Don de lenguas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En la teología cristiana, se llama don de lenguas a una facultad milagrosa concedida por una divinidad a una persona, y que corresponde a la capacidad de hablar múltiples idiomas que dicha persona desconoce.

Antecedentes bíblicos[editar]

Los cristianos justifican la existencia de este don amparados en la Biblia. Según ella, esta facultad sería transmitida mediante el Espíritu Santo.[1] La primera vez que se describe es en el libro Hechos de los Apóstoles, durante la fiesta judía de Pentecostés (posiblemente el año 33 d. C.), cincuenta días luego de la muerte de Jesús de Nazaret.[2]

Pablo de Tarso, en su Primera epístola a los corintios, escribió que el don de lenguas servía de «señal (...) a los incrédulos», es decir, a los no cristianos.[3] También allí intentó normar el procedimiento de hablar distintas lenguas.[4] Mientra que algunas denominaciones cristianas creen en el don de lenguas en la actualidad,[5] otras, basadas en dicha primera epístola de Pablo, consideran que dicho don cesó tras la muerte de los apóstoles en el siglo I.[6]

El don de lenguas en la cultura popular[editar]

El don de lenguas es explotado como recurso literario en el universo de la literatura fantástica, si bien atribuyéndose más habitualmente a una habilidad mágica del usuario que a un don de Dios. Novelas como Artemis Fowl o Eragon muestran personajes que poseen el don de lenguas. Igualmente, autores para público más adulto, como Kresley Cole, Anne Rice o Lena Valenti, han caracterizado a sus personajes como poseedores de este don.

Referencias[editar]