Droga psicodélica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una droga psicodélica (del inglés psychedelic drug) es un psicotrópico cuya principal acción consiste en alterar la cognición y la percepción de la mente, dando lugar a percepciones no ordinarias, generalmente consideradas ilusiones, alucinaciones, etc. El término se deriva de las palabras griegas ψυχή (/psijí/, ‘alma’) y δηλείν (/dileín/, ‘a manifestar’),[1] que puede traducirse como ‘manifestación del alma’. La implicación es que las drogas psicodélicas pueden acceder y desarrollar el potencial no utilizado de la mente humana. Las drogas psicodélicas también son conocidas con el nombre de drogas alucinógenas, drogas enteógenas, drogas visionarias, drogas de poder, psicodislépticos, psicotomiméticos, eidéticos etc. Cada uno de los nombres está asociado a una cosmovisión concreta, y no siempre son adecuados en todos los contextos y ninguno describe por completo los efectos psicofisiológicos.

Los alucinógenos son psicotrópicos que quedan clasificados como psicodislepsicos entendido es como la perturbación mental provocada por ciertas sustancias que producen una distorsión delirante en la apreciación de la realidad. Son por lo tanto, capaces de provocar cambios en las sensaciones, en el pensamiento, en la auto-conciencia y en la emoción (Cossio, 1997).Se puede decir que todos los alucinógenos de carácter toxicológico social pertenecen al reino vegetal, siendo innumerables las sustancias vegetales que contienen principios alucinógenos. Algunos de ellos son las setas, la mezcalina, el LSD, el peyote, la salvia y el DMT.

Las drogas psicodélicas forman parte de una clase de sustancias farmacológicamente activas corrientemente conocidas como alucinógenas, que incluye otros grupos como las drogas disociativas o las delirogénicas. A diferencia de otras drogas psicoactivas como los estimulantes y los opioides, los psicodélicos no se limitan a inducir estados de ánimo ordinarios, sino que más bien provocan estados cualitativamente diferentes. La experiencia es a menudo comparada con estados como el trance, la meditación y los sueños.

Efectos[editar]

[2]

David Nutt habla de la sustancia activa de algunas drogas psicodélicas, la cual es la psilocibina, misma que provoca la reducción de la actividad en las zonas del cerebro que tienen conexiones mas densas con otras regiones de la materia gris, y gracias a que se desactivan estas regiones, conducen a un estado en que el mundo que nos rodea se percibe de manera extraña. Normalmente las drogas psicodélicas que poseen psilocibina son hongos que tienen usos diversos. La intensidad y duración del efecto enteogénico de los hongos psilocibios es altamente variable, dependiendo esta de las especies de hongos, la dosis, características fisiológicas individuales y del set and setting.

Dentro de las drogas psicodélicas mas comunes se encuentra el LSD, y los efectos del LSD sobre el sistema nervioso central son extremadamente variables y dependen de la cantidad que se consuma, el entorno en que se use la droga, la pureza de ésta, la personalidad, el estado de ánimo y las expectativas del usuario. Algunos consumidores de LSD experimentan una sensación de euforia, mientras que otros viven la experiencia en clave terrorífica. Cuando la experiencia tiene un tono general desagradable, suele hablarse de "mal viaje". Existen varias maneras de introducir esta sustancia: una de ellas es por vía oral, los efectos tardan en manifestarse entre 30 minutos y una hora y, según la dosis, pueden durar entre 8 y 10 horas, cuando se coloca en el ojo la reacción se produce casi instantáneamente más o menos entre 3 a 9 minutos, el efecto potente en el que se puede catalogar totalmente a la persona "ENVIAJADA" dura de una a dos horas. 36

Entre los efectos fisiológicos recurrentes están los siguientes: contracciones uterinas, fiebre, niveles elevados de glucemia, erizamiento del vello, aumento de la frecuencia cardíaca, transpiración, pupilas dilatadas, insomnio, parestesia, hiperreflexia y temblores.

