Hábito (psicología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En psicología el hábito es cualquier comportamiento repetido regularmente, que requiere de un pequeño o ningún raciocinio y es aprendido, más que innato.

Algunos hábitos (por ejemplo, el emparejar una agujeta constantemente) pueden desperdiciar importantes procesos mentales que bien podrían aprovecharse en tareas más exigentes, pero otros fomentan prejuicios o son perjudiciales (véase vicio).

En la “Ética a Nicómaco”, Aristóteles define los hábitos como aquello en virtud de lo cual nos comportamos bien o mal respecto de las pasiones. El hábito predispone a un sujeto para la realización perfecta de una tarea o actividad. En la medida en que la naturaleza predispone también a un sujeto (puesto que le da inclinaciones) la tradición habla de los hábitos como de segundas naturalezas.

Cinco métodos son los comúnmente usados para romper con las costumbres indeseables:

  1. Sustituir la acción habitual por una nueva;
  2. Repetir el comportamiento hasta que se vuelva agradable;
  3. Separar al individuo del estímulo que lo induce a determinada conducta;
  4. Habituación y
  5. Castigo.

Existen diferentes tipos de hábitos, algunos de estos son:

  1. Hábitos físicos
  2. Hábitos afectivos
  3. Hábitos sociales
  4. Hábitos morales
  5. Hábitos intelectuales
  6. Hábitos mentales
  7. Hábitos de higiene

¿Cómo se forman los hábitos?[editar]

Nadie nace con ellos, se adquieren, no suceden sin ser ocasionados. Cada persona suele moldear continuamente su forma de ser y de actuar, de acuerdo a las influencias que recibe del medio que la rodea; en la casa, en la escuela, en el trabajo, con los amigos, con todo esto vamos construyendo nuestra identidad, estilo de vida, y construimos así nuestro sistema de creencias y valores, el cual define la actitud que tendremos ante la vida y el rol que ocuparemos en la sociedad, mismo que estará presente en toda situación o actividad y puede ser modificado por las exigencias del medio.

Los valores, ideas, sentimientos y experiencias significativas definen los hábitos de cada persona. Por tanto los hábitos se crean, no se obtienen por herencia, se pueden volver necesidades y nos llevan a realizar acciones automatizadas.

Enlaces externos[editar]

Bibliografía complementaria[editar]

  • Ann M. Graybie y Kyle S. Smith, «Psicobiología de los hábitos», Investigación y Ciencia, 455, agosto de 2014, págs. 16-21.