las prácticas religiosas podrían considerarse una necesidad dentro de algunas sociedades teocráticas mucho más de lo que pudiera hacerse en otras.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Así, por ejemplo, Andrés Bello describe una parte de los “bienes nacionales”: “Si además su uso pertenece a todos los habitantes de la nación, como el de las calles, plazas, puentes y caminos, el mar adyacente y sus playas, se llaman bienes nacionales de uso público o bienes públicos” .- Bello A. (1855) Código de Bello libro II, título III, art. 589.
  2. F. von Wieser: (1889) Der natürliche Werth Introducción al Libro VI, capítulo I (en alemán)
  3. Por ejemplo, la obra de Von Wieser ha sido traducida al inglés reemplazando las palabras “Gemeinwirthschaften” y “Gemeinwirthschaft” con, respectivamente, la palabras "public economies" (economías publica) y "social economies" (economías sociales) - ver traducción de la obra de Von Wieser en Chapter I: Introduction -. Esta confusión es aumentada cuando von Wieser se refiere al origen de la „öffentliche Unternehmung" -traducido correctamente como empresa publica- en la necesidad de proveer bienes y servicios que los individuos o el publico no puede comprar a precios de producción privados y que, en consecuencia y en su opinión, deben ser proveídos por el estado, lo que termina produciendo una equiparación entre su economía comunal y economía estatal. Es difícil entender como se origino esta confusión. Es bien conocido que la raíz alemana Gemein se traduce al inglés en relación a "community" - “comunidad” . Silke Helfrich, por ejemplo- utiliza la palabra "Gemeingüter" específicamente para referirse a “common goods” o "bienes comunes" - Y el traductor parece haber estado al tanto de eso, por ejemplo, un poco más adelante, (op. cit: p 214) cuando Wieser utiliza la palabra "Gemeinwesen" (literalmente: "propiedad o riqueza común" (de Gemein y Anwesen) la traduce al inglés como "commonwealth" (literalmente “riqueza común” o "comunidad económica" en castellano). Ver también Gemeinschaft y Gesellschaft
  4. Por ejemplo: R. T Long (profesor de filosofía en la U de Auburn) y autoproclamado "austriaco" - observa que "El "Natural Value" de Wieser ha estado disponible previamente "en línea", pero solo en una versión incompleta y llena de errores ..(no prometo que mi versión no tiene errores, sólo que hay menos errores)... " en Wieser and Smart: Austrian Classics Online
  5. lo que no debe confundirse con falta de interés en el área. Hay una vasta literatura al respecto -a partir de tentativas de encontrar un equilibrio entre los gastos privados y los públicos (ver, por ejemplo, Condición de Samuelson)- como también una de las más importantes ramas de la economía moderna (ver Economía del bienestar
  6. El problema principal desde este punto de vista es cual exactamente es el criterio de demarcación entre lo privado y lo colectivo. La aproximación clásica parece asumir que “propiedad privada” es la de un individuo como tal, contraponiendola a las formas de “propiedad colectiva”. Por ejemplo, tanto Karl Marx -ver, por ejemplo Nicholas Churchich Marxism and alienation p 98-99, etc- como Adam Smith -ver, por ejemplo: John Rogers Commons: Institutional economics: its place in political economy- perciben lo privado como propiedad individual. Específicamente Smith hace explícita su oposición a todas las formas de colectivismo que limitan la competición individual, incluyendo lo que ahora se denomina Sociedades anónimas. Von Wieser mismo encuentra una similaridad entre las actividades económicas del estado y las de las “asociaciones privadas” - Ver, por ejemplo, Mancur Olson The logic of collective action: public goods and the theory of groups pp 98-99, etc. Otros, por supuesto, consideran que cualquier bien no estatal es privado. Esto significaria que bienes que tanto Marx como Smith habrían considerado "colectivos" serían considerados privados, etc.
  7. Paul A. Samuelson: The Pure Theory of Public Expenditure
  8. Richard A. Musgrave (1959) The Theory of Public Finance.- New York, McGraw-Hill
  9. Bienes que poseen “rivalidad” son aquellos cuyo consumo o uso por algún individuo en particular previene que otras personas puedan usarlo en ese momento. Un martillo, por ejemplo, es un bien sujeto a rivalidad: si alguien lo usa, nadie lo puede usar al mismo tiempo -a pesar que algún otro individuo lo podría utilizar en algún otro momento.- Algunos bienes no solo poseen rivalidad pero además “son consumibles”: una vez usados, nadie los puede volver a utilizar. No solo bienes físicos pueden ser “rivales”: una dirección de correo electrónico, por ejemplo. En ambos sentidos se dice que el uso o disfrute de un bien rival por un individuo disminuye la disponibilidad del bien a otras personas.
  10. aquellos bienes de los cuales se puede prevenir el consumo de acuerdo a algún criterio, generalmente, pago por el uso. Ver, por ejemplo: Joseph E. Stiglitz: Knowledge as a Global Public Good, Banco Mundial. Copia (en inglés) en el Internet Archive -accedido 29 Mayo 2007.
  11. Gregory Mankiw Principles of microeconomics p 220 - 1.
  12. K. Perreira en guía del Departamento de Política Publica de The University of North Carolina at Chapel Hill
  13. Dept de Economía, Universidad de Pittsburgh en Definiciones: Bien Publico
  14. U de Pittsburgh
  15. James M. Buchanan (February 1965). «An Economic Theory of Clubs». Economica 32:  pp. 1–14. doi:10.2307/2552442.