Dentro de las drogas psicodélicas también se encuentran: Hongos psilocibios, Lophophora williamsii (Mejor conocido como peyote), Estofaria verde, Rapé dos indios, Ayahuasca, Ipomoea purpurea

Historia[editar]

[3] Las drogas psicodélicas lograron su más amplia popularidad durante la década de 1960 y principios de los 70, cuando las drogas como el LSD fueron centrales en la subcultura "hippie" en Europa occidental y los Estados Unidos. Aunque los fármacos disminuyeron en popularidad, conservaron muchos seguidores en algunas regiones y culturas y ha logrado una popularidad renovada durante los años 1990, cuando el LSD y el éxtasis tenían una juventud significativa después en los Estados Unidos y Europa. [4] Durante la década de 1990, el LSD hizo algo de una reaparición como el éxtasis, una droga nueva "fiesta". El éxtasis también se hizo muy popular en Europa, más tarde en los Estados Unidos.

Actualmente, MAPS (Multidisciplinary Association for Psychedelic Studies), una organización no lucrativa, busca impulsar la investigación sobre el uso terapéutico de sustancias psicodélicas y marihuana, que se desarrolla en contextos médicos, legales y culturales para informar a la gente sobre sus riesgos y beneficios. Respondieron (la mayoría por el fundador Rick Doblin) más de 100 preguntas de aproximadamente dos mil que recibieron en el sitio web AMA (Ask Me Anything), donde se discutieron los beneficios y daños que pueden ocasionar las drogas psicodélicas, además de hablar de varios estudios que han realizado y sobre una posible legalización a largo plazo de algunas drogas.[5]

Origen[editar]

[6] Se deriva de un hongo llamado cornezuelo de centeno. Son pastillas en un trozo de papel secante impregnando con el acido. Las cuales se tragan y provocan alteraciones en la forma de ver la realidad, ampliando o distorsionando las formas de las cosas, los colores, los tamaños y los sonidos.

El químico Albert Hofmann sintetizo el LSD el 16 de noviembre de 1938, durante una investigación dirigido a encontrar posibles usos medicinales de los alcaloides del grupo ergolina. Los laboratorios Sandoz presentaron la LSD como una droga apta para diversos usos psiquiátricos. Muchos psiquiatras y psicoanalistas de los años 50 y 60 vieron en ella un agente terapéutico muy prometedor. Sin embargo, el uso extra-medicinal del fármaco ocasionó una tormenta política que llevó a la prohibición de la sustancia, ilegalizando todos sus usos. El LSD disminuye los procesos intelectuales; el sujeto no puede o simplemente no realizara las tareas que se le piden, tienen dificultad para concentrarse y tiene una apariencia de confusión. La tolerancia al LSD se desarrolla muy rápido.

Dentro de las consecuencias psicológicas, se presentan; agresión o Flashback, y aunque este fenómeno no se presenta en todos los que tomas LSD; es imposible predecir cuándo se va a experimentar. En esta frecuentemente se experimentan sensaciones de paranoia, de la irrealidad y extrañamiento, junto con percepciones visuales distorsionadas y anestesias o parestesias (sensación de comezón u hormigueo) que recorren el cuerpo (Dusek y Girdano, 1983). J.David (200b), habla también de que aumenta la capacidad de sugestión, ya que cualquier asunto normal se puede percibir como un asunto fuera de lo común, pudiendo pasar de un estado depresivo a un estado hipomaniaco por lo que es necesario realizas los viajes con conductor experimentado. Provoca atolondramiento de ideas, desorden mental y ataxia, distorsión en la percepción de las formas e hipersensibilidad en el que se desarrollan ilusiones e incluso alucinaciones. En cuanto a los efectos crónicos que pueden presentarse están: la despersonalización, trastornos de ansiedad, incluso es necesario que el consumidor tome benzodiacepinas suministradas por los equipos sanitarios para logar que se tranquilice. Esta reacciones son producidas en los “malos viajes”. Existen otras drogas que no abordaremos tan a fondo. Sin embargo estas se pueden generalizar por su efecto en el organismo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Dra Cynthia Kuhn; Dr Scott Swartzwelder; Dr Wilkie Wilson (2011) Drogas: Lo que hay que

saber sobre las más consumidas, desde el alcohol y el tabaco hasta el éxtasis. México: Editorial Debate

  • Riva, Andrés; Meiszner, David; Cárdenas, Esaú (2013) Motivación y personalidades: consejeros terapéuticos en un centro de rehabilitación. México: Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente.