Costumbre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Misachico, costumbre típica del Noroeste argentino.

Costumbre es un hábito o tendencia adquirido por la práctica frecuente de un acto. Las costumbres de la vida cotidiana son distintas en cada grupo social, conformando su idiosincrasia distintiva, que, en el caso de grupos definidos localmente, conforman un determinado carácter nacional, regional o comercial.[1]

Los usos y costumbres son formas de comportamiento particular que asume toda una comunidad y que la distinguen de otras comunidades; como sus danzas, fiestas, comidas, idioma o artesanía.

Estas costumbres se van transmitiendo de una generación a otra, ya sea en forma de tradición oral o representativa, o como instituciones. Con el tiempo, estas costumbres se convierte en tradiciones.

Generalmente se distingue entre las que cuentan con aprobación social, y las consideradas "malas costumbres", que son relativamente comunes pero que no cuentan con la aprobación social, y suelen promulgarse leyes para tratar de modificar las costumbres.

"Ethos" y "mores"[editar]

La palabra griega ethos (ἔθος) y la latina mores designan el mismo concepto.[2] De la primera derivan términos como "ética" y "etología" y de la segunda "moral".

O tempora, o mores ("¡oh tiempos, oh costumbres!") es un tópico literario que proviene de las Catilinarias de Cicerón, para referirse a la corrupción de las costumbres de su tiempo.

La costumbre como fuente del derecho[editar]

Costumbre, en Derecho, es "la forma de actuar uniforme y sin interrupciones que, por un largo período de tiempo, adoptan los miembros de una comunidad, con la creencia de que dicha forma de actuar responde a una necesidad jurídica, y es obligatoria".[3]

Usualmente las leyes son codificadas de manera que concuerden con las costumbres de las sociedades que rigen, y en defecto de ley, la costumbre puede constituir una fuente del derecho. Sin embargo, en algunos territorios, como los españoles de derecho foral (Navarra), y otros países, la costumbre es fuente de derecho primaria y como tal se aplica antes (o a la vez) que la ley.

Costumbre en el derecho internacional[editar]

En Derecho internacional, la costumbre es una práctica generalizada y repetitiva de los Estados y de otros sujetos de derecho internacional, aceptada como norma y obligatoria a través de lo denominado como expectativa de derecho. Tiene tanta validez como los tratados internacionales, y no existe ninguna prelación de fuentes entre ellas.

No obstante, hay que tener en cuenta los hechos que llevan a una práctica general y uniforme a ser considerada derecho por los sujetos del Derecho internacional. Para que cristalice la opinio iuris o elemento subjetivo, resultan de vital importancia las acciones u omisiones que realizan Estados que son significativos de la comunidad internacional.

La costumbre en sociología y antropología[editar]

En sociología y antropología se estudian los "usos y costumbres" (José Ortega y Gasset),[4] que son componentes de la cultura en los sistemas de acción, como adaptación instrumental y, por tanto, parte de la estructura social en el funcionalismo. También es asimilable por similitud con conductas en psicología social y en la teoría sistémica. Como componente de nuevas leyes impuestas a una comunidad, es la resistencia popular más importante contra el cambio.

Las costumbres en historiografía[editar]

Notas[editar]

  1. Estereotipo étnico y estudio del carácter nacional. Terracciano A, Abdel-Khalek AM, Adám N, et al. (Oct 2005). "National character does not reflect mean personality trait levels in 49 cultures". Science 310 (5745): 96–100. Fuente citada en en:Ethnic stereotype y en en:National character studies
  2. También la palabra inglesa folkways (William Graham Sumner, 1906). Macionis and Gerber, Sociology 7th ed. (Pearson Canada 2010), p. 65. Fuente citada en en:Mores
  3. Guía del estudio de Derecho Civil, Editorial Estudio
  4. Alejandro de Haro, Antropología de los usos sociales como constitutivos de la 'gente'. Un estudio desde Ortega: "Su metafísica de la vida humana recuerda constantemente lo siguiente: "Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo". Dos son los ingredientes de toda humana vida: el yo que cada cual es y la circunstancia o mundo de usos y costumbres en que ese yo despliega su social existencia. Los usos sociales como constitutivos de la "gente" constituyen asimismo el grueso de las preocupaciones sociológicas y antropológicas de Ortega, que concibe lo social en general como lo humano sin alma, lo humano deshumanizado o mecanizado."

Enlaces externos[editar]